Las fi­su­ras de la de­mo­cra­cia

Perfil (Domingo) - - IDEAS - JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

Carlos Marx fue hi­jo de la re­vo­lu­ción in­dus­trial. Vi­vió en un mo­men­to his­tó­ri­co en el que se trans­for­mó to­do por el avan­ce de la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Co­mo otros au­to­res de su épo­ca, es­ta­ba fas­ci­na­do por la in­dus­tria­li­za­ción, pe­ro te­mía sus efec­tos ne­ga­ti­vos. Pa­re­cía que se ha­bía ini­cia­do un ci­clo de pro­gre­so ili­mi­ta­do, apa­re­cie­ron dra­má­ti­cos pro­ble­mas so­cia­les que se pro­fun­di­za­ron a par­tir de la cri­sis de la pa­pa en Ir­lan­da y la he­ca­tom­be ali­men­ta­ria que de­vas­tó Eu­ro­pa. El ham­bre pro­du­jo la ma­yor emi­gra­ción de la his­to­ria des­de Eu­ro­pa ha­cia Amé­ri­ca. Marx cre­yó que la so­cie­dad se po­la­ri­za­ría en­tre dos cla­ses so­cia­les en­fren­ta­das por el po­der: ca­pi­ta­lis­tas y pro­le­ta­rios em­po­bre­ci­dos que ter­mi­na­rían sien­do due­ños so­lo de sus ca­de­nas y de su pro­le. La pe­que­ña bur­gue­sía y otros gru­pos no te­nían im­por­tan­cia en es­te pro­ce­so que lle­va­ría a la re­vo­lu­ción, la ins­tau­ra­ción de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y la pos­te­rior cons­truc­ción del pa­raí­so co­mu­nis­ta. No ca­bían tér­mi­nos me­dios.

Las pre­vi­sio­nes de Marx no se cum­plie­ron: los obre­ros no se pau­pe­ri­za­ron, for­ma­ron sin­di­ca­tos, lu­cha­ron por sus de­re­chos y nun­ca apa­re­ció ese pro­le­ta­ria­do con una con­cien­cia de cla­se uni­for­me, mi­li­tan­te y gris que de­bía en­ca­be­zar la re­vo­lu­ción.

En vez de la grie­ta que en­fren­ta­ría a em­pre­sa­rios y pro­le­ta­rios, se mul­ti­pli­ca­ron fi­su­ras por­que sur­gie­ron mu­chas nue­vas ocu­pa­cio­nes que per­mi­tie­ron vi­vir y ver el mun­do des­de mu­chas óp­ti­cas. Marx nun­ca oyó mú­si­ca, ni fue al fut­bol, ni par­ti­ci­pó de ac­ti­vi­da­des lú­di­cas que no exis­tían en su épo­ca pe­ro hoy mue­ven a la hu­ma­ni­dad. No pue­de exis­tir una con­cien­cia de cla­se que uni­fi­que a los obre­ros me­ta­lúr­gi­cos, los mú­si­cos de las ban­das de rock, los you­tu­bers y los em­pren­de­do­res. Los tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les y agrí­co­las tien­den a des­apa­re­cer, mien­tras cre­ce el nú­me­ro de per­so­nas que tra­ba­jan en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des, desa­rro­llan sus pro­pios in­tere­ses, re­la­cio­nes hu­ma­nas, sue­ños y des­ve­los.

Al co­mien­zo de la dé­ca­da de 1960 en­tra­ron en cri­sis las dos ins­ti­tu­cio­nes que de­ter­mi­na­ban lo que era ver­da­de­ro y fal­so en Oc­ci­den­te. El Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca en­fren­tó la he­re­jía cuan­do Chi­na cues­tio­nó el pa­pel del pro­le­ta­ria­do en la re­vo­lu­ción y di­vi­dió al blo­que co­mu­nis­ta. El Con­ci­lio Va­ti­cano II mi­ti­gó el dog­ma­tis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. La idea de que exis­ten cris­tia­nos anó­ni­mos que pue­den sal­var­se aun­que no co­noz­can el evan­ge­lio abrió el ca­mino a una con­cep­ción más plu­ral de la fe y al ecu­me­nis­mo. Am­bos cre­dos que te­nían ideas ho­mo­fó­bi­cas y dis­cri­mi­na­ban a las mu­je­res fle­xi­bi­li­za­ron sus pos­tu­ras fren­te a la se­xua­li­dad y al mo­no­po­lio de la ver­dad. Nun­ca hu­bo un pa­pa o un se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta mu­jer, y “la Igle­sia”, que era so­la­men­te la ca­tó­li­ca, y “el par­ti­do”, que era el co­mu­nis­ta, ad­mi­tie­ron que te­nían pa­res.

