His­to­ria, in­gle­ses y mu­cho fút­bol

PER­FIL es­tu­vo en el ro­da­je de la nue­va pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Die­go Ca­pu­sot­to, una sátira am­bien­ta­da en la épo­ca co­lo­nial. el ac­tor se mues­tra preo­cu­pa­do por las po­lí­ti­cas que lle­va ade­lan­te el go­bierno.

Perfil (Domingo) - - CINE - JUAN MANUEL DO­MíN­GUEZ

En­tre Los pi­ra­tas del Ca­ri­be y Barry Lyn­don, me la juego. Des­car­to de plano el co­ti­llón, yo quie­ro ir a lo pro­fun­do” di­ce Nés­tor Mon­tal­bano ( Soy tu aven­tu­ra, Pá­ja­ros volando) a la ho­ra de ci­tar cuá­les son los sa­té­li­tes ci­né­fi­los de su nue­va pro­duc­ción. El di­rec­tor ha­bla así en­ton­ces de las am­bi­cio­nes de su nue­va pe­lí­cu­la, No llo­res por mí, In­gla­te­rra –la pro­duc­ción que en el pre­ci­so ins­tan­te en que res­pon­de en pleno San Tel­mo con más de 30º C de tem­pe­ra­tu­ra y a días de Na­vi­dad es­ta­ba a dos se­ma­nas de fi­na­li­zar su ro­da­je. Es cier­to que se la jue­ga: más de cua­ren­ta ac­to­res, mil ex­tras, un ro­da­je mi­tad uru­gua­yo (Co­lo­nia y Mon­te­vi­deo) y mi­tad ar­gen­tino, y la am­bi­ción de re­crear ba­ta­llas y par­ti­dos de fút­bol en la épo­ca de las In­va­sio­nes In­gle­sas. Y mu­chos nom­bres.

En­tre los ac­to­res de la pe­lí­cu­la de Mon­tal­bano se en­cuen­tran: Gon­za­lo He­re­dia, Mi­ke Ami­go­re­na, Lau­ra Fi­dal­go, Mir­ta Bus­ne­lli y Fer­nan­do Ca­ve­nag­hi (que se ve es­pec­ta­cu­lar ves­ti­do de épo­ca, co­mo el 10 del equi­po vi­si­tan­te). Fal­tan dos nom­bres a men­cio­nar, pe­ro son los que pre­ci­sa­men­te ese día es­tán fil­man­do una es­ce­na: Die­go Ca­pu­sot­to y Lu­ciano Cá­ce­res, que no ce­den sus ro­pas de épo­ca, sus pe­sa­das bo­tas y cha­le­cos, que la pro­duc­ción tra­jo de Es­pa­ña, y que jue­gan en un ban­co de su­plen­tes ago­bia­do por los hin­chas lo­ca­les in­sul­tan­do (adi­vi­nen: ¿quién di­ce “pe­lo­tu­do”?, por­que lo pi­de el guión, dos ve­ces co­mo si fue­ra lo me­jor que se pue­de ha­cer de­lan­te de una cá­ma­ra).

El par­ti­do en cues­tión, que im­pli­ca co­rri­das y el pue­blo re- cla­man­do (un pe­nal), es Crio­llos vs. In­gle­ses en la Pla­za de To­ros (aquí cu­bier­ta de lo­nas ver­des, pa­ra des­pués ser ani­ma­da). Pe­ro el mis­mo Mon­tal­bano acla­ra: “Es una pe­lí­cu­la que tie­ne fút­bol, pe­ro que tam­bién tie­ne otros in­gre­dien­tes: es una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras que ofre­ce un me­nú de otras co­sas, la his­to­ria real (Li­niers an­da gra­vi­tan­do por ahí) y más. Pe­ro sí, si las co­sas se dan bien, te­ne­mos una bue­na his­to­ria de fút­bol.” El mis­mo Lu­ciano Cá­ce­res ya fue­ra de las pa­ti­llas dig­nas de pró­cer de bi­lle­te lo de­ja en cla­ro: “Es una invitación a ju­gar a la épo­ca, la de las In­va­sio­nes In­gle­sas, y una his­to­ria co­mo nos tie­ne acos­tum­bra­dos Nés­tor, don­de se jue­ga la co­me­dia a full, pe­ro con mu­cho ri­gor his­tó­ri­co.”

