Una tem­po­ra­da en la Fe­liz

Perfil (Domingo) - - CULTURA - LAU­RA ISOLA

En 1886 lle­gó el pri­mer tren a Mar del Pla­ta y fue el co­mien­zo pa­ra que un des­cam­pa­do con un mar de pro­por­cio­nes se fue­ra con­vir­tien­do en la Bia­rritz ar­gen­ti­na. Pe­ro tam­bién es una ma­ne­ra de con­tar la his­to­ria po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país en el que la ciu­dad ve­ra­nie­ga par­ti­ci­pó de ma­ne­ra es­te­lar. Por­que, tam­bién, ese mis­mo lu­gar, a me­dia­dos del si­glo si­guien­te, de­vino en si­nó­ni­mo de pa­tria obre­ra y pe­ro­nis­ta acen­tuan­do con­tra­dic­cio­nes, al tiem­po que po­nía en es­ce­na la reivin­di­ca­ción. Un set­ting per­fec­to pa­ra Sandro y sus pe­lí­cu­las, tum­ba pa­ra el des­con­trol aé­reo de Ol­me­do, tea­tro de re­vis­tas, ca­sino, Isi­do­ro Ca­ño­nes, en­tre mu­chos, que se fue­ron mez­clan­do con al­tos ín­di­ces de des­em­pleo, mar­gi­na­li­dad y ne­go­cios tur­bios pa­ra dar esas dos ca­ras po­si­bles, co­mo las más­ca­ras del tea­tro. Por eso, Mar del Pla­ta, ¿in­fierno o pa­raí­so?, la se­rie de fo­to­gra­fías de Ataúl­fo Pé­rez Az­nar (La Pla­ta, 1955), se en­tron­ca en esa po­si­bi­li­dad an­ti­té­ti­ca y con­fi­gu­ra una vi­sión es­pe­luz­nan­te del bal­nea­rio y sus per­so­na­jes. Cor­pi­ños en­ros­ca­dos, cuer­pos obe­sos o con mu­ti­la­cio­nes, bus­ca­do­res del sol en el as­fal­to, son­ri­sas des­den­ta­das y ni­ños co­mo de otros tiem­pos son al­gu­nos de los mo­ti­vos que es­tán en esas fo­tos en blan­co y ne­gro y que el fo­tó­gra­fo, con un ojo ex­qui­si­to, su­po cap­tu­rar en la del­ga­da lí­nea que va de la iro­nía al ho­me­na­je. Fe­cha­das en los 80, las imá­ge­nes pa­re­cen aún más an­ti­guas. Las au­sen­cias de co­lor y de gla­mour son la con­tra­ca­ra per­fec­ta de la pu­bli­ci­dad y del tu­ris­mo que con­sa­gró a Mar­del co­mo un pa­raí­so mul­ti­tu­di­na­rio y por eso mis­mo, de du­do­so de­lei­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.