A fi­nes de los 60 es­ta­lla­ron re­vo­lu- cio­nes que des­tro­za­ron los dog­ma­tis­mos en bo­ga. Se desató la ima­gi­na­ción. Co­mo en la pe­lí­cu­la El sub­ma­rino ama­ri­llo, la mú­si­ca rom­pió la mo­no­to­nía del mun­do de los azu­les con una llu­via de co­lo­res. El con­cier­to de Woods­tock es­ti­mu­ló a las mo­vi­li­za­cio­nes ju­ve­ni­les que de­tu­vie­ron la in­va­sión a Viet­nam, mi­llo­nes de jó­ve­nes asis­tie­ron a con­cier­tos y mu­si­ca­les que car­co­mie­ron los ci­mien­tos de la an­ti­gua so­cie­dad. Pink Floyd, The Doors, los Beatles, los Ro­lling Sto­nes, Se­rú Gi­rán, Charly Gar­cía, Fi­to Páez, Piaz­zo­lla y mu­chos mú­si­cos más cam­bia- ron nues­tra men­te. La li­te­ra­tu­ra alen­tó el pro­ce­so con la pro­duc­ción de Gins­berg, Ke­rouac, Bu­rroughs, el boom de los au­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, la re­vis­ta de poe­sía El Corno Em­plu­ma­do del un­der­ground revolucionario. La re­vo­lu­ción se­xual aca­bó con la “po­si­ción del mi­sio­ne­ro”, co­mo lla­ma­ron los is­le­ños del Pa­cí­fi­co a la usual de los oc­ci­den­ta­les que evi­ta­ba el pla­cer du­ran­te el ac­to se­xual. El Ma­yo Fran­cés cues­tio­nó a un co­mu­nis­mo ob­so­le­to y alum­bró nue­vas uto­pías. El triun­fo del so­cia­lis­mo pa­re­cía inevi­ta­ble. Los re­vo­lu­cio­na­rios triun­fa­ron en el su­des­te asiá­ti­co, se ins­tau­ra­ron go­bier­nos so­cia­lis­tas en Li­bia, Si­ria, Irak, Etio­pía, So­ma­lia, el Con­go, An­go­la, Zim­bab­we y otros paí­ses. En Amé­ri­ca La­ti­na los so­vié­ti­cos, apo­ya­dos por Cu­ba, or­ga­ni­za­ron en ca­si to­dos los paí­ses gue­rri­llas que Es­ta­dos Uni­dos com­ba­tió aus­pi­cian­do dic­ta­du­ras mi­li­ta­res. La ta­xo­no­mía que or­ga­ni­za­ba a esa mul­ti­pli­ci­dad de fi­su­ras des­de la izquierda has­ta la derecha des­apa­re­ció con la caí­da de la URSS y nos con­fun­dió a quie­nes nos for­ma­mos du­ran­te la Gue­rra Fría.

A fi­nes del si­glo XX se pro­du­jo una nue­va re­vo­lu­ción que cam­bió el mo­do de pro­duc­ción de los bie­nes y ser­vi­cios, y la na­tu­ra­le­za de los se­res hu­ma­nos. Gra­cias a los avan­ces de la tec­no­lo­gía, las em­pre­sas em­plean ca­da vez me­nos tra­ba­ja­do­res, in­cre­men­tan sus ta­sas de ga­nan­cia y pue­den pa­gar muy bien al es­ca­so per­so­nal que con­tra­tan pa­ra que ma­ne­je las plan­tas des­de compu­tado­ras. Los em­pre­sa­rios del fu­tu­ro no ne­ce­si­ta­rán re­ga­tear el sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res por­que ne­ce­si­ta­rán per­so­nas pre­pa­ra­das que ma­ne­jen pro­ce­sos com­ple­jos. Su pro­ble­ma se­rá que exis­ta un mer­ca­do pa­ra sus pro­duc­tos cuan­do se ex­tin­gan mu­chos de los tra­ba­jos ac­tua­les. Tran­si­ta­mos des­de so­cie­da­des cu­yo pro­ble­ma fue la po­bre­za, a otras en las que se dis­cu­ti­rá la re­par­ti­ción de la ri­que­za. El pro­ble­ma no se­rá el ham­bre, sino la obesidad.

Con ex­cep­ción del dog­ma­tis­mo is­lá­mi­co y al­gu­nos fa­na­tis­mos ais­la­dos, la ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do ad­mi­ten de al­gu­na ma­ne­ra la di­ver­si­dad. Es­to in­clu­ye a Chi­na, Viet­nam y otros paí­ses so­cia­lis­tas en los que exis­te una in­tere­san­te dis­cu­sión acer­ca de la com­pa­ti­bi­li­dad de la de­mo­cra­cia con la li­ber­tad. La fi­lo­so­fía del po­bris­mo y el ne­go­cio de la in­ter­me­dia­ción en­tre los po­bres y el Es­ta­do van a ser su­pe­ra­dos. La po­bre­za ce­ro es un ho­ri­zon­te po­si­ble ha­cia el que avan­zan va­rios paí­ses del mun­do y al que no­so­tros po­de­mos ac­ce­der. Em­pre­sas co­mo Mer­ca­do Li­bre, Des­pe­gar.com y otras del mis­mo ti­po de­mues­tran que Ar­gen­ti­na pue­de es­tar en la van­guar­dia del mun- do si su­pe­ra­mos nues­tro com­ple­jo de sub­de­sa­rro­lla­dos.

