El her­mano y la ideo­lo­gía

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SILVIA RA­MI­REZ GELBES*

Gu­tié­rrez tie­ne un her­mano, pe­ro el her­mano de Gu­tié­rrez nun­ca tu­vo un her­mano”. La ideo­lo­gía en el dis­cur­so es es­tu­dia­da por di­ver­sas teo­rías co­mu­ni­ca­cio­na­les y lin­güís­ti­cas que la con­ci­ben des­de dis­tin­tas pers­pec­ti­vas. Al­gu­nas de esas teo­rías es­tu­dian de qué ma­ne­ra de­li­be­ra­da se in­ter­vie­ne el dis­cur­so pa­ra orien­tar­lo se­gún una ten­den­cia de pen­sa­mien­to o se­gún otra. Y otras se ocu­pan de la ideo­lo­gía en­ten­di­da co­mo com­po­nen­te cons­ti­tu­ti­vo –es de­cir, in­he­ren­te, ineluc­ta­ble– del len­gua­je.

Ob­ser­va­do des­de el pri­mer pun­to de vis­ta que se­ña­lo más arri­ba, el más ex­terno, es­te asun­to su­po­ne va­rias re­so­lu­cio­nes prác­ti­cas. Sin pre­ten­sión de ser ex­haus­ti­va, qui­sie­ra men­cio­nar tres, en or­den cre­cien­te de com­ple­ji­dad.

En pri­mer lu­gar, to­do dis­cur­so ideo­ló­gi­co tien­de a des­ta­car las bon­da­des de la pro­pia po­si­ción y a aca­llar sus de­bi­li­da­des. Con­co­mi­tan­te­men­te, pro­cu­ra ve­lar las for­ta­le­zas de la pos­tu­ra ad­ver­sa­ria y re­ve­lar sus pun­tos frá­gi­les. Pa­ra de­cir­lo de ma­ne­ra muy sen­ci­lla, “no­so­tros siem­pre so­mos los bue­nos, ellos siem­pre son los ma­los”.

Una se­gun­da op­ción –una es­pe­cie de desa­rro­llo evo­lu­cio­na­do de la pri­me­ra, aun­que me­nos ino­cen­te– con­sis­te en otor­gar­le una va­lo­ra­ción al fe­nó­meno en con­si­de­ra­ción, se­gún sean las in­ten­cio­nes de quien enun­cia. Que­da muy cla­ro que no es lo mis­mo ha­blar de la “in­ver­sión en edu­ca­ción” que re­fe­rir­se al “gas­to en edu­ca­ción”, aun cuan­do se es­té alu­dien­do a la mis­ma por­ción del Pre­su­pues­to Na­cio­nal.

Y una ter­ce­ra al­ter­na­ti­va pa­ra es­te plano ex­terno –más evo­lu­cio­na­da to­da­vía que la an­te­rior; me­nos ino­cen­te aún– ra­di­ca en po­ner el fo­co en un frag­men­to (as­pec­to, aris­ta) del asun­to que se es­té tra­tan­do y en qui­tar de la es­ce­na lo que se po­dría des­ta­car des­de un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te. Así, un tí­tu­lo de pren­sa que só­lo ha­bla de la “vio­len­ta re­pre­sión po­li­cial” se con­tra­po­ne con otro que só­lo apun­ta a la “vio­len­ta ma­ni­fes­ta­ción”, aun­que am­bos se re­fie­ran al mis­mo even­to his­tó­ri­co.

Hay, con to­do, for­mas más su­ti­les en las que la ideo­lo­gía se en­tro­me­te en nues­tro pen­sa­mien­to, so­bre to­do por­que es­tá en­tre­ve­ra­da en el len­gua­je y nos atra­vie­sa en tan­to su­je­tos que so­mos. For­mas que, de tan ob­vias, no se nos apa­re­cen co­mo per­cep­ti­bles. No, al me­nos, has­ta que nos las se­ña­lan y nos las mues­tran de ma­ne­ra os­ten­si­ble.

Ana­li­za­da des­de el se­gun­do pun­to de vis­ta men­cio­na­do, el más in­terno –in­terno tam­bién en el sen­ti­do de ocul­to– y pro­duc­to de un ejer­ci­cio mu­chí­si­mo me­nos cons­cien­te, la ideo­lo­gía cons­ti­tu­ti­va de ca­da len­gua –la que se aprehen­de al apren­der ca­da len­gua– nos im­pe­le a na­tu­ra­li­zar el mo­do en que ve­mos el mun­do. Co­mo si ese fue­se, por fuer­za, el mo­do del mun­do.

Tal vez un ejem­plo llano lo mues­tre me­jor. La fa­mo­sa fra­se “mi ma­má me mi­ma” de los an­ti­guos li­bros es­co­la­res –que ha­cía ga­la de una cán­di­da es­tra­te­gia pe­da­gó­gi­ca (el em­pleo de una so­la con­so­nan­te en sí­la­bas dis­tin­tas con dis­tin­tas vo­ca­les)– cris­ta­li­za­ba –aun­que no fue­ra cier­to en los he­chos– una es­pe­cie de ver­dad pal­ma­ria por opo­si- ción: “Mi pa­pá no (no me mi­ma)”.

Ca­da vez que pro­pon­go el acer­ti­jo ini­cial de es­ta co­lum­na a mis in­ter­lo­cu­to­res, que­dan des­con­cer­ta­dos. He re­ci­bi­do las res­pues­tas más dis­pa­ra­ta­das. Que el her­mano de Gu­tié­rrez es hi­jo de otro pa­dre. O de otra ma­dre. Que el her­mano de Gu­tié­rrez es sa­cer­do­te. Que Gu­tié­rrez se mu­rió.

Pe­ro la ex­pli­ca­ción es mu­cho más sen­ci­lla. Gu­tié­rrez es una mu­jer. Y su her­mano, nun­ca tu­vo un her­mano: tie­ne una her­ma­na. Las mu­je­res sue­len ser nom­bra­das por el nom­bre de pi­la o el so­bre­nom­bre, tra­ta­mien­to –na­die lo du­da­ría– más do­més­ti­co, más pri­va­do. Ju­lia­na, Li­li­ta, Cris­ti­na. Es a los hom­bres a quie­nes se les re­ser­va el tra­ta­mien­to por el ape­lli­do, más pú­bli­co.

Sí, sí. Ya sé. Vidal, la go­ber­na­do­ra de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, es nom­bra­da así, Vidal. No en vano nos viene pa­san­do el #NiU­naMe­nos por es­tos años. Pe­ro con­fié­se­me si us­ted se ha­bía da­do cuen­ta de lo de Gu­tié­rrez. ¿Vio? Eso es ideo­lo­gía. *Di­rec­to­ra de la Maes­tría en Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad de San An­drés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.