Un can­to por día

Perfil (Domingo) - - CULTURA - POR QUIN­TíN

Es­cri­bo en el ter­cer día de #Dan­te2018, la lec­tu­ra co­lec­ti­va de La Di­vi­na Co­me­dia que Pablo Mau­ret­te pro­pu­so en Twit­ter y arran­có con un en­tu­sias­mo des­bor­dan­te. No re­cuer­do una ex­pe­rien­cia si­mi­lar. Des­de lue­go, no es la pri­me­ra lec­tu­ra co­lec­ti­va de una obra (in­clu­so las hay per­ma­nen­tes, co­mo los círcu­los de la Cá­ba­la o la que mues­tra la pe­lí­cu­la The Joy­cean So­ciety), pe­ro Twit­ter le con­fie­re a es­ta un ca­rác­ter abier­to, ho­ri­zon­tal, com­ple­ta­men­te li­bre y vo­lun­ta­rio, en el que el gra­do de com­pro­mi­so in­di­vi­dual pue­de va­riar de la pe­re­za a la ob­se­sión. Quie­nes per­sis­tan pue­den op­tar (o más bien os­ci­lar) en­tre dos al­ter­na­ti­vas: apro­ve­char la opor­tu­ni­dad pa­ra leer el tex­to con un rit­mo pau­ta­do o me­ter­se en la red de tra­duc­cio­nes, no­tas, re­ci­ta­dos, co­men­ta­rios eru­di­tos y ac­ce­der a una pe­que­ña par­te de la pa­ra­fer­na­lia que ro­dea a la Co­me­dia.

Pe­ro al lle­gar al fi­nal (son cien días, un día por can­to), a na­die le van a to­mar exa­men del Dan­te, ni tam­po­co se re­par­ti­rán pre­mios a los me­jo­res alum­nos. Al­gu­nos ha­brán uti­li­za­do la con­vo­ca­to­ria pa­ra en­ri­que­cer­se, otros pa­ra ilus­trar a los de­más o ha­cer­se los gra­cio­sos. A di­fe­ren­cia de otras pro­pues­tas cul­tu­ra­les ma­si­vas y de enun­cia­do sim­ple (pien­so, por ejem­plo, en La No­che de los Mu­seos), aquí el cen­tro es cla­ro, no hay una bu­ro­cra­cia es­ta­tal de­trás, ni pu­bli­ci­dad, ni di­ne­ro en juego. Es una ini­cia­ti­va to­tal­men­te pri­va­da y gra­tui­ta: so­lo ha­ce fal­ta una compu­tado­ra de la que se pue­de des­car­gar el li­bro, co­men­tar­lo y leer to­do lo que a pro­pó­si­to se es­cri­be. No de­ja de ser iluminador que sea Twit­ter el vehícu­lo de es­ta ex­tra­ña for­ma de co­mu­nión sin lí­de­res ni con­sig­nas. Al fi­nal, re­sul­ta que la red sir­ve pa­ra al­go más que pa­ra la in­for­ma­ción rá­pi­da, la chi­ca­na po­lí­ti­ca y el chis­te fá­cil. In­clu­so, el me­dio re­sul­ta tan po­ten­te que quie­nes en­tran en #Dan­te2018 pa­ra mo­les­tar o bur­lar­se son com­ple­ta­men­te ino­cuos y ha­cen el ridículo. Que­dan co­mo esas al­mas de las que ha­bla el Can­to 3, que ni si­quie­ra se­rán re­ci­bi­das en el in­fierno por­que han lle­va­do una vi­da in­tras­cen­den­te. Es mis­te­rio­so e in­tere­san­te que tan­ta gen­te se in­tere­se por leer a Dan­te Alig­hie­ri en com­pa­ñía, por con­for­mar una mul­ti­tud vir­tual cu­yo ob­je­ti­vo no es la vic­to­ria ni el aplau­so, co­mo pa­ra quie­nes van al fút­bol o a los re­ci­ta­les. En uno de mis tuits in­ge­nuos al res­pec­to, di­je que #Dan­te2018 era un hap­pe­ning, pen­san­do en cier­ta fe­li­ci­dad li­ga­da a lo ines­pe­ra­do e in­só­li­to, co­mo el Par­te­nón de Li­bros de Mar­ta Mi­nu­jín, una ins­ta­la­ción que ter­mi­na­ba con la gen­te lle­ván­do­se los ejem­pla­res uti­li­za­dos en la cons­truc­ción. Pe­ro los hap­pe­nings no eran así. En Re­vo­lu­ción en el ar­te, de Os­car Ma­sot­ta, se des­cri­be un hap­pe­ning que el au­tor or­ga­ni­zó en 1966 en el Ins­ti­tu­to Di Te­lla, ape­nas co­men­za­da la dic­ta­du­ra de On­ga­nía. Con­sis­tía bá­si­ca­men­te en un es­pec­tácu­lo tea­tral en el que se pa­ga­ba por ver a un con­jun­to de po­bres en el es­ce­na­rio (en reali­dad eran ac­to­res, aun­que Ma­sot­ta pen­só en re­clu­tar mendigos de la ca­lle) mien­tras so­na­ba una mú­si­ca a to­do vo­lu­men. La idea, de ins­pi­ra­ción neo­yor­qui­na, era ha­cer sen­tir mal a los es­pec­ta­do­res y la dis­cu­sión en­tre los en­ten­di­dos era si la idea era lo su­fi­cien­te­men­te mar­xis­ta­le­ni­nis­ta. La com­pa­ra­ción pue­de re­sul­tar for­za­da, pe­ro mues­tra que en al­go han cam­bia­do nues­tras cos­tum­bres cul­tu­ra­les. Aca­so pa­ra me­jor.

OS­CAR MA­SOT­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.