EL FU­TU­RO LLE­GO Y ES­TA LE­JOS DE CA­SA

CA­DA VEZ HAY MAS JU­VE­NI­LES AR­GEN­TI­NOS QUE SE FOR­MAN Y SON PRO­MO­VI­DOS EN CLU­BES EU­RO­PEOS. LOS HI­JOS DE LA CRI­SIS DE 2001. EL PRO­YEC­TO DE AFA PA­RA CREAR UNA “EM­BA­JA­DA” Y CON­TE­NER­LOS.

Perfil (Domingo) - - DEPORTES - AGUS­TIN CO­LOM­BO

La si­tua­ción no es nue­va. Y ahí es­tá Leo Mes­si pa­ra de­jar­lo cla­ro, pa­ra po­ner su nom­bre y ape­lli­do co­mo ca­so tes­ti­go. Pe­ro lo que sí es nue­vo es la in­ten­si­fi­ca­ción, el go­teo im­per­cep­ti­ble que se con­vir­tió, en los úl­ti­mos años, en una co­rrien­te cau­da­lo­sa: por­que si lo de Mes­si – o lo de Mau­ro Icar­di más tar­de – era una ex­cep­ción, lo que ocu­rre aho­ra es que la ex­cep­ción se vol­vió re­gla: mu­chos fut­bo­lis­tas ar­gen­ti­nos se ini­cian, se for­man y son pro­mo­vi­dos a Pri­me­ra en clu­bes eu­ro­peos. La glo­ba­li­za­ción del fút­bol – o su trans­na­cio­na­li­za­ción– tam­bién lle­gó allí, al es­pa­cio más pu­ro o me­nos con­ta­mi­na­do: las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res.

Y es­to su­ce­de no por uno, sino por múl­ti­ples fac­to­res. Uno

de los de­ter­mi­nan­tes, se­gún Hu­go To­ca­lli, coor­di­na­dor de in­fe­rio­res de San Lo­ren­zo, es la par­te eco­nó­mi­ca. “Yo no­to mu­chas ve­ces que hay una de­ses­pe­ra­ción muy gran­de de las fa­mi­lias por sal­var­se a cos­ta del ta­len­to de los chi­cos, y eso me due­le mu­cho”, le di­ce a PER­FIL. El coor­di­na­dor de las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les, Her­mes De­sio, tie­ne una ex­pli­ca­ción me­nos sen­ti­men­tal y más his­tó­ri­ca: ase­gu­ra que el fe­nó­meno cre­ce por­que aho­ra es­tán aso­man­do a Pri­me­ra to­dos los hi­jos de las fa­mi­lias que se ra­di­ca­ron en Eu­ro­pa du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial de 2001-2002. Icar­di es­tá en­tre esos cien­tos de ca­sos: cuan­do ape­nas te­nía nue­ve años, su fa­mi­lia emi­gró a Ca­na­rias. El fue uno más en­tre los 270 mil ar­gen­ti­nos que emi­gra­ron a Eu­ro­pa en aque­llos tiem­pos de co­rra­li­to, re­pre­sión y des­em­pleo.

Pe­ro con el pa­so de los años, las si­tua­cio­nes se trans­for­man y se com­ple­ji­zan. “Aho­ra, mu­chos chi­cos son de pa­dres y ma­dres ar­gen­ti­nas, pe­ro no tie­nen la ciu­da­da­nía de nues­tro país”, ex­pli­ca De­sio. Y men­cio­na un ejem­plo con­cre­to pa­ra va­li­dar el es­ce­na­rio: el hi­jo del en­tre­na­dor Mau­ri­cio Po­chet­tino jue­ga en el Tot­ten­ham Hots­pur, de In­gla­te­rra, y na­ció en Es­pa­ña. Se lla­ma Mau­ri­zio –co­mo el pa­dre pe­ro con z–, tie­ne 16 años y es de­lan­te­ro. Ar­gen­ti­na, pa­ra él, es el país de sus pa­dres, no el su­yo. Sin es­ta­dís­ti­cas. La AFA no tie­ne un re­gis­tro ofi­cial de cuán­tos ar­gen­ti­nos es­tán for­mán­do­se en clu­bes del exterior, pe­ro exis­te una es­ti­ma­ción: só­lo en Eu­ro­pa hay al­re­de­dor de 300. “Pa­ra mí son mu­chí­si­mos más”, ase­gu­ra De­sio, que le pro­pu­so al pre­si­den­te de la AFA, Clau­dio “Chi­qui” Ta­pia, em­pe­zar a rea­li­zar un cen­so.

