La for­ta­le­za

Perfil (Domingo) - - LA SEMANA INTERNACIONAL - LILIANA FRAN­CO*

El si­tio don­de es­tá em­pla­za­da la Ca­sa Ro­sa­da no fue ele­gi­do por los pri­me­ros pre­si­den­tes cons­ti­tu­cio­na­les ni por aque­llos que de­ci­die­ron uti­li­zar­la co­mo la re­si­den­cia del po­der po­lí­ti­co ar­gen­tino. La Ca­sa Ro­sa­da se ins­ta­ló allí por­que fue el prin­ci­pal es­pa­cio po­lí­ti­co des­de los tiem­pos en los que Bue­nos Ai­res era una al­dea cus­to­dia­da por sol­da­dos es­pa­ño­les. El edi­fi­cio se en­cuen­tra so­bre la an­ti­gua Real For­ta­le­za de don Juan Baltasar de Aus­tria, cons­trui­da por el go­ber­na­dor Fer­nan­do Ortiz de Zá­ra­te en 1594 en las en­ton­ces aba­rran­ca­das ori­llas del Río de la Pla­ta. La for­ta­le­za era la se­de de los go­ber­na­do­res y al mis­mo tiem­po el fuer­te que pro­te­gía la ciu­dad de los po­si­bles in­va­so­res que lle­ga­ran a las cos­tas del Río de la Pla­ta. Du­ran­te 1713, la for­ta­le­za se re­cons­tru­yó co­mo Cas­ti­llo de San Mi­guel, ro­dea­do por un an­cho fo­so con cua­tro to­rreo­nes rec­tan­gu­la­res y un puen­te le­va­di­zo que lo co­mu­ni­ca­ba con la ac­tual Pla­za de Ma­yo. Del mis­mo mo­do que su an­te­ce­so­ra, sir­vió co­mo se­de de los go­ber­na­do­res y vi­rre­yes del Vi­rrei­na­to del Río de la Pla­ta y pos­te­rior­men­te de los go­bier­nos in­de­pen­dien­tes des­de 1810.

Du­ran­te la épo­ca ro­sis­ta, la se­de del go­bierno se tras­la­dó a Pa­ler­mo y la for­ta­le­za fue par­cial­men­te de­mo­li­da en 1850 pa­ra cons­truir la Adua­na Nue­va, di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to in­glés Ed­ward Tay­lor. Al caer Juan Manuel de Rosas, el pe­que­ño edi­fi­cio que que­da­ba vol­vió a fun­cio­nar co­mo re­si­den­cia del po­der. Es re­cién du­ran­te la ges­tión del pre­si­den­te Do­min­go F. Sar­mien­to que se la pin­ta con el par­ti­cu­lar co­lor rosa que si­gue os­ten­tan­do, con va­ria­cio­nes cro­má­ti­cas, has­ta el día de hoy.

Hay va­rias hi­pó­te­sis pa­ra ex­pli­car la de­ci­sión de Sar­mien­to. Qui­zá la más po­pu­lar es que el rosa re­pre­sen­ta­ba la uni­dad po­lí­ti­ca en­tre los co­lo­res de los uni­ta­rios y los fe­de­ra­les, los par­ti­dos que pro­ta­go­ni­za­ron las gue­rras ci­vi­les de dé­ca­das an­te­rio­res. Otra, me­nos po­pu­lar pe­ro más prag­má­ti­ca, se­ña­la que el co­lor no te­nía otra in­ten­ción que la de re­sis­tir las llu­vias y el cli­ma de Bue­nos Ai­res; así ha­bría sur­gi­do la idea de mez­clar san­gre de va­ca con cal. Sin em­bar­go, el pro­fe­sor Juan Jo­sé Gan­du­glia, di­rec­tor del Mu­seo Ca­sa Ro­sa­da y ex­per­to en la his­to­ria de la se­de de go­bierno, con­si­de­ra que am­bas hi­pó­te­sis son po­co pro­ba­bles. Si bien los fe­de­ra­les se iden­ti­fi­ca­ban con el ro­jo, los uni­ta­rios no lo ha­cían con el blan­co –co­lor ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar el rosa– sino con el azul. Por otro la­do, aun­que son cier­tas las pro­pie­da­des hi­dró­fu­gas de la com­bi­na­ción de cal con san­gre, Gan­du­glia re­cuer­da que pre­via­men­te a su nom­bra­mien­to co­mo pre­si­den­te, Sar­mien­to ha­bía si­do em­ba­ja­dor ar­gen­tino en los Es­ta­dos Uni­dos y ha­bía que­ri­do imi­tar a la vez que dis­tin­guir­se del blan­co de la Ca­sa Blan­ca. Sin em­bar­go, con­si­de­ra más pro­ba­ble que el rosa fue­ra ele­gi­do sen­ci­lla­men­te por­que era el co­lor de mo­da de los edi­fi­cios pú­bli­cos de Eu­ro­pa. (...)

