Lo­gra­ron cam­biar sus vi­das gra­cias a la tec­no­lo­gía y hoy mo­ti­van a otros jó­ve­nes

Gino tu­ba­ro, Ma­ría Va­lle­jos y Da­niel si­mons crea­ron pro­yec­tos tech exi­to­sos, aho­ra ca­pa­ci­tan a otros ado­les­cen­tes pa­ra que desa­rro­llen más ideas in­no­va­do­ras.

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - EN­RI­QUE GARABETYAN

Des­de ha­ce tiem­po se re­pi­te que la tec­no­lo­gía es­tá cam­bian­do la ma­ne­ra de tra­ba­jar, de ju­gar y de re­la­cio­nar­nos. Pe­ro en al­gu­nos ca­sos, es­ta po­si­bi­li­dad va to­da­vía más allá y per­mi­te dar un gi­ro –li­te­ral­men­te– en la vi­da de al­gu­nas per­so­nas. Eso es lo que les pa­só a los jó­ve­nes in­no­va­do­res Ma­ría Va­lle­jos, Da­niel Si­mons y Gino Tu­ba­ro.

Tras en­ca­rar con éxi­to pro­yec­tos tech, hoy tra­tan de mo­ti­var a otros ado­les­cen­tes pa­ra que desa­rro­llen su po­ten­cial, y así lo hi­cie­ron du­ran­te el ci­clo de char­las His­to­rias que Ins­pi­ran, con­vo­ca­do por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San Mar­tín jun­to al equi­po de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial del Gru­po Te­le­com.

Ma­ría Va­lle­jos, de 21 años, es ma­má de dos ne­nas. Al cum­plir 18, y mien­tras vi­vía en la Vi­lla 1-11-14, en­con­tró un fo­lle­to en el que se ofre­cía un cur­so gra­tui­to pa­ra con­ver­tir­se en tes­ter. “Era pa­ra apren­der a pro­bar apli­ca­cio­nes y pro­gra­mas an­tes de que fue­ran lan­za­dos al mer­ca­do. En aquel mo­men­to yo no sa­bía di­fe­ren­ciar las pa­la­bras hard­wa­re de soft­wa­re”. Pe­ro hi­zo el cur­so y –por su enor­me ca­ris­ma– un pro­fe­sor le ase­gu­ró que te­nía po­ten­cial, si se de­di­ca­ba a es­to “con ga­nas”. Lo hi­zo, y a los po­cos me­ses em­pe­zó a tra­ba­jar en una com­pa­ñía de pro­gra­ma­ción co­mo “tes­tea­do­ra”.

“Le pu­se mu­cho en­tu­sias­mo y de­di­ca­ción. Pe­ro lo que más me cos­tó fue su­pe­rar mis pro­pias du­das in­ter­nas, que me lle­va­ban a de­cir­me que es­to no era pa­ra mí”, re­cor­dó. A par­tir de allí las co­sas se ace­le­ra­ron: en un par de me­ses la nom­bra­ron lí­der del equi­po de tes­teo. Y a los seis me­ses la pa­sa­ron a ma­na­ger de di­ver­sos de­sa­rro­llos de la com­pa­ñía. “A los 19, sin nin­gún es­tu­dio, te­nía a mi car­go la ca­pa­ci­ta­ción de cien per­so­nas”, re­cor­dó di­ver­ti­da con una son­ri­sa. Ejem­plos. Da­niel Si­mons, de 24 años, ha­bla se­rio y pau­sa­da­men­te. Cuen­ta que aca­ba de re­gre­sar de una gi­ra por Ale­ma­nia, don­de tu­vo más de trein­ta reunio­nes con po­si­bles in­ver­so­res pa­ra que su vi­deo­jue­go Bil­do se ex­pan­da ha­cia el mun­do de los li­bros y las se­ries de TV en un for­ma­to de sa­ga ins­pi­ra­do­ra al es­ti­lo El Se­ñor de los Ani­llos. Le­jos del pro­to­ti­po de CEO de una star­tup, Da­niel cre­ció en una vi­lla del Ba­jo Flo­res, cui­dan­do a sus her­ma­nos mien­tras su pa­pá tra­ba­ja­ba do­ble turno y su ma­má pa­de­cía una lar­ga de­pre­sión que ter­mi­nó en sui­ci­dio. En ese es­pa­cio, el gran es­ca­pe de Da­niel y sus her­ma­nos eran los vi­deo­jue­gos. “Un día me die­ron un CD con un pro­gra­mi­ta que ser­vía pa­ra ar­mar vi­deo­jue­gos muy sim­ples. Y los hi­ce pa­ra mis her­ma­nos”. De su his­to­ria per­so­nal y de su men­te in­dó­mi­ta na­ció Bil­do, “un juego que es una es­pe­cie de me­tá­fo­ra de lo que pa­sa en mi vi­da: cuen­ta la his­to­ria de un per­so­na­je que, al ver que su mun­do es­tá tris­te, va en bus­ca de co­lo­res pa­ra de­vol­ver­le la fe­li­ci­dad a su pla­ne­ta”.

Hoy Da­niel ma­ne­ja una em­pre­sa vir­tual e in­no­va­do­ra, en la que tra­ba­jan 17 per­so­nas, y es­tá por lan­zar un li­bro ba­sa­do en el juego. “Es el pri­me­ro de otros pa­sos pa­ra ha­cer que es­te pro­yec­to sea real­men­te trans­me­dia”, com­par­tió.

La ter­ce­ra his­to­ria que emo­cio­nó a los jó­ve­nes fue la de Gino Tu­ba­ro, de 22 año, hoy es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría y crea­dor de Ato­mic Lab, un pro­yec­to so­li­da­rio que ya im­pri­mió y en­tre­gó 700 pró­te­sis a chi­cos que tu­vie­ron un ac­ci­den­te o na­cie­ron con al­gu­na mal­for­ma­ción. Esas ma­nos im­pre­sas a me­di­da, con plás­ti­co y ca­ri­ño, ayu­dan a que cien­tos de chi­cos con pro­ble­mas se sien­tan su­per­hé­roes. Las dis­tri­bu­ye en for­ma es­tric­ta­men­te gra­tui­ta, me­dian­te una lar­ga lis­ta que no pa­ra de cre­cer.

“El pro­yec­to y nues­tras ga­nas de crear co­sas se de­ben a que so­mos chi­cos y cree­mos que po­de­mos cam­biar el mun­do. Sa­be­mos que so­mos unos lo­cos de­men­tes, y cree­mos que po­de­mos trans­mi­tir ese ejem­plo a un mon­tón de gen­te”, con­clu­yó.

“te­ne­mos ga­nas de crear co­sas por­que cree­mos po­der trans­for­mar el mun­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.