La po­bre­za se re­la­cio­na con la edu­ca­ción tan­to de los di­ri­gen­tes co­mo de la po­bla­ción en ge­ne­ral. Los sin­di­ca­lis­tas del trans­por­te ne­ce­si­tan pen­sar que pron­to los ca­mio­nes es­ta­rán con­du­ci­dos por ro­bots, los de la cons­truc­ción, es­tu­diar lo que ocu­rre en paí­ses co­mo Chi­na y otros en los que exis­ten ca­sas y edi­fi­cios cons­trui­dos por im­pre­so­ras 3D. Los cálcu­los ac­tua­ria­les de las ju­bi­la­cio­nes van a vo­lar en pe­da­zos cuan­do la ex­pec­ta­ti­va de vi­da suba a 200 años y cuan­do la me­di­ci­na nos per­mi­ta as­pi­rar a la in­mor­ta­li­dad, co­sa que su­ce­de­rá en me­nos de cin­cuen­ta años.

To­dos es­tos cam­bios es­tán ya en­tre no­so­tros y es­ta­mos obli­ga­dos a re­fle­xio­nar pa­ra apro­ve­char­los, vi­vir me­jor, y evi­tar sus efec­tos no­ci­vos. Des­gra­cia­da­men­te son po­cos los lí­de­res del con­ti­nen­te con los que se pue­de ha­blar so­bre es­te te­ma, que es el más im­por­tan­te que afron­ta­mos a me­diano pla­zo. Com­pren­dí su im­por­tan­cia y me pu­se a es­tu­diar­lo cuan­do co­no­cí a Ray Kurz­weil en la ca­sa de Mau­ri­cio Ma­cri ha­ce al­gu­nos años. Su li­bro La sin­gu­la­ri­dad es­tá cer­ca. Cuan­do los hu­ma­nos tras­cen­da­mos la bio­lo­gía, y el Ho­mo Deus de Yu­val Ha­ra­ri de­be­rían ser de lec­tu­ra obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los po­lí­ti­cos que quie­ran pro­yec­tar­se pa­ra el fu­tu­ro, ser me­nos al­dea­nos, y no po­ner ca­ra de sor­pre­sa cuan­do un lí­der ha­bla de au­to­mó­vi­les que se con­du­cen a sí mis­mos.

La di­ver­si­dad de gru­pos que exis­te en nues­tras so­cie­da­des es iné­di­ta y so­lo po­drán con­vi­vir si se for­ta­le­ce la de­mo­cra­cia. Los avan­ces de la tec­no­lo­gía agu­di­zan la di­ver­si­dad, es­ti­mu­lan­do la con­for­ma­ción de ni­chos ho­ri­zon­ta­les con­for­ma­dos por in­di­vi­duos que creen co­sas se­me­jan­tes, com­par­ten in­tere­ses, y a ve­ces se co­mu­ni­can so­la­men­te en­tre ellos, vol­vién­do­se im­permea­bles al men­sa­je de otros. Hay mi­llo­nes de in­di­vi­duos que se re­la­cio­nan en­tre sí por­que ad­mi­ran a un you­tu­ber, son hin­chas de un club de fút­bol, prac­ti­can un de­por­te, co­lec­cio­nan mo­tos, crían mas­co­tas, per­te­ne­cen a un gru­po de ba­rras bra­vas o com­par­ten cual­quier in­te­rés. Son ciu­da­da­nos cu­ya con­ver­sa­ción no gi­ra en torno a la po­lí­ti­ca por­que no les in­tere­sa. La po­lí­ti­ca ver­ti­cal va des­apa­re­cien­do en la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea, caen bien los lí­de­res que se iden­ti­fi­can con la gen­te y co­mu­ni­can que la res­pe­tan. Es di­fí­cil to­mar me­di­das de shock, no ca­ben los me­sia­nis­mos, ni las grie­tas de­fi­ni­ti­vas.

Tie­ne vi­gen­cia lo que di­ce Pri­mo Le­vi en los úl­ti­mos pá­rra­fos de su li­bro He aquí el hom­bre: “Ha­bien­do com­pro­ba­do que es di­fí­cil di­fe­ren­ciar en­tre los ver­da­de­ros y los fal­sos pro­fe­tas, es me­jor des­con­fiar de to­dos los pro­fe­tas; es pre­fe­ri­ble re­nun­ciar a las ver­da­des re­ve­la­das así co­mo a las que nos en­tu­sias­man por su sim­pli­ci­dad y bri­llan­tez. Es me­jor con­tar con otras ver­da­des, más mo­des­tas y me­nos en­tu­sias­man­tes, aque­llas que se con­si­guen ca­da día, po­co a po­co, con el es­tu­dio, la dis­cu­sión y el dis­cer­ni­mien­to”. *Pro­fe­sor de la GWU. Miem­bro del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

CEDOC PER­FIL

ROBOTIZACION. Una re­vo­lu­ción que mo­di­fi­có la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.