Ape­nas asu­mió, Me­nem hi­zo pin­tar el exterior de la Ca­sa Ro­sa­da. Sin em­bar­go, el co­lor ele­gi­do –rosa pá­li­do– fue cri­ti­ca­do ex­ten­sa­men­te por­que no se co­rres­pon­día con el ori­gi­nal.

A pe­sar de las crí­ti­cas, la Ca­sa Ro­sa­da con­ti­nuó con ese co­lor du­ran­te ocho años. Re­cién en 1997 se con­tra­tó a una ar­qui­tec­ta pa­ra rea­li­zar arre­glos ge­ne­ra­les y re­pin­tar los mu­ros ex­ter­nos. De­ci­di­da a no re­pe­tir el error en la elec­ción del co­lor, se ase­so­ró con dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas que le re­co­men­da­ron un pro­ce­di­mien­to clá­si­co pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía cro­má­ti­ca; se ex­plo­ró un sec­tor de la fa­cha­da ex­ter­na de la Ca­sa Ro­sa­da has­ta lle­gar al co­lor ori­gi­nal. El tra­ba­jo fue lar­go y com­pli­ca­do: 15 ca­pas de pin­tu­ras di­fe­ren­tes se­pa­ra­ban a los es­pe­cia­lis­tas del co­lor ori­gi­nal.

Fi­nal­men­te, no so­lo des­cu­brie­ron el co­lor ori­gi­nal sino tam­bién un cier­to gus­to por la ar­mo­nía en los pri­me­ros di­se­ña­do­res de la Ca­sa: el tono ori­gi­nal com­bi­na­ba per­fec­ta­men­te con el de las co­lum­nas de már­mol del bal­cón de la Ca­sa.

Du­ran­te el pro­ce­so de pin­tu­ra de la fa­cha­da prin­ci­pal, se la cu­brió con una in­men­sa gi­gan­to­gra­fía ta­ma­ño real del edi­fi­cio, tal co­mo lu­ci­ría lue­go de la res­tau­ra­ción. Sin em­bar­go, cuan­do asu­mió Fer­nan­do de la Rúa y se qui­tó la gi­gan­to­gra­fía, las crí­ti­cas se reavi­va­ron. Las otras tres fa­cha­das no ha­bían si­do pin­ta­das con el mis­mo tono y, por lo tan­to, la Ca­sa Ro­sa­da su­ma­ba una nue­va asi­me­tría; es­ta vez no só­lo en su for­ma, sino tam­bién en los co­lo­res de sus pa­re­des. (...)

Du­ran­te el man­da­to del pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner, la Ca­sa Ro­sa­da vol­vió a po­ner­se en va­lor. Se pin­ta­ron tres fa­cha­das que ha­bían que­da­do sin res­tau­rar y se ar­mo­ni­zó el tono ro­sa­do de to­do el edi­fi­cio. Ade­más, se re­cu­pe­ra­ron las mol­du­ras ex­ter­nas que ha­bían si­do in­va­di­das por la ve­ge­ta­ción y que ame­na­za­ban la es­ta­bi­li­dad de uno de los mu­ros. Por otra par­te, el Par­que Co­lón fue en­re­ja­do y trans­for­ma­do de fac­to en un jar­dín pri­va­do de la Ca­sa Ro­sa­da, lo cual cau­só una po­lé­mi­ca por­que se tra­ta de una pla­za pú­bli­ca.

Sin em­bar­go, quien ma­yor can­ti­dad de re­for­mas en­ca­ró fue su es­po­sa, la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fernández. Ni un rin­cón de la Ca­sa Ro­sa­da de­jó de ser tes­ti­go de su pa­so y de su an­sia de permanencia. Res­ca­tó y pu­so en va­lor va­rios de los pa­tios in­ter­nos; in­clu­so res­tau­ró los ara­bes­cos ori­gi­na­les del Pa­tio de las Pal­me­ras. Eli­mi­nó ofi­ci­nas pro­vi­so­rias, res­tau­ró pi­sos de mo­sai­co y pin­tu­ras mu­ra­les y no só­lo inau­gu­ró sa­lo­nes (co­mo el Eva Pe­rón y el de los Cien­tí­fi­cos Ar­gen­ti­nos, en­tre otros) sino que tam­bién re­nom­bró otros: el Sa­lón Co­lón fue re­bau­ti­za­do co­mo Sa­lón de los Pueblos Ori­gi­na­rios, el Sa­lón de las Ar­tes, que de­bía fun­cio­nar co­mo Sa­la de Con­fe­ren­cias, fue re­nom­bra­do co­mo el de los Pen­sa­do­res y Es­cri­to­res Ar­gen­ti­nos del Bi­cen­te­na­rio.

Fue du­ran­te la pre­si­den­cia de Sar­mien­to que se la pin­tó con el par­ti­cu­lar co­lor rosa

*Pe­rio­dis­ta. Au­to­ra de edi­to­rial Su­da­me­ri­ca­na.

ALE­JAN­DRA LO­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.