Ma­cri bus­ca que­brar a la CGT

Plan pa­ra se­du­cir a otros gre­mios y ais­lar a ca­mio­ne­ros

Perfil (Domingo) - - PORTADA - EZE­QUIEL SPILLMAN

El Go­bierno tra­ba­ja pa­ra que la cen­tral obre­ra de­je so­lo a Mo­yano en la mar­cha pro­gra­ma­da aún pa­ra el jue­ves 22. Con­tem­pla am­pliar el de­ba­te de la re­for­ma la­bo­ral, ade­cuar con­ve­nios y fa­ci­li­tar fon­dos pa­ra obras so­cia­les.

Du­ran­te años hu­bie­se si­do im­pen­sa­do. Pe­ro ocu­rrió: una cum­bre se­cre­ta en­tre Pablo Mo­yano, el más com­ba­ti­vo del clan fa­mi­liar, y Má­xi­mo Kirch­ner ter­mi­nó de se­llar lo que se­rá la mar­cha del 22 de fe­bre­ro con­tra el Go­bierno. An­te es­to, el ofi­cia­lis­mo tra­ba­ja, de ma­ne­ra si­len­cio­sa, pa­ra que se con­cre­te la di­vi­sión de la CGT y ais­lar a Hu­go Mo­yano.

La es­tra­te­gia ofi­cial vie­ne dán­do­se des­de que el lí­der ca­mio­ne­ro de­ci­dió em­ba­rrar la dis­cu­sión por la re­for­ma la­bo­ral y, en par­ti­cu­lar, des­de que pa­só a la ofen­si­va con­tra la Casa Ro­sa­da por, se­gún in­ter­pre­tan, las cau­sas ju­di­cia­les que pe­san con­tra él y su en­torno más ín­ti­mo.

Es más: Mau­ri­cio Ma­cri, jun­to al mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca, do­bla­ron la apues­ta con­tra los sin­di­ca­tos dís­co­los y en­ca­ra­ron una se­rie de ochen­ta au­di­to­rías (ver apar­te) pa­ra ve­ri­fi­car con lu­pa el es­ta­do contable de los gre­mios. En­tre los sin­di­ca­tos que co­men­za­rán a re­ci­bir las no­ti­fi­ca­cio­nes es­tá ano­ta­do, por su­pues­to, Ca­mio­ne­ros.

“La di­vi­sión de la CGT ya es­tá, es un he­cho, pe­ro se va a ver el 22 de fe­bre­ro”, apun­ta an­te PER­FIL uno de los fun­cio­na­rios que sue­le re­unir­se con los gre­mios des­de el co­mien­zo de la ges­tión. Y re­cuer­da los men­sa­jes que le lle­ga­ban a Tria­ca des­de un sec­tor de los sin­di­ca­tos cuan­do, en la úl­ti­ma mar­cha, hu­bo trom­pa­das en la Pla­za de Ma­yo y re­cla­mos cru­za­dos en el pal­co. “¿Có­mo van a evi­tar ca­gar­se a trom­pa­das el 22F?”, agre­ga la fuen­te ofi­cial. Y com­ple­ta con un da­to em­pí­ri­co: la úl­ti­ma fo­to don­de se anun­ció la mar­cha mos­tró a Pablo Mo­yano con dos de los tres triun­vi­ros de la CGT, to­dos apo­ya­dos por los gre­mios kirch­ne­ris­tas co­mo Cte­ra (con Ro­ber to Ba­ra­del) y Ban­ca­rios (con Ser­gio Pa­laz­zo, quien ya tie­ne dos pa­ros anun­cia­dos). En esa fo­to, sal­vo el histórico lí­der de los mu­ni­ci­pa­les por­te­ños, Ama­deo Gen­ta, hay sin­di­ca­tos con po­cos afiliados: Juan Carlos Sch­mid, de Dra­ga­do y Ba­li­za­mien­to (500); Carlos Acu­ña, em­plea­dos de es­ta­cio­nes de Ser­vi­cio (5 mil); o Víc­tor San­ta Ma­ría, de los por­te­ros de edi­fi­cio (10 mil).

En la Casa Ro­sa­da ase­gu­ran que los gre­mios más im­por­tan­tes que re­pre­sen­tan a más de la mi­tad de los de­le­ga­dos de la CGT no es­tu­vie­ron: los “gor­dos”, los “in­de­pen­dien­tes” y las 62 Or­ga­ni­za­cio­nes.

