TSU­NA­MI VIR­TUAL

In­to­xi­ca­dos des­me­nu­za la ava­lan­cha de da­tos que abru­ma des­de in­ter­net y las re­des so­cia­les, ba­jo el for­ma­to de in­for­ma­ción, y que mu­chas ve­ces es una for­ma de mar­ke­ting en­cu­bier­to y con­di­cio­nan­te.

Perfil (Domingo) - - DOMINGO -

BOM­BA: UN MI­NIS­TRO DE MA­CRI PO­DRIA SER EL SU­CE­SOR DE AN­GE­LI­CI EN BO­CA

Con va­rios fun­cio­na­rios ma­cris­tas dan­do vuel­tas por las ca­lles de Pun­ta del Es­te y par­ti­ci­pan­do de va­ria­dos even­tos so­cia­les (al­gu­nos con ma­yor ni­vel de ex­hi­bi­cio­nis­mo y otros con mu­cho me­nos), el bal­nea­rio uru­gua­yo se con­vir­tió en una usi­na de in­for­ma­ción se­miofi­cial de cier­tos ava­ta­res que se desa­rro­llan en el co­ra­zón del Go­bierno. El más in­tere­san­te de ellos al que ac­ce­dió ESPIA es la muy se­ria eva­lua­ción que se es­tá ha­cien­do en cier­tos des­pa­chos ofi­cia­les, muy cer­ca­nos a la Pre­si­den­cia, res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de que el ac­tual mi­nis­tro de Mo­der­ni­za­ción, An­drés

Iba­rra, compita en las pró­xi­mas elec­cio­nes pa­ra ele­gir au­to­ri­da­des de Bo­ca Ju­niors. El club del que es fa­ná­ti­co Mau­ri­cio Ma­cri, y que lo pre­si­dió du­ran­te más de una dé­ca­da, es con­du­ci­do des­de ha­ce cin­co años por un ami­go del Pre­si­den­te, Da­niel

An­ge­li­ci, quien ade­más “con­tri­bu­ye” con ges­tio­nes ex­tra­ofi­cia­les va­rias a pe­di­do del je­fe...

... de Es­ta­do, su­pues­ta­men­te. El man­da­to del Tano An­ge­li­ci, que ya fue re­elec­to, ven­ce a fi­nes de 2019, po­co des­pués de que Ma­cri pug­ne por su re­elec­ción pre­si­den­cial, tal co­mo pre­vé cual­quier fun­cio­na­rio na­cio­nal de pe­so. De acuer­do con lo que se es­cu­chó ba­jo el sol del Es­te, a Ma­cri (o a al­gu­nos alle­ga­dos) no les dis­gus­ta pa­ra na­da la po­si­ble sa­li­da de An­ge­li­ci del club de la ri­be­ra. Los que lo quie­ren un po­co plan­tean el ar­gu­men­to del des­gas­te de la ges­tión y de la ne­ce­si­dad de oxi­ge­nar con ca­ras nue­vas. Los que lo quie­ren me­nos al ac­tual man­da­más bo­quen­se sos­tie­nen que su fi­gu­ra en mu­chas oca­sio­nes afec­ta la ima­gen de Ma­cri, quien en teo­ría pre­fie­re que ha­ya al­guien de su con­fian­za al fren­te de la en­ti­dad (son los mis­mos que real­zan có­mo se le ilu­mi­nan los ojos al pre­si­den­te de la Na­ción ca­da vez que ha­bla de Bo­ca, su ma­yor pa­sión jun­to a su hi­ja me­nor, An­to­nia). En ese sen­ti­do, Iba­rra ven­dría co­mo anillo al de­do pa­ra una po­si­ble su­ce­sión. No so­lo es “en­fer­mo” de los xe­nei­zes, sino que ade­más acom­pa­ña a Ma­cri des­de los tiem­pos en que el man­da­ta­rio se desem­pe­ña­ba en el hol­ding fa­mi­liar que di­ri­gía pa­pá

Fran­co. Iba­rra ya tie­ne ex­pe­rien­cia de ges­tión tam­bién en Bo­ca, pri­me­ro co­mo ge­ren­te ge­ne­ral y lue­go co­mo ge­ren­te de mar­ke­ting, siem­pre du­ran­te el man­da­to de Ma­cri, ob­via­men­te. Las len­guas es­te­ñas que di­vul­ga­ron es­tas his­to­rias co­men­tan que al mi­nis­tro no le dis­gus­ta­ría la idea, siem­pre y cuan­do se lo pi­da el Pre­si­den­te, pa­ra el que es­tá cum­plien­do una mi­sión más de­li­ca­da que Bo­ca: achi­car y mo­der­ni­zar el Es­ta­do na­cio­nal, lo que in­clu­ye cen­te­na­res de des­pi­dos en for­ma­to ce­se de con­tra­tos.

CEDOC PER­FIL

An­drés Iba­rra.

CEDOC PER­FIL

Da­niel An­ge­li­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.