Va­ca­cio­nes en Bra­sil

Perfil (Domingo) - - CULTURA - POR DA­MIáN TABAROVSKY

Ah, las pla­yas de Bra­sil! Con su mar ver­de-tur­que­sa, su are­na blan­ca, las chi­cas en bi­ki­ni y los chi­cos en sun­ga. ¡Son inol­vi­da­bles! En ver­dad nun­ca es­tu­ve en una pla­ya en Bra­sil –fui mu­chas ve­ces a sus ciu­da­des, in­clui­da Río de Ja­nei­ro, pe­ro sin lle­gar al mar–, pe­ro leo en los dia­rios que mi­lla­res de ar­gen­ti­nos vi­si­ta­rán es­te ve­rano nues­tro her­mano país. Si se die­ran una vuel­ta por los kios­cos de la Ave­ni­da Pau­lis­ta en San Pablo, o por las bue­nas li­bre­rías de cual­quier otra ciu­dad, bien po­drían com­prar al­gu­nas de las re­vis­tas cul­tu­ra­les que se pu­bli­can allí, se­gu­ra­men­te más in­tere­san­tes que traer te­le­vi­so­res Te­le­fun­ken de Uru­gua­ya­na, a mi­tad de pre­cio que aquí (pa­re­ce que eso ya no se ha­ce más, ocu­rría en los 70 con Martínez de Hoz: per­dón, no me di cuen­ta de que ha­bía cam­bia­do la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca). En to­do ca­so, mis tres re­vis­tas fa­vo­ri­tas se edi­tan en Bra­sil.

La pri­me­ra, Piauí. Edi­ta­da en for­ma­to ta­bloi­de, men­sual, a co­lor, con más de 130 nú­me­ros pu­bli­ca­dos, es una de las re­fe­ren­cias –si no la más des­ta­ca­da– en el gé­ne­ro crónica pe­rio­dís­ti­ca y gran re­por­ta­je en Amé­ri­ca La­ti­na. Los úl­ti­mos años, co­mo era de es­pe­rar, es­tu­vie­ron mar­ca­dos por la cri­sis bra­si­le­ra: Piauí pier­de agu­de­za cuan­do ha­bla de po­lí­ti­ca, no obs­tan­te en ca­da nú­me­ro siem­pre hay tex­tos im­pe­ca­bles, mi­ra­das per­so­na­les y cró­ni­cas car­ga­das de iro­nía y eru­di­ción. En el nú­me­ro de no­viem­bre –el úl­ti­mo que lle­gó a mis ma­nos– el re­por­ta­je so­bre Hen­ri­que Mei­re­lles (ex je­fe del Ban­co Cen­tral de Lu­la, ac­tual mi­nis­tro de Ha­cien­da de Te­mer, y an­tes em­pre­sa­rio jun­to al du­do­so Joes­ley Ba­tis­ta –due­ño de JBS, la ma­yor em­pre­sa cár­ni­ca del mun­do), fir­ma­do por Ma­lu Gas­par, es im­pe­ca­ble.

Qua­tro Cin­co Um es una re­vis­ta men­sual de crí­ti­ca li­te­ra­ria. Di­ri­gi­da por Pau­lo Wer­neck y Fer­nan­da Dia­mant, lan­za­da en ma­yo de 2017, de apa­ri­ción men­sual, en me­nos de un año se con­vir­tió en cla­ve en la crí­ti­ca li­te­ra­ria bra­si­le­ra. Di­se­ña­da con una ma­que­ta al es­ti­lo de las “book re­view” an­glo­sa­jo­nas, qui­zás la ra­zón de su éxi­to re­si­da en su ca­rác­ter clá­si­co: 40 pá­gi­nas de re­se­ñas muy bien es­cri­tas, in­te­li­gen­tes, be­li­ge­ran­tes y pun­zan­tes. Es un pla­cer leer una muy bue­na re­vis­ta de un gé­ne­ro que se pen­sa­ba en ex­tin­ción –la crí­ti­ca li­te­ra­ria en me­dios es­pe­cia­li­za­dos. Gra­cias a un ar­tícu­lo de Ben­ja­min Mo­ser co­no­cí la obra de Ma­ria Ga­brie­la Llan­sol, es­cri­to­ra por­tu­gue­sa de los 70, en es­pe­cial su tri­lo­gía Geo­gra­fía de re­bel­des, so­bre la que, tar­de o tem­prano, es­cri­bi­ré en es­te mis­mo en­tre­te­ni­mien­to do­mi­ni­cal.

Su­ple­men­to Per­nam­bu­co –su­ple­men­to cul­tu­ral del dia­rio ofi­cial de la pro­vin­cia del mis­mo nom­bre– de pu­bli­ca­ción men­sual, des­de ha­ce una dé­ca­da es leí­do por un pú­bli­co ur­bano y uni­ver­si­ta­rio, más bien jo­ven (se lee más en San Pablo que en su pro­pia re­gión). In­fluen­cia­do por el de­ba­te con­tem­po­rá­neo, se abre a la dis­cu­sión so­bre te­mas de gé­ne­ro, so­bre las di­ver­sas for­mas de la izquierda ac­tual, so­bre la cri­sis po­lí­ti­ca y so­bre el rol so­cial de la li­te­ra­tu­ra. La po­lé­mi­ca es su car­ta de pre­sen­ta­ción. El año pa­sa­do lan­zó su se­llo edi­to­rial (con un li­bro so­bre Gran­de Ser­tão: ve­re­das), ve­re­mos có­mo con­ti­núa es­te nue­vo em­pren­di­mien­to. In­tere­sa­do –co­mo ca­da vez más la cultura bra­si­le­ra en ge­ne­ral– por la Amé­ri­ca La­ti­na his­pa­noha­blan­te, en sus úl­ti­mos nú­me­ros hay lar­gas no­tas so­bre Pi­glia y Pi­zar­nik. Pe­se a eso, no obs­tan­te, va­le la pena leer el su­ple­men­to mes a mes.

MA­RIA GA­BRIE­LA LLAN­SOL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.