‘PER­SE­GUI­DO’

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES -

Tran­qui­lo, Bal­ce­do, to­dos sa­be­mos que us­ted es el nue­vo per­se­gui­do po­lí­ti­co (no se­rá el úl­ti­mo, se­gu­ra­men­te) de un go­bierno dic­ta­to­rial, que uti­li­za a la Jus­ti­cia pa­ra ame­dren­tar a quie­nes al­za­ron su voz con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo im­pe­ran­te. Son mu­chas las pa­trio­tas y pa­trio­tos que, co­mo us­ted, es­tán pa­de­cien­do la ven­gan­za de los mo­no­po­lios, por el so­lo he­cho de ha­ber si­do fie­les a sus con­vic­cio­nes y lu­cha­do por los po­bres, por los más ne­ce­si­ta­dos. Lo di­jo el úl­ti­mo ma­yo, en Gre­cia, la lí­der del pro­ce­so “so­li­da­rio” que la so­cie­dad in­te­rrum­pió en las ur­nas con la com­pli­ci­dad de los me­dios, que le in­cul­ca­ron el pre­cep­to neo­li­be­ral de que las co­sas se ob­tie­nen por mé­ri­to pro­pio, no por ser de­re­choha­bien­tes del Es­ta­do. Pa­cien­cia, mu­cha­chos y mu­cha­chas, ha­brá que es­pe­rar a que se cum­pla el deseo de “Blan­caHe­be”, que es­te go­bierno se cai­ga a pe­da­zos, no que se va­ya, que se cai­ga a pe­da­zos (y no que­de ni un so­lo pe­da­ci­to por des­pe­da­zar). Ro­que Vi­lla­zan ro­vi­lla­[email protected] Pa­ra lim­piar su ho­nor, pa­ra res­tre­gar­les en la ca­ra esas mi­les de ver­da­des que ca­lla­ron quie­nes in­ten­ta­ron man­ci­llar su nom­bre y el de su fa­mi­lia. Pe­ro há­ga­lo. Juan Jo­sé de Guz­mán jj­de­[email protected] Por ello fue­ron echa­dos 180 jó­ve­nes em­pren­de­do­res que que­rían ha­cer que la ca­ja bo­ba del li­ving re­fle­ja­ra otra reali­dad que la ha­bi­tual es­tu­pi­dez de los ca­na­les abier­tos. Aquí no hu­bo ni diá­lo­go ni con­sen­so; so­la­men­te se abor­tó un her­mo­so pro­yec­to crea­do pa­ra el cam­bio. Fer­nan­do Mi­ran­da mi­ran­da­fer­nan­do2 @gmail.com las ves­ti­du­ras, pro­mue­ven pa­ros cuan­do siem­pre han ig­no­ra­do al in­te­rior, y los opo­si­to­res apro­ve­chan el re­vue­lo. Aca­so la gen­te no pien­sa en la im­por­tan­cia de te­ner luz, gas, agua y trans­por­tes, ni si­quie­ra es ca­paz de ver que una ce­na en un res­tau­ran­te pa­ra tres o cua­tro du­pli­ca los mon­tos que pa­ga por luz. Es ne­ce­sa­rio apli­car do­cen­cia pa­ra ha­cer un cam­bio en los va­lo­res. Pre­gun­té­mo­nos cuán­to cues­tan los ser­vi­cios en el mun­do, in­clui­dos el de nues­tros ve­ci­nos. Des­pués no nos que­je­mos si no hay luz, gas o un trans­por­te de­ca­den­te. Ro­ber­to Bo­na­fe­de ro­ber­pa­ler­[email protected] ver­güen­za, mo­ti­va­dos por des­truir to­do lo que les viene en ga­na con la cla­ra in­ten­ción de en­viar el men­sa­je in­ti­mi­dan­do a la so­cie­dad que acep­ta y pro­te­ge a Cam­bie­mos. Nos en­te­ra­mos de que de­lin­cuen­tes que­ma­ron car­pas en Mar del Pla­ta. Es un cla­ro men­sa­je a la go­ber­na­do­ra Vidal, que ha­ce po­cos días inau­gu­ró la tem­po­ra­da es­ti­val. Tam­bién nos en­te­ra­mos del pa­ro que rea­li­zan “los ma­le­te­ros” de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas sin im­por­tar­les que la mal­dad afec­ta se­ve­ra­men­te a los usua­rios, más aún en es­ta épo­ca en la que se apro­ve­chan po­cos días de va­ca­cio­nes. Es evi­den­te que tam­po­co tu­vie­ron en cuen­ta que son los que con­tri­bu­yen a pa­gar­les el suel­do. Si nos po­ne­mos a enu­me­rar las ca­la­mi­da­des que co­me­ten es­tos de­lin­cuen­tes, nos da­re­mos cuen­ta de que ha­ce fal­ta la in­ter­ven­ción ju­di­cial y que se cum­pla el rol que le ha si­do con­fe­ri­do pa­ra po­ner fin, de una bue­na vez, a la mal­dad en­quis­ta­da que ca­da día per­ju­di­ca a la so­cie­dad co­mún. Basta de pér­di­das de tiem­po lla­man­do a con­ci­lia­ción obli­ga­to­ria, etc. No sir­ve de na­da. Sin em­bar­go, los le­gis­la­do­res in­de­pen­dien­tes de­be­rían ela­bo­rar le­yes que co­rri­jan es­tas de­plo­ra­bles si­tua­cio­nes ja­más vis­tas en otro país. Pao­la Le­na Ri­vie­ra pao­la­le­na­ri­vie­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.