Ins­ta­lar un pre­dio en Eu­ro­pa es una de las pri­me­ras me­di­das pa­ra con­cre­tar ese re­le­va­mien­to. Se­ría una suer­te de “em­ba­ja­da” que De­sio con­si­de­ra cla­ve: des­de ahí, ade­más de te­ner un re­gis­tro ofi­cial, se po­dría ase­so­rar y ayu­dar a chi­cos que mu­chas ve­ces su­fren el des­arrai­go o las pre­sio­nes fa­mi­lia­res. “Al prin­ci­pio se pen­só que era pa­ra la ma­yor. Pe­ro es al re­vés: es pa­ra me­jo­rar el tra­ba­jo de las ju­ve­ni­les”, cuen­ta. To­do el cuer­po téc­ni­co que en­ca­be­za Jor­ge Sam­pao­li es­tá en la bús­que­da de ese cen­tro de­por­ti­vo: al­go así co­mo un pre­dio pan­óp­ti­co des­de don­de se pue­da ob­ser­var a la Eu­ro­pa fut­bo­le­ra, que en los pró­xi­mos años se­rá el ver­gel de mu­chí­si­mos fut­bo­lis­tas ar­gen­ti­nos. El Mar­be­lla Cen­ter es una de las op­cio­nes es­tu­dia­das. Pe­ro tam­po­co se des­car­ta que el cen­tro pue­da que­dar en otro país, por fue­ra de Es­pa­ña o Ita­lia.

Uno de los clu­bes que fre­cuen­te­men­te tie­nen ar­gen­ti­nos en sus plan­ti­llas de “fút­bol ba­se”, co­mo le di­cen en Es­pa­ña, es el Vi­lla­rreal. En al­gún mo­men­to se lle­gó a ha­blar de que so­lo ahí ha­bía se­sen­ta, pe­ro Fa­bián Sol­di­ni lo des­mien­te. Sol­di­ni es el re­pre­sen­tan­te que lle­vó a Mes­si a Bar­ce­lo­na, y aho­ra es el di­rec­tor de­por­ti­vo de la Agru­pa­ción De­por­ti­va In­fan­til Unión Ro­sa­rio (Adiur), una es­cue­li­ta de fút­bol de­ve­ni­da en club se­mi­pro­fe­sio­nal: jue­ga ac­tual­men­te en el Fe­de­ral B.

Adiur es una de las re­fe­ren­cias del fút­bol in­fan­til y ju­ve­nil de una ciu­dad pro­lí­fi­ca co­mo Ro­sa­rio: allí na­cie­ron Mes­si e Icar­di, dos de los em­ble­mas del fút­bol sin fron­te­ras. El club, que dis­tri­bu­ye pro­me­sas a va­rios clu­bes de la Ar­gen­ti­na, tam­bién lo ha­ce en Es­pa­ña: allí tie­ne un con­ve­nio con Vi­lla­rreal. Nahuel Lei­va, hoy en el Be­tis, hi­zo ese ca­mino: Adiur-Vi­lla­rreal-Be­tis. Y en el me­dio fue con­vo­ca­do por la se­lec­ción es­pa­ño­la sub 19.

Ta­pia quie­re evi­tar que eso se ma­si­fi­que con to­dos los ar­gen­ti­nos que apa­re­ce­rán en los pró­xi­mos me­ses. Por eso re­co­no­ció que le preo­cu­pa la si­tua­ción de Fran­cis­co Feui­llas­sier, la nue­va gran pro­me­sa ar­gen­ti­na en tie­rras eu­ro­peas. Su nom­bre em­pe­zó a so­nar des­de que Zi­ne­di­ne Zi­da­ne lo con­vo­có a la pre­tem­po­ra­da que el Real Ma­drid hi­zo por Es­ta­dos Uni­dos en ju­lio de 2017. “To­da­vía no tu­vo la opor­tu­ni­dad de ju­gar pa­ra Ar­gen­ti­na y por ahí ter­mi­na ju­gan­do en otra se­lec­ción”, ad­vir­tió Ta­pia. Feui­llas­sier na­ció en Mar del Pla­ta, tie­ne 18 años y lle­gó al Real ca­si por ca­sua­li­dad: fue a vi­si­tar a su her­mano Santiago –que tam­bién hi­zo las in­fe­rio­res en el Real y ac­tual­men­te jue­ga en la Se­gun­da Di­vi­sión de Sui­za– y des­lum­bró a un en­tre­na­dor me­ren­gue en un par­ti­do in­for­mal. A Feui­llas­sier lo co­no­cen más en Es­pa­ña que en Ar­gen­ti­na. To­do un sín­to­ma de es­te cam­bio de era.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

EL ME­JOR EJEM­PLO. Mes­si fue cria­do fut­bo­lís­ti­ca­men­te en Bar­ce­lo­na. En Ne­well’s ape­nas ju­gó en las in­fan­ti­les.

FOR EXPORT. Feui­llas­sier in­te­gra el plan­tel del Real. Icar­di em­pe­zó en Samp­do­ria. Nin­guno hi­zo las in­fe­rio­res en Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.