En pri­me­ra per­so­na

Perfil (Domingo) - - CULTURA - MAR­COS BERTORELLO

He aquí una no­ve­la que com­bi­na de ma­ne­ra ma­gis­tral dos gé­ne­ros del si­glo pa­sa­do: el re­la­to po­li­cial y la cien­cia fic­ción. Del pri­me­ro, el au­tor si­gue la tra­di­ción nor­te­ame­ri­ca­na del re­la­to ne­gro: una se­rie de ase­si­na­tos que se su­ce­den no só­lo co­mo un enig­ma a re­sol­ver sino, y so­bre to­do, co­mo la con­se­cuen­cia na­tu­ral de un or­den so­cial in­jus­to y alie­nan­te. De mo­do que el pat­hos de la na­rra­ción se jue­ga en una cla­ve di­fe­ren­te a la de la in­ves­ti­ga­ción.

La no­ve­la ne­gra nor­te­ame­ri­ca­na es un re­la­to mo­ral en el que la mis­ma su­ce­sión de los he­chos mues­tra el es­ta­do de in­jus­ti­cia de la so­cie­dad en la que vi­ven los per­so­na­jes. Del gé­ne­ro de cien­cia fic­ción, Convertini si­gue la pis­ta de au­to­res que han pues­to el acen­to, so­bre to­do, en la evo­ca­ción de un cli­ma que se per­ci­be cer­cano y le­jano al mis­mo tiem­po.

Tal vez el ejem­plo más aca­ba­do de es­to sean los cli­mas y pai­sa­jes ex­tra­ños de los mun­dos na­rra­ti­vos de Ja­mes Ba­llard.

La ac­ción trans­cu­rre en la Ar­gen­ti­na en un tiem­po his­tó­ri­co in­de­fi­ni­do. A me­di­da que la tra­ma avan­za, el na­rra­dor nos ha­ce sa­ber las cla­ves prin­ci­pa­les del mun­do ima­gi­na­rio en el que trans­cu­rren los su­ce­sos: el país se en­cuen­tra so­me­ti­do a una pla­ga en la que unos se­res nun­ca des­crip­tos del to­do (gran acier­to del au­tor) de­pre­dan la po­bla­ción, de mo­do que Bue­nos Ai­res es una zo­na ase­dia­da y las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas se en­cuen­tran en Ga­lle­gos. El na­rra­dor es un per­so­na­je com­ple­jo, cau­ti­van­te: un per­de­dor en la vi­da y en el amor que se mue­ve en los bor­des de un trián­gu­lo con­for­ma­dos por los vér­ti­ces de tres per­so­na­jes igual­men­te com­ple­jos: Eri­ka, su mu­jer, con la que in­ten­tó vi­vir un amor al­go tur­bio, el “Le­le” Fi­gue­roa, un as­pi­ran­te a po­lí­ti­co con to­das las os­cu­ri­da­des del ca­so, y Mó­ni­ca, una chi­ca ino­cen­te, cris­ta­li­na.

Convertini es­cri­be con ora­cio­nes cor­tas y pre­ci­sas. Es­ta fra­seo­lo­gía le da un rit­mo tre­pi­dan­te a la tra­ma y a la vez mues­tra una poe­sía aus­te­ra en la que la con­cien­cia de los per­so­na­jes apa­re­ce re­tra­ta­da con una lu­ci­dez que se agra­de­ce.

CEDOC PER­FIL

CONVERTINI. Es pe­rio­dis­ta y tam­bién es­cri­be li­bros pa­ra ado­les­cen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.