Men­ti­ra es men­ti­ra, en­ga­ño es en­ga­ño

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES -

el mis­mo ni­vel de acep­ta­ción por par­te de los jue­ces) del “ope­ra­dor ju­di­cial” del Go­bierno, el pre­si­den­te de Bo­ca. En una re­pú­bli­ca que se res­pe­te (co­sa que Ar­gen­ti­na no lo es) de­be ha­ber se­pa­ra­ción de po­de­res y el Eje­cu­ti­vo no pue­de man­dar a “ope­ra­do­res ju­di­cia­les” a apre­tar a miembros del Po­der Ju­di­cial. Aun­que ya sa­be­mos to­dos los ciu­da­da­nos de a pie que las dos ac­ti­vi­da­des me­nos creí­bles del país y las más sos­pe­cha­das de co­rrup­ción son las de jue­ces y sin­di­ca­lis­tas. Fí­jen­se co­mo aho­ra los jue­ces fe­de­ra­les es­tán so­bre­ac­tuan­do a lo lo­co des­pués de más de diez años de no mo­ver ni un ex­pe­dien­te. En­tre gallos y me­dia­no­che, un juez fe­de­ral que es­ta­ba re­em­pla­zan­do en sus fun­cio­nes al juez de la cau­sa, un su­bro­gan­te con un pa­sa­do muy sos­pe­cho­so mien­tras to­do Co­mo­do­ro Py es­ta­ba de­sier­to le otor­gó la pri­sión do­mi­ci­lia­ria al Ca­ba­llo Suá­rez en con­tra de las opi­nio­nes del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio. Yo se­ré mal pen­sa­do, pe­ro en eso hu­bo un arre­glo pri­va­do en­tre el juez su­bro­gan­te y la fa­mi­lia, por de­cir­lo de la for­ma más sua­ve po­si­ble. No­so­tros los ciu­da­da­nos sin fue­ros de nin­gu­na cla­se se­gui­re­mos en un país del cual Pe­rón di­ría: “En la Ar­gen­ti­na de hoy los úni­cos pri­vi­le­gia­dos son los de­lin­cuen­tes”. Da­vid Wain­tra­ub [email protected] “No­ti­cias fal­sas son fal­sos bri­llan­tes: en­ga­ñan a aque­llos que no con­si­guen de­tec­tar una jo­ya fal­sa, pe­ro se des­ha­cen co­mo gra­fi­to cuan­do es­tán ex­pues­tos a la luz”.

Es­ta ci­ta co­rres­pon­de a un ar­tícu­lo re­cien­te pu­bli­ca­do en el dia­rio Fol­ha de São Pau­lo por Pau­la Ce­sa­rino Cos­ta, de­fen­so­ra de los lec­to­res de ese me­dio bra­si­le­ño. En ver­dad, va­le la me­tá­fo­ra pa­ra acer­car­se a una pro­ble­má­ti­ca que in­quie­ta a los pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do: cuán­to afec­ta a la cre­di­bi­li­dad el des­pre­cio por la de­fen­sa de la ver­dad, en par­ti­cu­lar a par­tir del con­su­mo cre­cien­te de no­ti­cias por vía de las re­des so­cia­les, en las que no hay fre­nos a las fa­ke news (no­ti­cias fal­sas) y me­nos aún a los co­men­ta­rios arro­ja­dos al vo­leo so­bre cues­tio­nes ge­ne­ral­men­te se­rias.

Tan­ta es la preo­cu­pa­ción por es­tas prác­ti­cas (a las que sue­len ple­gar­se, sin mu­cho aná­li­sis y me­nos aún in­ves­ti­ga­ción, me­dios de co­mu­ni­ca­ción cap­tu­ra­dos por la vo­ra­ci­dad de las re­des) que fue te­ma cen­tral de aná­li­sis en la re­cien­te reunión de la or­ga­ni­za­ción de los om­buds­man de no­ti­cias (ONO), rea­li­za­da en Chen­nai, In­dia. Ac­tuan­do co­mo an­fi­trión de ese en­cuen­tro, en el que to­ma­ron par­te es­pe­cia­lis­tas de quin­ce paí­ses, el pe­rio­dis­ta A.S. Pan­neer­sel­van re­la­tó lo su­ce­di­do cuan­do un pe­rio­dis­ta del dia­rio The Hin­du re­ci­bió un vi­deo de diez se­gun­dos en el que una mu­jer mo­ri­bun­da es­tá sien­do, apa­ren­te­men­te, abu­sa­da. El pe­rió­di­co, ur­gi­do por la di­fu­sión vi­ral que el vi­deo tu­vo en Fa­ce­book, pu­bli­có un ar­tícu­lo ex­pre­san­do su in­dig­na­ción. Sin em­bar­go, de­bió re­trac­tar­se en la si­guien­te edi­ción: en reali­dad, el vi­deo ori­gi­nal, de ma­yor ex­ten­sión, de­ja­ba en cla­ro que el acu­sa­do de abu­sa­dor só­lo es­ta­ba aten­dien­do a la mu­jer he­ri­da.

