El fin del sue­ño ame­ri­cano

Perfil (Domingo) - - CULTURA - SILVIA RENEE ARIAS

La vi­da con­tem­po­rá­nea, a la luz de la his­to­ria y de la mi­to­lo­gía, ya es­ta­ba pre­sen­te en por lo me­nos una obra de Sal­man Rush­die (Bom­bay, 1947): Dos años, ocho me­ses y vein­tio­cho no­ches. Tam­bién el re­tra­to rea­lis­ta de la ciu­dad de Nue­va York, con una cuo­ta de ma­gia y fan­ta­sía que lo em­pa­ren­ta, sal­van­do las dis­tan­cias, con Ga­briel Gar­cía Már­quez. Aho­ra es el turno de un th­ri­ller sa­tí­ri­co am­bien­ta­do en el mar­co de una so­cie­dad ame­ri­ca­na du­ran­te los años que me­dia­ron en­tre la lle­ga­da de Oba­ma y la irrup­ción de Trump. En un juego de es­pe­jos, las fal­se­da­des, la i nto­le­ran­cia y la vul­ga­ri­dad de es­te “pa­ya­so” rei­nan­te tie­nen su co­rre­la­to en la Ca­sa Do­ra­da ( The Gol­den Hou­se es el tí­tu­lo ori­gi­nal), en la que se ins­ta­la una ex­tra­va­gan­te fa­mi­lia lle­ga­da de la In­dia.

Pe­ro, ¿de qué es­ca­pan real­men­te Ne­rón Gol­den y sus hi­jos? Es­ta pre­gun­ta alien­ta a Re­né Un­ter­lin­den, un jo­ven pu­bli­cis­ta que as­pi­ra a con­ver­tir­se en ci­neas­ta. Ve­cino de los re­cién lle­ga­dos, se­rá tes­ti­go de sus vi­das con el ob­je­ti­vo de rea­li­zar un do­cu­men­tal. La cu­rio­si­dad ini­cial de­ja­rá pa­so a un en­tra­ma­do en el que se ve­rá in­mer­so has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. En ese ca­mino en bus­ca de una ver­dad que lo ha­rá li­bre y lo con­ver­ti­rá en hom­bre, el na­rra­dor apor­ta ri­cas (aun­que a ve­ces te­dio­sas por lo abun­dan­tes y ex­ten­sas) re­fe­ren­cias a la ci­ne­ma­to­gra­fía: un Vi­la-Ma­tas in­dio o el pro­pio Rush­die en su li­bro an­te­rior ya ci­ta­do, con res­pec­to a la li­te­ra­tu­ra.

Co­mo en to­da crónica ac­tual que se pre­cie, no fal­tan in­tri­gas ma­fio­sas (Al Ca­po­ne es ci­ta­do con fre­cuen­cia), ve­la­das ru­ti­lan­tes, co­rrup­ción (ahí es­tá El Gran Gatsby, cla­ro), in­fi­de­li­da­des, vio­len­cia, fue­go y tra­ge­dia, pe­ro lo que sub­ya­ce es la pre­gun­ta so­bre la iden­ti­dad. De una ma­ne­ra u otra, to­dos bus­can (ex­cep­to la ines­cru­pu­lo­sa Va­si­li­sa) trans­for­mar­se. Pa­ga­rán su pre­cio, pe­ro no pue­den car­gar con los se­cre­tos del pa­sa­do. En es­te sen­ti­do, los pa­sa­jes más lo­gra­dos en tér­mi­nos de sen­si­bi­li­dad son los que co­rres­pon­den a D Gol­den, uno de los atri­bu­la­dos hi­jos, el “afe­mi­na­do”, que no en­ca­ja en los gé­ne­ros es­ta­ble­ci­dos, y que al ca­bo de re­cu­rrir a la ayu­da pro­fe­sio­nal ter­mi­na por pre­gun­tar­se: “¿Qué pa­sa si es­to es cues­tión no de ele­gir sino de des­cu­brir, de ave­ri­guar quién he si­do siem­pre, no de ele­gir un sa­bor del es­ca­pa­ra­te de los he­la­dos de gé­ne­ro?”. Y tam­bién en las car­tas de re­nun­cia al Mu­seo de la Iden­ti­dad de la bue­na de Ri­ya que ima­gi­na el na­rra­dor, en con­tra­po­si­ción con la con­ven­cio­nal que re­dac­ta la pro­pia Ri­ya, y cu­yo atrac­ti­vo re­si­de en el tra­ba­jo de fic­ción (co­mo si to­do no lo fue­ra) que lle­va a ca­bo Re­né en mu­chos pa­sa­jes de es­ta his­to­ria, con­ta­da a mo­do de guión.

No­ve­la don­de la re­fle­xión fi­lo­só­fi­ca al­can­za cum­bres de un es­cri­tor digno del Pre­mio No­bel (tam­bién por su po­ten­cia na­rra­ti­va y ese áci­do sen­ti­do del hu­mor bri­tá­ni­co), y an­tes que na­da po­lí­ti­ca, La de­ca­den­cia de Ne­rón Gol­den po­ne en te­la de jui­cio –co­mo sue­le ha­cer tam­bién con no­ta­ble maes­tría Joy­ce Ca­rol Oa­tes– a una so­cie­dad que pa­re­ce ha­ber per­di­do su iden­ti­dad, al pun­to irre­me­dia­ble de apo­yar y ele­gir pa­ra ocu­par el trono a un ti­po “cí­ni­ca y com­ple­ta­men­te lo­co” por ser­lo, no a pe­sar de ello: “Los ame-

La de­ca­den­cia de Ne­rón Gol­den po­ne en te­la de jui­cio –co­mo sue­le ha­cer tam­bién con maes­tría Joy­ce Ca­rol Oa­tes– a una so­cie­dad que pa­re­ce ha­ber per­di­do su iden­ti­dad

ri­ca­nos de­ci­dían cons­tan­te­men­te quié­nes que­rían ser, aban­do­na­dos sus orí­ge­nes co­mo Gatz pa­ra con­ver­tir­se en pu­dien­tes Gatsbys y per­se­guir unos sue­ños lla­ma­dos Daisy o qui­zá sim­ple­men­te Amé­ri­ca”. Es que, co­mo apun­ta un pro­di­gio de los vi­deo­jue­gos co­mo lo es Pet­ya, otro de los hi­jos, el pro­ble­ma es siem­pre hu­mano y desata las peo­res fa­ce­tas de su na­tu­ra­le­za. El au­tor del ya fa­mo­so (y con­de­na­do) Los ver­sos sa­tá­ni

cos po­ne en bo­ca de Re­né al­go que el pa­dre le de­cía a es­te: “Lo úni­co que jus­ti­fi­ca el pri­vi­le­gio es ha­cer al­go útil con él”. El es­cri­tor in­dio, aban­de­ra­do en la lu­cha por la li­ber­tad de ex­pre­sión, vuel­ve a dar fe de que sa­be bien qué ha­cer con su pri­vi­le­gia­do ta­len­to.

FO­TO: PA­TRICK AN­DERS­SON

RUSH­DIE. Na­ció en Bom­bay en ju­nio de 1947, dos me­ses an­tes de que la In­dia se in­de­pen­di­za­se de Gran Bre­ta­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.