Vol­vió el ‘bun­ga-bun­ga’

In­ha­bi­li­ta­do por una con­de­na por eva­sión fis­cal, Sil­vio Ber­lus­co­ni no pue­de pre­sen­tar­se en las elec­cio­nes del 4 de mar­zo. Pe­ro su coa­li­ción en­ca­be­za las en­cues­tas.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - BILL EMMOT*

El 4 de mar­zo se ce­le­bra­rá en Ita­lia la pró­xi­ma elec­ción ge­ne­ral, y los prin­ci­pa­les con­ten­dien­tes ya es­tán pre­ca­len­tan­do pa­ra ocho du­ras se­ma­nas de cam­pa­ña. Es pro­ba­ble que no ha­ya un ga­na­dor cla­ro; co­mo sea, pa­re­ce evi­den­te que el rit­mo no lo mar­ca­rán los ve­lo­cis­tas de 31 y 42 años que en­ca­be­zan los dos par­ti­dos prin­ci­pa­les, sino un ma­ra­to­nis­ta de 81 años.

Sí, por sor­pren­den­te que pa­rez­ca, pue­de que la elec­ción la ter­mi­ne de­fi­nien­do el mis­mí­si­mo Sil­vio Ber­lus­co­ni, el tres ve­ces pri­mer mi­nis­tro que po­pu­la­ri­zó el tér­mino “par­ti­do bun­ga­bu nga”. Ber­lu sco­ni, cu­yo úl­ti­mo go­bierno tu­vo un fi­nal des­hon­ro­so en 2011 (cuan­do la cri­sis del eu­ro ame­na­za­ba en­gu­llir a Ita­lia), no pue­de por el mo­men­to as­pi­rar a un cuar to man­da­to (ni a nin­gún car­go pú­bli­co), de­bi­do a una con­de­na por eva­sión fis­cal dic­ta­da en 2013; pe­ro la coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha que li­de­ra lle­ga a es­ta elec­ción en los me­jo­res tér­mi­nos.

La úl­ti­ma elec­ción ge­ne­ral ce­le­bra­da en Ita­lia, en fe­bre­ro de 2013, tam­po­co tu­vo un ga­na­dor cla­ro. El país ha si­do go­ber­na­do des­de en­ton­ces por coa­li­cio­nes li­de­ra­das por el cen­troiz­quier­dis­ta Par­ti­do De­mo­crá­ti­co (PD). Y el ini­cio de la cam­pa­ña en­cuen­tra a Ita­lia ex­pe­ri­men­tan­do el ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en más de diez años, aun­que el des­em­pleo se man­tie­ne en un ni­vel obs­ti­na­da­men­te al­to, su­pe­rior al 11% (apro­xi­ma­da­men­te 35% en­tre los tra­ba­ja­do­res más jó­ve­nes). Sin em­bar­go, es­to no ayu­da al PD.

Du­ran­te su man­da­to co­mo pri­mer mi­nis­tro (des­de fe­bre­ro de 2014 has­ta di­ciem­bre de 2016), Mat­teo Ren­zi, jo­ven y ca­ris­má­ti­co lí­der del PD, se pre­sen­tó co­mo un rot­ta­ma­to­re (des­gua­za­dor) que des­man­te­la­ría los vie­jos vi­cios del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co. Pe­ro ter­mi­nó per­dien­do más sim­pa­ti­zan­tes de los que cau­ti­vó. Su prin­ci­pal lo­gro fue la ley de re­for­ma del an­qui­lo­sa­do mer­ca­do la­bo­ral ita­liano, al­go que di­fí­cil­men­te le apor­te vo­tos. Tras al­can- zar un má­xi­mo en 2014, con 40% de los vo­tos en la elec­ción pa­ra el Par­la­men­to Eu­ro­peo, el apo­yo al PD ca­yó a en­tre 20 y 25%, y el ala izquierda del par­ti­do se se­pa­ró.

Hoy, el par­ti­do que en­ca­be­za so­li­ta­rio las en­cues­tas de opi­nión es el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas (M5S), po­pu­lis­ta y con­tes­ta­ta­rio, li­de­ra­do por el co­me­dian­te Bep­pe Gri­llo (aun­que el can­di­da­to ofi­cial a pri­mer mi­nis­tro es un jo­ven inex­per­to, Lui­gi Di Maio, de 31 años). El M5S ha ma­du­ra­do des­de su fun­da­ción ha­ce cin­co años, cuan­do era una me­ra ex­pre­sión de ma­les­tar de los vo­tan­tes. Aho­ra mo­de­ró su opo­si­ción al eu­ro, y man­tie­ne un ni­vel de apo­yo de en­tre 26 y 29%, pe­se al po­bre desem­pe­ño de su go­bierno en Ro­ma.

