De­sigual­dad ex­tre­ma

Perfil (Domingo) - - IDEAS - DA­NIEL MUCHNIK*

La de­sigual­dad, el in­cre­men­to fe­no­me­nal de la po­bre­za en las re­gio­nes del mun­do no es so­lo cul­pa del sis­te­ma ca­li­fi­ca­do co­mo “diabólico ca­pi­ta­lis­ta”, sino de ar­bi­tra­rios jue­gos fi­nan­cie­ros que se per­mi­ten en es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas di­sí­mi­les, usan­do el ma­ras­mo pre­ben­da­rio don­de so­lo unos po­cos sa­len be­ne­fi­cia­dos y otros se es­tan­can.

Los em­pre­sa­rios “ami­gos del po­der” le echan naf­ta a la de­sigual­dad tan­to aquí, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos o en Ru­sia. Pre­ci­sa­men­te: la ma­fia rusa es pro­duc­to de la alian­za de los ex ge­ren­tes de las em­pre­sas es­ta­ta­les que se que­da­ron con las com­pa­ñías al caer el co­mu­nis­mo en alian­za muy com­pro­me­ti­da con la KGB, la bu­ro­cra­cia po­lí­ti­ca y el am­pa­ro de la Igle­sia Or­to­do­xa, mien­tras la so­cie­dad bor­dea­ba las ex­tre­mas ne­ce­si­da­des. En Eu­ro­pa hay más ver­güen­za al res­pec­to pe­ro sur­gen pe­ca­dos y pe­ca­di­llos. Co­mo si fue­ra po­co, ru­sos y re­pre­sen­tan­tes de ex na­cio­nes de la ór­bi­ta co­mu­nis­ta tras­la­dan la de­sigual­dad a otros paí­ses. Basta ver los cas­ti­llos que los je­fes ru­sos han le­van­ta­do en la cos­ta es­pa- ño­la o en Ca­li­for­nia. En eso com­pi­ten con los mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos a los cua­les po­quí­si­mos igua­lan. Re­cién apa­re­cen com­pe­ti­do­res aho­ra en Chi­na con un gru­po de mul­ti­mi­llo­na­rios, al­gu­nos de ellos vin­cu­la­dos al fun­cio­na­ria­do del Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

En Amé­ri­ca La­ti­na el af­fai­re Ode­brecht mos­tró la com­pli­ci­dad del po­der po­lí­ti­co, el res­que­bra­ja­mien­to ins­ti­tu­cio­nal de los par­ti­dos en Bra­sil, las pre­ben­das a pre­si­den­tes y mi­nis­tros de ca­si to­do el con­ti­nen­te que es­tán pa­gan­do sus pe­ca­dos en la cár­cel más la ca­ter­va de jue­ces co­rrup­tos. Em­pre­sas cóm­pli­ces sa­ca­ron in­nu­me­ra­bles ven­ta­jas por so­bre otras, sin im­por­tar por ello có­mo y de qué ma­ne­ra se da­ña­ban los fon­dos pú­bli­cos y el pre­su­pues­to na­cio­nal. En de­fi­ni­ti­va: la co­rrup­ción es una de las más im­por­tan­tes pro­pa­ga­do­ras de la co­rrup­ción, pre­ci­sa­men­te don­de po­qui­tos se que­dan con to­do y de­jan al mar­gen a las ma­yo­rías.

Ya es ver­gon­zo­sa la de­sigual­dad en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de bas­tan­te me­nos del 10% de la po­bla­ción tie­ne tan­to po­der eco­nó­mi­co co­mo el 90% res­tan­te. El pre­si­den­te Do­nald Trump le dio má­qui­na a las di­fe­ren­cias. Re­cien­te­men­te lo­gró apro­bar la ma­yor ba­ja­da de im­pues­to en tres dé­ca­das. Des­de los tiem­pos de Rea­gan que no se veía na­da igual. La ad­mi­nis­tra­ción de Trump les ba­ja la car­ga fis­cal a las gran­des em­pre­sas y em­pren­de una re­for­ma fis­cal, con me­nos re­gu­la­cio­nes. Es­to no es neo­li­be­ra­lis­mo, es­ta es una ac­ti­tud des­ca­ra­da por­que a la in­for­ma­ción hay que su­mar­le el su­fri­mien­to de una po­bla­ción a la que le han sa­ca­do, anu­lan­do el Oba­ma­ca­re, la pro­tec­ción en sa­lud y mo­do de vi­da. La de­sigual­dad ha cre­ci­do mu­chí­si­mo en los Es­ta­dos Uni­dos, y eso es­ta­ría ex­pli­can­do el ma­yor au­ge de las dro­gas en vas­tos sec­to­res de la so­cie­dad. So­lo el con­su­mo de he­roí­na ha cre­ci­do un 50% en el úl­ti­mo año, sin que exis­tan cen­tros de sa­lud que fre­nen se­me­jan­te alu­vión de mar­gi­na­dos.

Las úl­ti­mas es­ta­dís­ti­cas evi­den­cian que los mi­llo­na­rios del mun­do son ca­da vez más ri­cos. Ga­na­ron un 23% más a lo lar­go de 2017. Lo en­ca­be­zan Jeff Be­zos, el crea­dor de Ama­zon, y le si­guen Bill Ga­tes, el fun­da­dor de Mi­cro­soft, el fi­nan­cis­ta Wa­rren Buf­fet, el es­pa­ñol (ca­sa Za­ra) Aman­cio Or­te­ga y Mark Zuc­ker­berg, quien lan­zó Fa­ce­book. So­lo en Es­ta­dos Uni­dos, 159 mul­ti­mi­llo­na­rios in­cre­men­ta­ron sus for­tu­nas en 315 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Al­gu­nos de ellos han he­cho de­cla­ra­cio­nes con­tra las ma­nio­bras de Trump y su­ge­ri­do que los be­ne­fi­cios que re­ci­ben a tra­vés de nue­vas le­yes y re­gla­men­ta­cio­nes es una in­jus­ti­cia que pro­vo­ca­rá re­vuel­tas so­cia­les. Los par­la­men­ta­rios re­pu­bli­ca­nos es­tán sa­tis­fe­chos y han de­cla­ra­do que tam­bién la cla­se me­dia sal­drá bien pa­ra­da con las mo­di­fi­ca­cio­nes re­cien­tes.

Otro ejem­plo: la Ar­gen­ti­na, que de ca­pi­ta­lis­ta no le que­da na­da, en­fren­ta la car­ga de un ba­che fe­no­me­nal en la es­truc­tu­ra po­bla­cio­nal: los po­bres lle­gan a 13,5 mi­llo­nes, en las vi­llas dos de ca­da diez ho­ga­res pa­de­cen ham­bre. *Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.