Aho­ra bien, ¿qué pro­po­ne el Go­bierno en es­te con­tex­to? En pri­mer lu­gar, ade­cuar los con­ve­nios co­lec­ti­vos de tra­ba­jo, ce­rrar las pa­ri­ta­rias sin gran­des es­tri­den­cias ni con­flic­tos, abrir el de­ba­te por la re­for­ma la­bo­ral, reor­de­nar los pa­pe­les de los sin­di­ca­tos y, por su­pues­to, la li­be­ra­ción de fon­dos pa­ra obras so­cia­les. De es­to ya sa­ben des­de Ua­tre (peo­nes ru­ra­les) pa­san­do por la Uo­cra de Ge­rar­do Mar­tí­nez, Obras Sa­ni­ta­rias de Jo­sé Luis Lin­ge­ri (es­tos dos úl­ti­mos be­ne­fi­cia­dos por el cre­ci­mien­to de la obra pú­bli­ca), o los vin­cu­la­dos

una reunión en­tre Pablo mo­yano y má­xi­mo K des­per­tó las du­das en el ofi­cia­lis­mo

con el sec­tor ener­gé­ti­co. To­do es­to, ade­más, re­dun­da­ría en otra cues­tión: ais­lar a Mo­yano pro­gre­si­va­men­te.

“Es­ta­mos en una si­tua­ción pa­re­ci­da a la del año pa­sa­do, cuan­do (Luis) Ba­rrio­nue­vo los con­vo­có y co­men­za­ron a dar­se ma­ni­ja pa­ra ha­cer un pa­ro, pe­ro no te­nían cla­ro pa­ra qué”, con­fía otra fuen­te ma­cris­ta. Y aña­de: era un con­tex­to eco­nó­mi­co “mu­cho peor”: in­fla­ción de más de 30% y no le­van­ta­ba el em­pleo re­gis­tra­do. “Hoy hay una in­fla­ción con­tro­la­da, ré­cord de em­pleo por en­ci­ma de 2015, en­ton­ces no hay un con­tex­to pa­ra se­me­jan­te qui­lom­bo. Si des­pués del 22F con­vo­can a un pa­ro, ¿cuál va a ser la ex­pli­ca­ción?”, con­clu­ye. Se­gún da­tos que ate­so­ran en la car­te­ra la­bo­ral, los ni­ve­les de con­flic­ti­vi­dad sin­di­cal en 2017 fue­ron los más ba­jos des­de 2011.

Mo­yano ver­sus Ma­cri. En es­te mar­co, la pe­lea con Mo­yano va en se­rio: no ha­bla con Tria­ca des­de el 9 de enero, cuan­do inau­gu­ra­ron jun­tos un sa­na­to­rio de la obra so­cial de Ca­mio­ne­ros. Ese día es­ta­ba Li­lia­na Zu­let, la mu­jer de Hu­go, quien ese día se mos­tró en­fá­ti­ca­men­te a fa­vor de la re­for­ma la­bo­ral, y Die­go San­ti­lli, el vi­ce­je­fe de Go­bierno por­te­ño y ha­bi­tual in­ter­lo­cu­tor del ca­ci­que sin­di­cal. Mo­yano le en­vió men­sa­jes vía gre­mia­lis­tas alia­dos a Tria­ca, pe­ro no hu­bo se­ña­les de dis­ten­sión ni mu­cho me­nos.

“To­do se rom­pió cuan­do Hu­go no vio la pro­pues­ta del Pre­si­den­te so­bre la Ar­gen­ti­na del fu­tu­ro: ade­cuar su ac­ti­vi­dad a lo que de­man­da la Ar­gen­ti­na que ne­ce­si­ta ex­por­tar más y ba­jar los cos­tos del trans­por­te”, des­cri­ben en el ofi­cia­lis­mo. En otras pa­la­bras: adap­tar los con­ve­nios del sec­tor del trans­por­te pa­ra ba­jar lo que en el Go­bierno con­si­de­ran “cos­tos in­ne­ce­sa­rios a la pro­duc­ción”.

“A Mo­yano so­lo le in­tere­sa­ba el te­ma OCA (la em­pre­sa de Co­rreo que de­fien­de co­mo pro­pio)”, agre­gan en el Go­bierno. “Y aho­ra ha­ce una mar­cha pa­ra de­fen­der­se a sí mis­mo”, con­clu­yen.

GET

GRIE­TA. La CGT ya vi­ve un di­vor­cio de he­cho. Por un la­do, Mo­yano, Ba­rrio­nue­vo y gre­mios kirch­ne­ris­tas. Por el otro, los tra­di­cio­na­les “gor­dos” y los “in­de­pen­dien­tes”.

CEDOC PER­FIL

OTROS TIEM­POS. Cuan­do el ca­mio­ne­ro era un alia­do de Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.