Trump pi­dió que las ne­go­cia­cio­nes va­yan más allá de los Jue­gos

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - AGENCIAS

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, di­jo ayer que es­pe­ra que las con­ver­sa­cio­nes del pró­xi­mo mar­tes en­tre Co­rea del Sur y Co­rea del Nor te va­yan “más allá de los Jue­gos Olím­pi­cos” de in­vierno, or­ga­ni­za­dos en fe­bre­ro en la ciu­dad sur­co­rea­na de Pyeong­Chang. Con ese au­gu­rio, la Ca­sa Blan­ca in­ten­tó in­vo­lu­crar­se en el diá­lo­go en­tre am­bos paí­ses, aun­que la reunión se­rá bi­la­te­ral y no con­ta­rá con pre­sen­cia di­plo­má­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na.

“En el mo­men­to apro­pia­do, no­so­tros nos in­vo­lu­cra­re­mos”, afir­mó Trump, que in­clu­so se­ña­ló que es­ta­ría dis­pues­to a dia­lo­gar con el dic­ta­dor nor­co­reano. Así, se re­fi­rió a las ne­go­cia­cio­nes di­plo­ma­tí­cas en­tre Seúl y Pyongyang, re­lan­za­das tras dos años de fuer­tes ten­sio­nes mar­ca­das por tres en­sa­yos nu­clea­res nor­co­rea­nos y va­rias prue­bas mi­si­lís­ti­cas. “Me en­can­ta­ría ver­los lle­var las con­ver­sa­cio­nes más allá de los Jue­gos Olím­pi­cos”, di­jo en una con­fe­ren­cia de pren­sa en la re­si­den­cia pre­si­den­cial de Camp Da­vid.

El diá­lo­go lle­ga lue­go de que el lí­der nor­co­reano, Kim Jong-un, di­je­ra en su dis­cur­so de Año Nue­vo que Pyongyang po­dría en­viar un equi­po a los Jue­gos Olím­pi­cos de Co­rea del Sur, que co­mien­zan el pró­xi­mo 9 de fe­bre­ro. En ese mis­mo dis­cur­so tam­bién ha­bía ad­ver- ti­do que te­nía un bo­tón nu­clear en su es­cri­to­rio. Trump, en un arre­ba­to ca­si in­fan­til, res­pon­dió que su bo­tón era “más gran­de”. Diá­lo­go. Seúl, en cam­bio, op­tó por el ca­mino de la di­plo­ma­cia y ofre­ció un diá­lo­go bi­la­te­ral. Es­ta se­ma­na, las par­tes reac­ti­va­ron el lla­ma­do “te­lé­fono ro­jo” in­ter­co­reano, que ha­bía es­ta­do des­co­nec­ta­do por ca­si dos años, y acor­da­ron los tér­mi­nos de la reunión.

El en­cuen­tro en­tre re­pre­sen­tan­tes de am­bos paí­ses ten­drá lu­gar el pró­xi­mo mar­tes en la ciu­dad de Pan­mun­jom, lo­ca­li­dad fron­te­ri­za si­tua­da en la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da, que di­vi­de la pe­nín­su­la de Co­rea. En los úl­ti­mos me­ses, el Nor te reali­zó su sex­to en­sa­yo nu­clear y nu­me­ro­sos lan­za­mien­tos de mi­si­les, en vio­la­ción de re­so­lu­cio­nes de la ONU.

Trump pro­mo­vió nue­vas san­cio­nes con­tra Pyongyang, in­cre­pó en reite­ra­das oca­sio­nes a Kim e in­clu­so ame­na­zó con des­truir su ré­gi­men con “fue­go e ira”. Aho­ra, sin em­bar­go, pa­re­ce apro­bar una dis­ten­sión di­plo­má­ti­ca. “Kim sa­be que yo no es­toy ju­gan­do... ni si­quie­ra un po­co, ni si­quie­ra 1%. El lo en­tien­de”, di­jo ayer. “Si al­go pue­de pa­sar y al­go pue­de re­sul­tar de esa char­la, eso se­ría una gran co­sa pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad. Eso se­ría una gran co­sa pa­ra el mun­do”, agre­gó.

“Kim Jong-un sa­be que yo no es­toy ju­gan­do... ni si­quie­ra un po­co. el lo en­tien­de.”

CEDOC PER­FIL

ALIA­DO. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano apo­yó a su par sur­co­reano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.