Bra­sil, el país des­me­mo­ria­do

Perfil (Domingo) - - EL OBSERVADOR -

Cuan­do vo­tó a fa­vor del im­peach­ment a Dil­ma Rous­seff, el 31 de agos­to de 2016, Jair Mes­sias Bol­so­na­ro ho­me­na­jeó al re­pre­sor que tor­tu­ró a la pre­si­den­ta cuan­do fue pre­sa po­lí­ti­ca de la dic­ta­du­ra mi­li­tar. El dis­cur­so fas­cis­ta del dipu­tado en el Par­la­men­to pron­to se vi­ra­li­zó: “¡Con­tra el co­mu­nis­mo, por nues­tra li­ber­tad, con­tra el Fo­ro de San Pablo, por la me­mo­ria del co­ro­nel Carlos Al­ber­to Bril­han­te Us­tra, el te­rror de Dil­ma Rous­seff, por las Fuer­zas Ar­ma­das, por un Bra­sil por en­ci­ma de to­do y por Dios por en­ci­ma de to­do, mi vo­to es sí!”. Pe­ro lo más sor­pren­den­te no fue la vio­len­cia del men­sa­je de Bol­so­na­ro. Tam­po­co que los me­dios bra­si­le­ños lo re­gis­tra­ran ape­nas co­mo una no­ta de co­lor en me­dio de la gue­rra po­lí­ti­ca. Lo más sor­pren­den­te es que Bol­so­na­ro, el apo­lo­ge­ta de la dic­ta­du­ra, tie­ne chan­ces de en­trar al ba­llot­ta­ge en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de oc­tu­bre de es­te año.

¿Có­mo es po­si­ble que un per­so­na­je que reivin­di­ca el gol­pe de Es­ta­do de 1964 y el te­rror de la re­pre­sión ile­gal sea hoy uno de los pre­can­di­da­tos fa­vo­ri­tos pa­ra go­ber­nar Bra­sil? Aun­que su éxi­to tal vez re­sul­te efí­me­ro, el fe­nó­meno Bol­so­na­ro di­ce mu­cho del es­ta­do ac­tual de la me­mo­ria his­tó­ri­ca co­lec­ti­va so­bre la dic­ta­du­ra bra­si­le­ña. O más bien de la des­me­mo­ria. A tres años de la con­clu­sión de los tra­ba­jos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de la Ver­dad (CNV), las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de Me­mo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia si­guen sien­do ca­si inexis­ten­tes en Bra­sil, don­de el Es­ta­do, la so­cie­dad ci­vil y los par­ti­dos (tam­bién, y so­bre to­do, el PT) fra­ca­sa­ron sis­te­má­ti­ca­men­te en ge­ne­rar una re­fle­xión pro­fun­da y sin­ce­ra so­bre las se­cue­las du­ra­de­ras de los años de plo­mo.

PER­FIL en­tre­vis­tó a una de­ce­na de re­fe­ren­tes bra­si­le­ños de De­re­chos Hu­ma­nos, ex miembros de la CNV, ex pre­sos po­lí­ti­cos, fun­cio­na­rios y ex fun­cio­na­rios pa­ra tra­zar un diagnóstico de las po­lí­ti­cas de me­mo­ria y re­pa­ra­ción his- tó­ri­ca en Bra­sil. To­dos ellos, sin ex­cep­cio­nes, coin­ci­die­ron en que el pa­no­ra­ma es de­sola­dor por don­de se lo mi­re. El Es­ta­do bra­si­le­ño se de­sen­tien­de del te­ma en múl­ti­ples ni­ve­les. Aun­que, co­mo era es­pe­ra­ble, la si­tua­ción em­peo­ró tras la asun­ción de Mi­chel Te­mer, las crí­ti­cas se di­ri­gen es­pe­cial­men­te al go­bierno de Rous­seff, cu­yo im­pul­so ini­cial a la CNV, su­ma­do a su con­di­ción de ex pri­sio­ne­ra po­lí­ti­ca, ha­bían crea­do ilu­sio­nes lue­go que­bra­das en el ám­bi­to de los De­re­chos Hu­ma­nos. Pa­so en fal­so. El 16 de ma­yo de 2012, Rous­seff lo­gró sen­tar jun­tos a cua­tro ex pre­si­den­tes – Lu­la da Sil­va, Car­do­so, Co­llor de Me­llo y Sar­ney– pa­ra la ce­re­mo­nia de inauguración de la Co­mi­sión Na­cio­nal de la Ver­dad. Con dos años de de­lay, el Es­ta­do bra­si­le­ño por fin reac­cio­na­ba a un fa­llo de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) que, en 2010, ha­bía re­pren­di­do al país por ex­ten­der in­de­bi­da­men­te la Ley de Am­nis­tía de 1979 a crí­me­nes gra­ves con­tra los De­re­chos Hu­ma­nos du­ran­te la dic­ta­du­ra. En aquel mo­men­to, miembros del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral ya lle­va­ban cin­co años pi­dien­do a los go­bier­nos del PT que cons­ti­tu­ye­ran una co­mi­sión que ayu­da­ra a es­cla­re­cer muer­tes y desapariciones y que re­co­men­da­ra po­lí­ti­cas pú­bli­cas de me­mo­ria.

Aun­que des­de el ini­cio hu­bo al­gu­nos re­pa­ros so­bre el pla­zo de dos años otor­ga­do a la CNV y so­bre la de­sig­na­ción de sus miembros, la ini­cia­ti­va de Rous­seff fue ce­le­bra­da co­mo un ver­da­de­ro oa­sis en el de­sier­to. Trein­ta años des­pués que la Ar­gen­ti­na, Bra­sil es­tre­na­ba su pro­pia ver­sión de la Co­na­dep. Fi­nal­men­te el país dis­cu­ti­ría la dic­ta­du­ra mi­li­tar.

Pe­ro el es­ta­do de gra­cia du­ró po­co. En ma­yo de 2013, la re­nun­cia a la CNV de uno de sus sie­te co­mi­sio­na­dos, el ex pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Clau­dio Fon­te­les, un hom­bre va­lo­ra­do en el am­bien­te de los De­re­chos Hu­ma­nos, des­ta­pó una du­ra in­ter­na en­tre los in­te­gran­tes de la Co­mi­sión. “Tu­vi­mos di­fe­ren­cias so­bre la me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo –di­ce Fon­te­les a PER­FIL–. Yo que­ría in­vo­lu­crar a la so­cie­dad, pre­sen­tan­do in­for­mes par­cia­les ca­da una

Las po­lí­ti­cas de re­vi­sión his­tó­ri­ca so­bre la dic­ta­du­ra son ca­si inexis­ten­tes. No hay mi­li­ta­res con­de­na­dos por crí­me­nes con­tra los DD.HH. Del fra­ca­so de la Co­mi­sión de la Ver­dad de Dil­ma al éxi­to de Bol­so­na­ro, el can­di­da­to apo­lo­ge­ta del gol­pe.

QUE VUEL­VAN. En las pro­tes­tas de 2014 con­tra Rous­seff, gru­pos ra­di­ca­les reivin­di­ca­ron el gol­pis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.