El pro­ble­ma pa­ra el M5S es que la nue­va ley elec­to­ral lo obli­ga a ob­te­ner más o me­nos el 40% del to­tal de vo­tos pa­ra te­ner ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. Dos ter­cios de los es­ca­ños en la Cá­ma­ra ba­ja se de­ci­di­rán por re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal, pe­ro el ter­cio res­tan­te se de­ci­di­rá por ma­yo­ría sim­ple en dis­tri­tos uni­per­so­na­les, y aquí es pro­ba­ble que el M5S sal­ga per­ju­di­ca­do, por­que ni quie­re ni pue­de te­jer las alian­zas elec­to­ra­les ne­ce­sa­rias pa­ra for­mar ma­yo­rías.

De he­cho, el gru­po de par­ti­dos que más se be­ne­fi­cia­rá con el sis­te­ma elec­to­ral ac­tual es el úni­co que con­si­guió lle­gar a un pac­to preelec­to­ral con otros: la cen­tro­de­re­cha de Ber­lus­co­ni. Co­mo de­mos­tró con sus vic­to­rias elec­to­ra­les en 1994, 2001 y 2008, la ma­yor for­ta­le­za de Ber­lus­co­ni siem­pre fue la ca­pa­ci­dad de crear coa­li­cio­nes. Y lo mis­mo que en esas elec­cio­nes, su par­ti­do, For­za Ita­lia, ten­drá co­mo so­cio prin­ci­pal a la Le­ga Nord, un mo­vi­mien­to se­pa­ra­tis­ta, xe­nó­fo­bo y eu­ro­es­cép­ti­co.

Pe­ro no to­do irá vien­to en po­pa pa­ra Ber­lus­co­ni. Ten­drá que na­ve­gar el com­pli­ca­do pro­ce­so de acor­dar can­di­da­tos con­jun­tos con el ener­gé­ti­co y am­bi­cio­so lí­der de la Le­ga Nord, Mat­teo Sal­vi­ni (que tam­bién as­pi­ra a li­de­rar la cen­tro­de­re­cha) y con el ter­cer y más pe­que­ño so­cio del gru­po: el de­re­chis­ta Fra­te­lli d’Ita­lia (Her­ma­nos de Ita­lia).

Sin em­bar­go, has­ta aho­ra las co­sas se le pre­sen­tan bien a Ber­lus­co­ni. Las en­cues­tas dan a For­za Ita­lia al­re­de­dor del 16% de los vo­tos, un po­co más que la Le­ga Nord (pe­ro mu­cho me­nos que en las me­jo­res épo­cas del par­ti­do, cuan­do re­ci­bía más del 25%). Y es pro­ba­ble que el ma­les­tar de los vo­tan­tes con la en­tra­da de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes y el te­mor pú­bli­co al po­ten­cial dis­rup­ti­vo del M5S be­ne­fi­cien a la cen­tro­de­re­cha. Los vien­tos le son pro­pi­cios.

Por su par­te, Ber­lus­co­ni se pre­sen­ta a sí mis­mo co­mo un es­ta­dis­ta an­ciano, in­clu­so al­guien en quien se pue­de con­fiar. Ha sua­vi­za­do su ima­gen, ha­blan­do en de­fen­sa de los pen­sio­na­dos y ma­ni­fes­tan­do un nue­vo in­te­rés en los de­re­chos de los ani­ma­les. Y so­bre to­do, si­gue sien­do una es­tre­lla de cam­pa­ña, due­ño de las prin­ci­pa­les es­ta­cio­nes co­mer­cia­les de TV del país.

Con­se­guir la ma­yo­ría ab­so­lu­ta se­rá ta­rea ar­dua pa­ra el gru­po de Ber­lus­co­ni, pe­ro no im­po­si­ble. En cual­quier ca­so, ha­cer un buen pa­pel se­ría el re­gre­so so­ña­do del vie­jo showman. Si su coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha ob­tie­ne la ma­yo­ría, ele­gi­rá él mis­mo al pri­mer mi­nis­tro; o lo más pro­ba­ble, se­rá el prin­ci­pal ac­tor en las ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar un gran go­bierno de coa­li­ción con par­ti­dos de cen­tro­de­re­cha y cen­troiz­quier­da.

Lo más des­ta­ca­ble es que cual­quie­ra de am­bas sa­li­das se ve­rá co­mo un re­sul­ta­do es­ta­ble y digno, en com­pa­ra­ción con la al­ter­na­ti­va más pro­ba­ble: un go­bierno de mi­no­ría li­de­ra­do por el M5S. ¿Aca­so Ber­lus­co­ni ter­mi­na­rá sien­do el sal­va­dor po­lí­ti­co de Ita­lia? No hay que des­car­tar­lo. *Ex edi­tor en je­fe de

CEDOC PER­FIL

SHOWMAN. Ha­cer un buen pa­pel po­lí­ti­co se­ría el re­gre­so so­ña­do pa­ra Il Ca­va­lie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.