Pa­ra la cien­cia, las va­ca­cio­nes per­fec­tas son de 8 días

Es cuan­do se al­can­za el pi­co má­xi­mo de bie­nes­tar. acon­se­jan to­mar­se va­rios pe­río­dos a lo lar­go del año. Có­mo alar­gar el efec­to del des­can­so.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - FLORENCIA BALLARINO

Lle­ga el mo­men­to de pla­near las va­ca­cio­nes y to­dos los años apa­re­ce la mis­ma dis­yun­ti­va: ¿es me­jor to­mar­se to­do jun­to? ¿O do­si­fi­car el des­can­so en va­rias se­ma­nas? La cien­cia ya ofre­ce al­gu­nas pis­tas que ayu­dan a de­ci­dir­se. De acuer­do con es­tu­dios rea­li­za­dos por la psi­có­lo­ga or­ga­ni­za­cio­nal Jes­si­ca de Bloom, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Tam­pe­re, en Fin­lan­dia, las va­ca­cio­nes idea­les no du­ran ni una se­ma­na ni una quin­ce­na sino exac­ta­men­te ocho días. Des­pués de eso, la sen­sa­ción de bie­nes­tar dis­mi­nu­ye (aun­que no tan­to co­mo cuan­do uno re­gre­sa a la ru­ti­na la­bo­ral).

En uno de sus tra­ba­jos, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Psy­cho­logy & Health, eva­luó a un cen­te­nar de tra­ba­ja­do­res ho­lan­de­ses en dis­tin­tos pe­río­dos de des­can­so: una pau­sa de dos o tres días, un re­ce­so de in­vierno de diez días y unas va­ca­cio­nes de ve­rano de tres se­ma­nas. Jun­to a su equi­po, De Bloom en­con­tró que, a par­tir del se­gun­do día de des­can­so, la sa­lud y el áni­mo me­jo­ran y au­men­tan los ni­ve­les de ener­gía. Y que el pi­co de bie­nes­tar má­xi­mo se al­can­zó en el oc­ta­vo día de va­ca­cio­nes.

“No vi­mos que las va­ca­cio- nes más lar­gas tu­vie­ran un efec­to más pro­fun­do o más du­ra­de­ro en la sa­lud y el bie­nes­tar. Ade­más, pue­den con­lle­var un ries­go, ya que es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­se con ma­yor an­ti­ci­pa­ción y al re­gre­so es pro­ba­ble en­con­trar­se con más tra­ba­jo acu­mu­la­do. Nues­tros es­tu­dios in­di­can que es más ló­gi­co acor­tar las va­ca­cio­nes y op­tar por va­rios pe­río­dos de des­can­so a lo lar­go del año”, di­jo De Bloom a PER­FIL vía mail.

Pa­ra la mé­di­ca psi­quia­tra Ve­ró­ni­ca Mora Du­buc, miem­bro de la Aso­cia­ción de Psi­quia­tras Ar­gen­ti­nos (APSA), ha­blar de ocho días pue­de ser un es­tán­dar pe­ro la ne­ce­si­dad de ca­da per­so­na no es la mis­ma. “Los ni­ve­les de ten­sión, res­pon­sa­bi­li­dad y car­ga fí­si­ca o psí­qui­ca son muy di­ver­sos se­gún la ta­rea. Más des­gas­te re­quie­re ma­yor re­pa­ra­ción. Y las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les tam­bién ha­cen a la po­si­bi­li­dad de de­le­gar y me­jo­rar la ca­li­dad del des­can­so”.

Por su par­te, Ga­brie­la Martínez Cas­tro, di­rec­to­ra del Cen­tro de Es­tu­dios Es­pe­cia­li­za­dos en Tras­tor­nos de An­sie­dad, con­si­de­ró que se ne­ce­si­tan al me­nos 15 días pa­ra lo­grar des­co­nec­tar­se. “En la pri­me­ra se­ma­na se con­ti­núa con la iner­cia de la sen­sa­ción de obli­ga­cio­nes y preo­cu­pa­cio­nes, y en la se­gun­da se lo­gra el ver­da­de­ro des­can­so”. Be­ne­fi­cios. Pe­ro pa­ra quien no se pue­de to­mar la quin­ce­na, es pro­duc­ti­vo ha­cer por lo me­nos una es­ca­pa­da. In­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Ca­li­for­nia y Har­vard (EE.UU.) de­mos­tra­ron que basta con seis días ale­ja­dos de la ru­ti­na pa­ra que se mo­di­fi­quen cier­tos pro­ce­sos bio­ló­gi­cos re­la­cio­na­dos con la res­pues­ta al es­trés, la ac­ti­vi­dad del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y la lon­ge­vi­dad. “Exis­ten evi­den­cias em­pí­ri­cas de que las va­ca­cio­nes fa­vo­re­cen la sa­lud y de que, tras un tiem­po pro­lon­ga­do sin des­can­sar, so­mos más vul­ne­ra­bles a las enfermedades car­dio­vas­cu­la­res y au­men­ta el ries­go de muer­te pre­ma­tu­ra”, ex­pli­có De Bloom.

Pa­ra el mé­di­co psi­coa­na­lis­ta Juan Eduardo Te­so­ne, miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na, las va­ca­cio­nes son un de­re­cho, ya que im­pli­can un re­po­so de las obli­ga­cio­nes co­ti­dia­nas. “En ese sen­ti­do no de­be­rían ser

Con seis días ya se mo­di­fi­can pro­ce­sos bio­ló­gi­cos re­la­cio­na­dos con el es­trés

con­si­de­ra­das un lu­jo, sino un mo­men­to de cor­te, de es­par­ci­mien­to y de ocio. En de­fi­ni­ti­va, un mo­men­to de gran va­lor per­so­nal y fa­mi­liar, du­ran­te el cual se in­ten­ta lo­grar un en­cuen­tro con uno mis­mo y con su en­torno afec­ti­vo. Es una ex­ce­len­te oca­sión pa­ra que los víncu­los pue­dan re­vi­go­ri­zar­se y re­for­mu­lar­se a la luz de in­ter­cam­bios mar­ca­dos por un rit­mo di­fe­ren­te al ha­bi­tual”.

Tras el re­gre­so a la ru­ti­na, los be­ne­fi­cios de las va­ca­cio­nes no du­ran más de una se­ma­na, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes que reali­zó De Bloom. Pe­ro hay al­gu­nos tips pa­ra alar­gar el efec­to po­si­ti­vo del des­can­so. Por ejem­plo, de­jar lo me­jor de las va­ca­cio­nes pa­ra el fi­nal (la re­gla del peak-end) en lu­gar de pa­sar el úl­ti­mo día lim­pian­do o ar­man­do va­li­jas; reanu­dar el tra­ba­jo un miér­co­les y no un lu­nes, y usar una fo­to de las va­ca­cio­nes co­mo pro­tec­tor de pan­ta­lla en la PC o el ce­lu­lar. Y, por úl­ti­mo, co­men­zar a pla­ni­fi­car el pró­xi­mo des­can­so.

TE­LAM

RE­LAX. To­mar­se un re­ce­so de la ru­ti­na la­bo­ral fa­vo­re­ce la sa­lud. Es tam­bién un mo­men­to pa­ra el ocio y re­vi­go­ri­zar víncu­los fa­mi­lia­res.

CEDOC

EN­CHU­FA­DO. La tec­no­lo­gía pue­de en­tor­pe­cer el des­can­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.