Gra­dua­lis­mo eco­nó­mi­co: ¿es tác­ti­ca o es­tra­te­gia?

Perfil (Domingo) - - HOY - JOR­GE FONTEVECCHIA

Los ecos de la con­fe­ren­cia de pren­sa eco­nó­mi­ca del 28 de di­ciem­bre si­guen sin­tién­do­se en enero con la vo­la­ti­li­dad del dó­lar, que pue­de su­bir y ba­jar en un día lo que las Le­bac ge­ne­ran de in­tere­ses en un mes. Y po­drán sen­tir­se aún en mar­zo du­ran­te las pa­ri­ta­rias tes­ti­go co­mo la de los do­cen­tes. ¿Por qué el Go­bierno de­ci­dió in­cen­ti­var una ma­yor ex­pec­ta­ti­va de in­fla­ción co­mu­ni­can­do el “re­la­ja­mien­to” de sus me­tas co­mo si fue­ra una bue­na no­ti­cia? ¿Cree­rá que es una bue­na no­ti­cia y, co­mo sos­tu­vo el se­cre­ta­rio de In­dus­tria y Ser­vi­cios del Mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción, Mar­tín Et­che­go­yen, quien de­cla­ró: “El cam­bio de las me­tas de in­fla­ción va a pro­du­cir más cre­ci­mien­to”? ¿O ex post se asig­nan ex­pli­ca­cio­nes ra­zo­na­bles a erro­res del equi­po de co­mu­ni­ca­ción o a im­pul­sos del mo­men­to del Pre­si­den­te jun­to a lu­chas de egos pro­pias de las in­ter­nas de cual­quier go­bierno? ¿Real­men­te lle­ga­ron a la con­clu­sión de que se cre­ce­rá más con más in­fla­ción?

Des­pués de al­can­zar un cre­ci­mien­to cer­cano al 5% en el úl­ti­mo tri­mes­tre, no pa­re­cie­ra ha­ber ne­ce­si­dad de ma­yor cre­ci­mien­to en men­tes que siem­pre se de­cla­ra­ron ma­ra­to­nis­tas por­que pre­fie­ren re­gu­lar un rit­mo que pue­da ser man­te­ni­do cons­tan­te­men­te. Un cre­ci­mien­to ma­yor has­ta po­dría re­ca­len­tar la eco­no­mía. Pe­ro se es­cu­cha­ron vo­ces que sos­te­nían que el Go­bierno tie­ne nue­vos da­tos que in­di­can que el cre­ci­mien­to se viene des­ace­le­ran­do y es­te “re­la­ja­mien­to” bus­ca­ría vol­ver a dar­le ve­lo­ci­dad pa­ra que du­re no so­lo du­ran­te to­do 2018 sino tam­bién 2019, el año de la re­elec­ción.

Asu­mien­do que el elo­gio a una ma­yor inf la­ción del se­cre­ta­rio del Mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción no fue una ex­cu­sa pa­ra di­si­mu­lar que no se ha­yan po­di­do al­can­zar las me­tas de in­fla­ción, ca­bría pre­gun­tar­se si el gra­dua­lis­mo eco­nó­mi­co, jus­ti­fi­ca­do en que se re­du­cía pro­gre­si­va­men­te el dé­fi­cit fis­cal y su con­se­cuen­te in­fla­ción no con la ve­lo­ci­dad que el Go­bierno que­rría sino con la que po­día pa­ra no pro­du­cir trau­ma­tis­mos en el te­ji­do so­cial, pa­só a otro es­ta­dio. ¿De­jó de ser una tác­ti­ca pa­ra ga­nar la fun­da­cio­nal elec­ción de pr imer me­dio tér­mino es­te 2017 pa­ra con­ver­tir­se en una es­tra­te­gia per­ma­nen­te pa­ra 2019, 2021 y 2023?

Pre­gun­ta que tá­ci­ta­men­te in­clu­ye: ¿qué es ideo­ló­gi­ca­men­te Cam­bie­mos? Más aún te­nien­do en cuen­ta que en otros ám­bi­tos no es gra­dua­lis­ta por­que, en un ges­to muy sim­bó­li­co, aca­ba de anun­ciar el ascenso del gen­dar­me so­bre quien los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos te­nían ma­yo­res sos­pe­chas de vin­cu­la­ción di­rec­ta con la ini­cial des­apa­ri­ción de Santiago Mal­do­na­do. O sea, de­ter­mi­na­ción no le fal­ta.

¿Se­rá que las en­cues­tas le in­di­can que ca­da vez más gen­te pi­de mano du­ra y en ese te­rreno de la se­gu­ri­dad hay más ré­di­to que cos­to po­lí­ti­co en mos­trar­se no gra­dua­lis­ta, mien­tras que en la eco­no­mía no hay una cla­ra ma­yo­ría so­cial en nin­gún sen­ti­do y el Go­bierno es elec­to­ra­lis­ta más que gra­dua­lis­ta y, co­mo si se tra­ta­ra de un pro­duc­to de con­su­mo ma­si­vo, prin­ci­pal­men­te les preo­cu­pa el cus­to­mer sa­tis­fac­tion en es­te ca­so de los fu­tu­ros vo­tan­tes?