Lo cier­to es que la tér­mi­ca en San Tel­mo no aflo­ja aun­que tam­po­co lo ha­ce el en­tu­sias­mo. No im­por­ta cuán­tas ve­ces Ca­pu­sot­to in­sul­te, to­dos al­re­de­dor son fe­li­ces. Mon­tal­bano ape­nas co­rri­ge, es ama­ble, pe­ro sa­be que se ju­gó “una fi­cha muy gran­de, pe­ro si no fue­ra por la efi­cien­cia del equi­po ya me hu­bie­ra vuel­to lo­co.”

Cla­ro que en una pe­lí­cu­la que se bur­la de los cam­bios de man­do, aquí sa­le la Co­ro­na es­pa­ño­la y en­tra la in­gle­sa de un día pa­ra el otro, y que mues­tra al de­por­te co­mo can­te­ro de pa­sio­nes, de lu­chas y de en­tre­te­ni­mien­to que pue­de rá­pi­da­men­te de­ve­nir in­dus­tria fe­ni­cia, ro­za gus­te o no lo que su­ce­de en la actualidad. Mon­tal­bano se­ña­la: “Hay una co­sa que ha­bla de eso que men­cio­nás: el per­so­na­je de Ma­no­le­te, an­tes del fút­bol, ha­cía even­tos en la Co­lo­nia. Ter­mi­na pre­so. Cuan­do se le­van­ta en la cár­cel ve la ban­de­ra in­gle­sa y ya no más la es­pa­ño­la. Sin en­trar a es­te pre­sen­te, si hay per­so­na­jes en el film que to­can co­sas de hoy, don­de de­ter­mi­na­dos gi­ros ines­pe­ra­dos ha­cen que ha­ya que sa­lir pa­ra ade­lan­te con otras pers­pec­ti­vas.”

An­te esa pre­gun­ta, Lu­ciano Cá­ce­res res­pon­de: “El ar­gen­tino. El que se quie­re sal­var. El que ve la opor­tu­ni­dad del ne­go­cio, acá el fút­bol co­mo en­tre­te­ni­mien­to de mul­ti­tu­des y que ta­pa mu­cho de lo que es­tá pa­san­do, co­mo pa­sa con mu­cho del es­pec­tácu­lo aquí.” Y Ca­pus­so­to agre­ga: “Pro­ba­ble­men­te to­da la pe­lí­cu­la pue­de ha­blar de nues­tra reali­dad, por­que siem­pre es­ta­mos su­je­tos a al­go de la reali­dad. Hay al­go del fút­bol, es cier­to, que es al­go que nos atra­vie­sa. Aquí se jue­ga a que vino en un mo­men­to que no fue cuan­do vino en Ar­gen­ti­na. Tam­bién es­tá el te­ma de lo na­cio­nal y ser to­ma­do por el afue­ra. No sa­ber si nues­tra iden­ti­dad es­tá cons­trui­da por no­so­tros y por otras mi­ra­das.”

RI­SAS. La pe­lí­cu­la trans­cu­rre du­ran­te las In­va­sio­nes In­gle­sas, pe­ro en es­te ca­so la dispu­ta se ter­mi­na­rá por re­sol­ver en un par­ti­do de fút­bol con Fer­nan­do Ca­ve­nag­hi.

FO­TOS: GZA. RA­QUEL FLOTTA

BAR­BA­DOS. Gon­za­lo He­re­dia se su­ma al elen­co que ro­dea a Die­go Ca­pu­sot­to en el film de Nés­tor Mon­tal­bano,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.