DEU­DA EX­TER­NA

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES -

El pro­ble­ma que viene en­fren­tan­do Ar­gen­ti­na des­de ha­ce aña­res es su deu­da ex­ter­na, que le ab­sor­be mu­chos de los in­gre­sos de sus ex­por­ta­cio­nes, que son en su ma­yo­ría de ma­te­rias pri­mas, cu­yo pre­cio por lo ge­ne­ral de­pen­de de las gran­des po­ten­cias y del cli­ma, y al no po­der can­ce­lar esas deu­das las de­be re­no­var y siem­pre más ca­ras. Pro­ble­ma que se agra­vo en los años 19761982 con una deu­da “ile­gal, in­ne­ce­sa­ria y frau­du­len­ta” (Jui­cio Ol­mos); lue­go, en la dé­ca­da de 1990, con eso de la con­ver­ti­bi­li­dad (un pe­so igual a un dó­lar) y más tar­de con las ideas de la “dé­ca­da ga­na­da” con un de­fault per­ju­di­cial (bo­nos in­de­xa­dos por el PBI y el cos­to de vi­da) y no que­rer re­co­no­cer los dic­ta­dos por los tri­bu­na­les ex­tran­je­ros (tri­bu­na­les que Ar­gen­ti­na acep­tó). Y co­mo to­do lle­ga, tam­bién lle­gó el mo­men­to de su­frir ese pro­ce­so de en­deu­da­mien­to. Lue­go, pa­ra po­der sa­lir de esa si­tua­ción tan “em­pan­ta­na­da” de nues­tra eco­no­mía, que se au­to­ali­men­ta­ba por los ma­los arre­glos que ha­bía­mos rea­li­za­do y po­der ter­mi­nar con el de­fault, ha­bía que se­guir en­deu­dán­do­se. Ca­pi­tal que tam­bién es uti­li­za­do pa­ra los gas­tos pú­bli­co que sub­si­dian a quie­nes no tra­ba­jan, pe­ro ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar una re­vuel­ta de­vas­ta­do­ra. Y es por eso es­te nue­vo en­deu­da­mien­to ex­terno, inevi­ta­ble pa­ra evi­tar una ma­yor in­fla­ción, por­que si se in­cre­men­ta la emi­sión del pa­pel mo­ne­da, la in­fla­ción se pue­de des­con­tro­lar. Pa­ra que Ar­gen­ti­na pue­da pa­gar su deu­da ex­ter­na sin que su po­bla­ción pa­se ham­bre de­be cam­biar su es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca pro­duc­ti­va. Ru­ben Pe­ret­ti ru­bend­pe­ret­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.