Cam­bie­mos aún no mos­tró, qui­zás aún tam­po­co sin­te­ti­zó, su ideo­lo­gía. Per­so­nal­men­te, creo que la eco­nó­mi­ca y po­lí- ti­ca­men­te cos­to­sa con­fe­ren­cia de pren­sa con los anun­cios del 28 de di­ciem­bre obe­de­ció más a la ex­pre­sión de una nue­va ba­ta­lla en la in­ter­na del Go­bierno que se va con­su­mien­do a to­dos los eco­no­mis­tas con con­vic­cio­nes só­li­das de uno u otro signo: Pra­tGay, Mel­co­nian y aho­ra avan­za so­bre Stur­ze­neg­ger. La ne­ce­si­dad de re­du­cir la eco­no­mía a una prác­ti­ca y no una teo­ría pa­re­ce ali­near los in­tere­ses del Pre­si­den­te y su je­fe de Ga­bi­ne­te, aun­que por cau­sas di­fe­ren­tes.

Pro­ba­ble­men­te, a Mac r i no le preo­cu­pe ser au­to­cons­cien­te de có­mo se ver­te­bran sus ideas, pe­ro los pe­rio­dis­tas, co­mo los his­to­ria­do­res, so­mos “po­li­cías de ideas” y bus­ca­mos siem­pre es­ta­ble­cer le­yes que ex­pli­quen los cam­bios. En La fic­ción de la na­rra­ti­va: en­sa­yos so­bre his­to­ria, li­te­ra­tu­ra y teo­ría, Hay­den Whi­te es­cri­bió que “el co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co es el au­to­co­no­ci­mien­to hu­mano, es­pe­cí­fi­ca­men­te el co­no­ci­mien­to de có­mo los se­res hu­ma­nos se hi­cie­ron a sí mis­mos a t r avés del co­no­ci­mien­to de sí mis­mos y lle­ga­ron a co­no­cer­se en el pro­ce­so de ha­cer­se”. To­da his­to­ria es his­to­ria del pen­sa­mien­to y el es­tu­dio de la men­te de los se­res hu­ma­nos que cons­tru­yen su cultura. No hay cultura sin poe­sía, y Aris­tó­te­les de­cía que la his­to­ria sin poe­sía es iner­te, co­mo la poe­sía sin his­to­ria es in­sul­sa.

La his­to­ria en su fi­gu­ra­ción es anacró­ni­ca por­que los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res al­te­ran el sig­ni­fi­ca­do de los an­te­rio­res co­mo una for­ma de cau­sa­li­dad in­ver­ti­da. Se eli­ge un pa­sa­do que sea co­rres­pon­dien­te al pre­sen­te: la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa no ten­dría la im­por­tan­cia que tie­ne si el Eje les hu­bie­ra ga­na­do a los Alia­dos la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial o la ex Unión So­vié­ti­ca hu­bie­ra triun­fa­do so­bre Es­ta­dos Uni­dos y la de­mo­cra­cia no hu­bie­ra po­di­do ex­ten­der­se a to­do el mun­do.

A esa correspondencia re­tros­pec­ti­va de la his­to­ria le ca­be aho­ra, a par­tir de la re­con­tex­tua­li­za­ción que pro­du­jo la con­fe­ren­cia de pren­sa del 28 de di­ciem-

Pa­ra Ma­cri y Mar­cos Pe­ña, la eco­no­mía es una prác­ti­ca y no una teo­ría Un go­bierno ecléc­ti­co, prag­má­ti­co, em­pí­ri­co y he­te­ro­do­xo

bre, re­sig­ni­fi­car las ideas eco­nó­mi­cas ini­cia­les de Cam­bie­mos en 2015. Y pro­yec­tar có­mo 2019 re­sig­ni­fi­ca­rá el pre­sen­te, al mo­do de la fa­mo­sa fra­se de San Agus­tín: “La som­bra de lo ve­ni­de­ro”.

La som­bra del ve­ni­de­ro Ma­cri es la que tra­tan de apre­ciar los mer­ca­dos, cu­yo ob­je­ti­vo es siem­pre ade­lan­tar­se al tiem­po. De ser cier­to que nos en­con­tra­mos fren­te a un go­bierno ecléc­ti­co, prag­má­ti­co, em­pí­ri­co y he­te­ro­do­xo, a lo que los mer­ca­dos de­be­rían pres­tar aten­ción es a la opi­nión pú­bli­ca, por­que fi­nal­men­te Ma­cri siem­pre es­ta­ría dis­pues­to a co­rre­gir sus ideas si no se ade­cuan a los de­seos de los vo­tan­tes (lo que al­gu­nos crí­ti­cos ca­li­fi­ca­ron pe­yo­ra­ti­va­men­te co­mo po­pu­lis­mo de derecha) y a des­pe­dir o li­mi­tar a cual­quier fun­cio­na­rio con ideas pro­pias. Ma­ría Eugenia Vidal - Mu­riel San­ta Ana

CEDOC PER­FIL

Stur­ze­neg­ger y Ma­cri.

TA­JAN­TES. La go­ber­na­do­ra en­fren­tó un pi­que­te de ba­ñis­tas. La ac­triz de­fen­dió el abor­to le­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.