A sus 50 años, Carla Bru­ni di­ce que se siente “co­mo una ni­ña”

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS - J.M.

Con un es­pí­ri­tu cam­bian­te y siem­pre in­quie­to, Carla Bru­ni tie­ne lo que mu­chos me­dios pa­ri­si­nos ca­li­fi­can co­mo una vi­da ca­ma­leó­ni­ca: mo­de­lo exi­to­sa, can­tan­te, ex pri­me­ra da­ma y ma­dre. Sin em­bar­go, a sus 50 años re­cién cum­pli­dos –“los nue­vos 30”, se­gún es­cri­bió en su cuen­ta de Ins­ta­gram, se­gui­da por 250mil per­so­nas–, la es­po­sa del ex pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy ase­gu­ra en una en­tre­vis­ta con Paris Match que nun­ca fue re­bel­de, que en to­do ca­so su li­ber­tad pa­só siem­pre por in­ven­tar­se va­rias vi­das y que, a di­fe­ren­cia de lo que pue­de ver­se, es muy de­pen­dien­te de su ma­ri­do.

A Carla Bru­ni le gus­ta ha­cer gi­ras con su mú­si­ca, pe­ro es­tar le­jos de Ni­co­las y sus hi­jos (Au­ré­lien, de 16 años, fru­to de su re­la­ción con Rap­hael Ent­ho­ven, y Giu­lia, de 6, hi­ja de Sar­kozy) la las­ti­ma.

“Pue­do dar la im­pre­sión de una gran in­de­pen­den­cia, pe­ro soy muy de­pen­dien­te de Ni­co­las. Cuan­do él es­tá aquí, me tran­qui­li­za mu­cho. Pe­ro en to­da mi vi­da. An­tes de un con­cier­to, él es­tá con­mi­go atrás del es­ce­na­rio, y li­te­ral­men­te me qui­ta la an­sie­dad. El es al­guien que sa­be có­mo si­len­ciar el mie­do es­cé­ni­co. Es­tá en su na­tu­ra­le­za, le gus­ta to­mar las co­sas en sus ma­nos. Es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te no sue­le es­tar allí, al me­nos no lo su­fi­cien­te pa­ra mi gus­to...”, re­ve­la Bru­ni en la en­tre­vis­ta, don­de tam­bién

“ni­co­las sa­be có­mo si­len­ciar mi mie­do es­cé­ni­co, me tran­qui­li­za cuan­do es­tá.”

des­li­za una fuer­te afir­ma­ción que con­tra­di­ce la ima­gen que da pú­bli­ca­men­te: “Siem­pre me sien­to co­mo una ni­ña”.

Al res­pec­to del “qué di­rán”, sos­tie­ne que no tie­ne una cla­ra idea de la ima­gen que pro­yec­ta en el pú­bli­co. De to­dos mo­dos, acla­ra: “En cual­quier ca­so, me lle­vo bien con las per­so­nas. Aun con las que no co­noz­co, soy da­da. Me sien­to có­mo­da y fe­liz cuan­do co­noz­co a al­guien agra­da­ble. Pe­ro es al­go so­bre lo que no es­toy pen­dien­te. Y no me in­tere­sa el qué di­rán, pa­ra ser ho­nes­ta”. Sin em­bar­go, ad­mi­te que de chi­ca “so­ña­ba con ser una ce­le­bri­dad”. “Ne­ce­si­ta­ba re­co­no­ci­mien­to. Pe­ro qué es la fa­ma sin tra­ba­jo”, re­fle­xio­na al fi­nal de la no­ta.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

IN­QUIE­TA. Carla desa­rro­lló con éxi­to to­dos los ro­les de su vi­da.

CEDOC PER­FIL

FA­MI­LIA. Carla, jun­to a Ni­co­las Sar­kozy y su pe­que­ña Giu­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.