Es­to que su­ce­dió en la In­dia no es di­fe­ren­te de otros he­chos di­fun­di­dos por me­dios ar­gen­ti­nos. En ver­dad, el fe­nó­meno –que es­te om­buds­man pro­po­ne a los co­le­gas erra­di­car de las prác­ti­cas co­ti­dia­nas– es ya uni­ver­sal. En su ar­tícu­lo, la pe­rio­dis­ta bra­si­le­ña se­ña­la­ba: “En el en­cuen­tro se di­vul­gó una in­ves­ti­ga­ción ri­quí­si­ma so­bre el con­su­mo de no­ti­cias en me­dios di­gi­ta­les en 36 paí­ses, pro­du­ci­da por el Ins­ti­tu­to Reuters/Uni­ver­si­dad de Ox­ford. Uno de los da­tos más preo­cu­pan­tes in­di­ca que so­lo el 40% de los lec­to­res con­si­de­ra que los me­dios tra­di­cio­na­les pue­den di­so­ciar el he­cho de ru­mo­res. El coor­di­na­dor de la in­ves­ti­ga­ción, Ras­mus Kleis Niel­sen, afir­mó que en so­cie­da­des po­la­ri­za­das au­men­ta el gra­do de des­con­fian­za so­bre las or­ga­ni­za­cio­nes de no­ti­cias y so­bre las no­ti­cias en sí. ‘Mu­chos de los gru­pos oí­dos de- mos­tra­ron con­cien­cia de que gran par­te de las fa­ke news tie­ne su ori­gen en in­tere­ses po­lí­ti­cos’”.

El in­for­me de Pau­la Cos­ta ci­ta tam­bién lo ex­pre­sa­do por Ig­naz Staub, me­dia­dor del gru­po sui­zo Ta­me­dia, quien pu­so un po­co de hu­mor al re­me­mo­rar no­ti­cias fal­sas que cir­cu­la­ron si­glos atrás, co­mo la del fa­raón egip­cio Ram­sés II, que man­dó gra­bar en las pa­re­des de un tem­plo una vic­to­ria gue­rre­ra que no exis­tió. “Staub apun­tó que la de­fi­ni­ción ac­tual de no­ti­cia fal­sa es ca­da vez más flui­da, mez­clan­do ma­la fe, erro­res y opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co en el mis­mo pa­que­te”, se­ña­ló Cos­ta, quien con­sig­nó tam­bién que el sui­zo tra­jo a la actualidad una de­fi­ni­ción de Mar­ga­ret Su­lli­van, ex om­buds­wo­man de The New York Ti­mes, pa­ra quien la ex­pre­sión fa­ke news per­dió sen­ti­do por fal­ta de pre­ci­sión: “Te­ne­mos que lla­mar men­ti­ra a una men­ti­ra, lla­mar en­ga­ño a un en­ga­ño, de­fi­nir una cons­pi­ra­ción co­mo tal, si exis­tió. De­sig­nar to­do es­to co­mo no­ti­cia fal­sa es de­ma­sia­do im­pre­ci­so”.

La de­fen­so­ra del lec­tor del dia­rio El País de Ma­drid tam­bién hi­zo re­fe­ren­cia a la reunión anual de la ONO. En su co­lum­na pu­bli­ca­da ha­ce po­co me­nos de un mes, Lo­la Ga­lán en­fa­ti­za­ba: “La pren­sa –y el pe­rio­dis­mo– ha su­fri­do una trans­for­ma­ción tan co­lo­sal en la úl­ti­ma dé­ca­da, que has­ta la re­la­ción de con­fian­za con los lec­to­res se re­sien­te. So­bre to­do por­que han cam­bia­do los so­por­tes don­de se es­cri­be y l a dis­tri­bu­ción de las no­ti­cias. El gran kios­co de pren­sa es hoy Fa­ce­book y otras re­des so­cia­les”. La om­buds­wo­man del pe­rió­di­co ma­dri­le­ño hi­zo re­fe­ren­cia al son­deo de Reuters (que in­vo­lu­cró a 70 mil per­so­nas), del cual se des­pren­de que más de la mi­tad del uni­ver­so ex­plo­ra­do lee no­ti­cias en las re­des so­cia­les y tien­de a no re­cor­dar la fuen­te de pro­ce­den­cia. “El des­or­den di­gi­tal –con­clu­yó Ga­lán– se impone so­bre el tra­di­cio­nal or­den de las edi­cio­nes im­pre­sas. Má­xi­me cuan­do las no­ti­cias se leen ca­da vez más des­de el te­lé­fono mó­vil en ra­tos más o me­nos per­di­dos (en la ca­ma, en los trans­por­tes pú­bli­cos y en el ba­ño)”.

Las re­des so­cia­les han lle­ga­do pa­ra que­dar­se y se­gui­rán cre­cien­do. Tan­to, co­mo la im­po­si­bi­li­dad de con­tro­lar la ve­ra­ci­dad de sus con­te­ni­dos. Pa­ra los lec­to­res de PER­FIL, una re­co­men­da­ción: no crean to­do lo que allí se di­ce, du­den siem­pre, bus­quen me­dios de con­fir­ma­ción, cues­tio­nen la im­pre­ci­sión, la in­con­gruen­cia, la ma­ni­pu­la­ción di­rec­ta o so­la­pa­da. Pa­ra los co­le­gas, la neu­ro­na aten­ta, co­mo pe­día Ta­to Bo­res.

CEDOC PER­FIL

TRAM­PO­SO. Ram­sés II no fue un gue­rre­ro ga­na­dor, pe­ro…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.