Lí­mi­tes del prag­ma­tis­mo

Perfil (Domingo) - - IDEAS - RAUL FE­RRO*

La ope­ra­ción del pre­si­den­te pe­ruano, Pe­dro Pablo Kuczyns­ki, pa­ra abor­tar su in­mi­nen­te des­ti­tu­ción por par­te del Con­gre­so en di­ciem­bre pa­sa­do ha pues­to de re­lie­ve los lí­mi­tes po­lí­ti­cos del prag­ma­tis­mo. Pa­ra im­pe­dir la apro­ba­ción de la de­cla­ra­ción de va­can­cia de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca por in­ca­pa­ci­dad mo­ral en el Con­gre­so –una acu­sa­ción, por lo de­más, que por su par­te po­co te­nía de mo­ral ya que se tra­tó de una bur­da ma­nio­bra ur­di­da por la ban­ca­da ma­yo­ri­ta­ria fu­ji­mo­ris­ta, con la anuen­cia del Apra– Kuczyns­ki lo­gró que un gru­po de con­gre­sis­tas li­de­ra­dos por el hi­jo pre­di­lec­to del dic­ta­dor Al­ber­to Fu­ji­mo­ri se abs­tu­vie­ra en la vo­ta­ción, de­jan­do la acu­sa­ción sin el nú­me­ro de vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar su des­ti­tu­ción.

El pre­cio que pa­gó por el fa­vor, sin em­bar­go, fue muy al­to: in­dul­tar a Fu­ji­mo­ri el día de Na­vi­dad, trai­cio­nan­do las pro­me­sas que for­mu­ló pa­ra cap­tar los vo­tos que le die­ron el triun­fo por muy es­tre­cho mar­gen en las pre­si­den­cia­les de 2016 fren­te a la hi­ja de Fu­ji­mo­ri, Kei­ko.

Kuczyns­ki ac­tuó más co­mo el ban­que­ro de in­ver­sión que es que co­mo el hom­bre de Es­ta­do que tan­ta fal­ta ha­ce en Amé­ri­ca La­ti­na, ne­go­cian­do una sa­li­da prag­má­ti­ca pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma de vi­da o muer­te po­lí­ti­ca. Fue una ne­go­cia­ción por lo ba­jo, abu­san­do de las áreas gri­ses de la le­gis­la­ción que re­gu­la los in­dul­tos. Co­mo es­tra­te­gia, se­ría cues­tio­na­ble in­clu­so si se hu­bie­ra tra­ta­do de un asun­to de ne­go­cios y no de po­lí­ti­ca.

De to­das for­mas, la ope­ra­ción de Kuczyns­ki fue un fra­ca­so. Sal­vó la pre­si­den­cia, pe­ro per­dió el po­der po­lí­ti­co y –aho­ra sí– to­do res­to de au­to­ri­dad mo­ral.

Cuan­do Kuczyns­ki fue ele­gi­do, en 2016, co­men­ta­mos las de­bi­li­da­des del nue­vo pre­si­den­te. Pre­ci­sa­men­te, su per­fil de ban­que­ro in­si­nua­ba que co­mo pre­si­den­te po­dría ser un buen ad­mi­nis­tra­dor, pe­ro no te­nía ni el ca­rác­ter per­so­nal ni la den­si­dad po­lí­ti­ca pa­ra pro­po­ner un pro­yec­to de Es­ta­do que pu­die­ra sa­car al Pe­rú de su en­dé­mi­ca de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y en­ca­rri­lar ha­cia el fu­tu­ro el no­ta­ble éxi­to eco­nó­mi­co que ha vi­vi­do el país en los úl­ti­mos 25 años. De­sa­for­tu­na­da­men­te, el tiem­po ha da­do la ra­zón a nues­tro aná­li­sis: los acon­te­ci­mien­tos de di­ciem­bre con­fir­ma­ron que Kuczyns­ki no es­ta­ba a la al­tu­ra de lo que el país re­que­ría. El pre­si­den­te no era un no­va­to en po­lí­ti­ca –fue mi­nis­tro en va­rias oca­sio­nes, con un pri­mer car­go co­mo mi­nis­tro de Mi­ne­ría a prin­ci­pios de los 80–, pe­ro es más un hom­bre de ne­go­cios que un lí­der po­lí­ti­co trans­for­ma­dor.

Si bien el ca­so pe­ruano es ex­tre­mo, el con­tra­pro­du­cen­te prag­ma­tis­mo ne­go­cia­dor de Kuczyns­ki es un lla­ma­do de aten­ción pa­ra la re­gión, don­de los hom­bres de ne­go­cios se han con­ver­ti- do en lí­de­res po­lí­ti­cos. Mau­ri­cio Ma­cri en Ar­gen­ti­na y Se­bas­tián Pi­ñe­ra en Chi­le son bue­nos ejem­plos de ello. La mi­ra­da tec­no­crá­ti­ca y el prag­ma­tis­mo que apor­tan al com­bi­nar am­bos mun­dos –el de la ges­tión y el de la po­lí­ti­ca– es sa­lu­da­ble pa­ra las de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Pe­ro, co­mo de­mos­tró Kuczyns­ki, ese prag­ma­tis­mo de­be te­ner lí­mi­tes.

Tan­to Ma­cri co­mo Pi­ñe­ra en­fren­tan si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas muy di­fí­ci­les, con de­man­das ciu­da­da­nas com­ple­jas, mar­cos ins­ti­tu­cio­na­les dé­bi­les o inade­cua­dos –es­pe­cial­men­te en Ar­gen­ti­na– y am­plios sec­to­res de la so­cie­dad fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­bles des­de las re­des so­cia­les y el dis­cur­so fa­ci­lis­ta. Es­to, en un mar­co de trans­for­ma­ción pro­fun­da de los sis­te­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les, que son igual­men­te in­cier­tos tan­to pa­ra los ciu­da­da­nos co­mo pa­ra los po­lí­ti­cos.

El prag­ma­tis­mo y la ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción son bien­ve­ni­dos. Con sus avan­ces y re­tro­ce­sos, Ma­cri ha de­mos­tra­do ha­bi­li­dad en ese sen­ti­do pa­ra ga­nar go­ber­na­bi­li­dad y lle­var ade­lan­te, en la me­di­da de lo po­si­ble, su agenda trans­for­ma­do­ra. Pi­ñe­ra, en Chi­le, ha pro­me­ti­do res­ca­tar la po­lí­ti­ca del con­sen­so aban­do­na­da du­ran­te la se­gun­da pre­si­den­cia de Mi­che­lle Ba­che­let. Pe­ro de­ben man­te­ner en men­te el fias­co de Kuczyns­ki. El prag­ma­tis­mo tie­ne lí­mi­tes. *Miem­bro del Con­se­jo Con­sul­ti­vo del Cen­tro pa­ra la Aper­tu­ra y el Desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na (Ca­dal).

AFP

DESTITUCION. Kuczyns­ki ac­tuó más co­mo ban­que­ro que co­mo hom­bre de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.