“ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta ter­mi­nar con el sin­di­ca­lis­mo bur­gués”

El se­gun­do de Fri­ge­rio cree que Mo­yano po­li­ti­za sus pro­ble­mas ju­di­cia­les. Y di­ce que el PJ ha per­di­do su mís­ti­ca, co­mo la cgt.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - EZE­QUIEL SPILLMAN

Es uno de los fun­cio­na­rios claves en la re­la­ción del Go­bierno con los go­ber­na­do­res. Su his­to­ria lo ubi­ca en el PJ pe­ro hoy se au­to­de­no­mi­na “ma­cris­ta”. Con 37 años, Sebastián Gar­cía de Lu­ca es se­cre­ta­rio del In­te­rior (el vi­ce­mi­nis­tro po­lí­ti­co), y en una en­tre­vis­ta con PER­FIL des­de su des­pa­cho en la plan­ta ba­ja de la Casa Ro­sa­da tra­za el fu­tu­ro de Cam­bie­mos y la CGT.

—¿Qué opi­na del ca­so Tria­ca?

—Jor­ge es una bue­na per­so­na, un muy buen mi­nis­tro que es­tá dan­do mu­chas pe­leas con sec­to­res sin­di­ca­les que no quie­ren sa­lir de sus vie­jas cos­tum­bres. Es­to no es me­nor: es par­te de lo que apa­re­ció en la co­yun­tu­ra. El mis­mo ha ad­mi­ti­do su error pe­ro te­ne­mos que ana­li­zar el con­tex­to de los desafíos que es­tá dan­do Jor­ge y que ha­ce que mu­chos sin­di­ca­lis­tas no se sien­tan có­mo­dos.

—¿El Go­bierno tra­ba­ja en la di­vi­sión de la CGT?

—No, la CGT tie­ne el mis­mo pro­ble­ma en la or­ga­ni­za­ción y la con­duc­ción que tie­ne el PJ. No­so­tros no tra­ba­ja­mos pa­ra esa di­vi­sión, nos en­can­ta­ría te­ner una CGT que tra­ba­je de ma­ne­ra or­gá­ni­ca y que nos per­mi­ta de­ba­tir có­mo ge­ne­rar más em­pleo y me­jo­rar la ca­pa­ci­ta­ción.

—¿No be­ne­fi­cia a la Casa Ro­sa­da la ato­mi­za­ción opo­si­to­ra?

—El PJ ha per­di­do iden­ti­dad, mís­ti­ca y re­pre­sen­ta­ción, al igual que la CGT. Se han que­da­do en la dis­cu­sión de los car­gos, de los sím­bo­los y las mar­chas. Hoy veo di­fí­cil la uni­dad de la CGT des­de el re­jun­te de di­ri­gen­tes. Ade­más, es­toy con­ven­ci­do de que Cam­bie­mos re­pre­sen­ta a la cla­se me­dia ar­gen­ti­na, ese sec­tor que his­tó­ri­ca­men­te el PJ, in­clu­so la CGT, ha­bían re­pre­sen­ta­do.

—¿El Go­bierno es­tá de­trás de las cau­sas con­tra los gre­mia­lis­tas?

—No. Y los sin­di­ca­lis­tas que tie­nen pro­ble­mas ju­di­cia­les tie­nen que dar ex­pli­ca­cio­nes a la Jus­ti­cia. Hoy ve­mos mu­chos de ellos que quie­ren ha­cer mar­chas o re­jun­tes de dis­tin­tos gre­mios pa­ra pa­ros na­cio­na­les, que­rien­do trans­for­mar un pro­ble­ma ju­di­cial en uno po­lí­ti­co.

—¿Mo­yano ar­ma una mar­cha por sus cau­sas?

—Mo­yano quie­re trans­for­mar su pro­ble­ma ju­di­cial en un pro­ble­ma po­lí­ti­co. Se es­tán le­van­tan­do ban­de­ras en con­tra del Go­bierno cuan­do Mo­yano tie­ne que en­ten­der que en la Ar­gen­ti­na se ter­mi­na­ron los pri­vi­le­gios, que hay in­de­pen­den­cia real de po­de­res y que si quie­re un pro­ble­ma ju­di­cial que pre­sen­te sus ar­gu­men­tos y se de­fien­da. La Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta ter­mi­nar con los sin­di­ca­lis­tas bur­gue­ses, mi­llo­na­rios, que pien­san en sus in­tere­ses em­pre­sa­rios.

—¿Ma­cri va por la re­elec­ción en 2019?

—En 2018 te­ne­mos que de­di­car­nos a la ges­tión. Ló­gi­ca­men­te co­mo ma­cris­ta y es­tan­do con­ven­ci­do del li­de­raz­go de Mau­ri­cio, me en­can­ta­ría que ha­ya Mau­ri­cio pa­ra seis años más, pe­ro se­rá una dis­cu­sión a fu­tu­ro y que es­te año te­ne­mos que cum­plir con lo que la so­cie­dad es­pe­ra de no­so­tros.

—¿Fue más di­fí­cil la re­la­ción con los go­ber­na­do­res

—Fue cla­ve la reunión del Pre­si­den­te con ellos la pri­me­ra se­ma­na de ges­tión don­de plan­teó una nue­va re­la­ción no so­lo en lo for­mal sino de fon­do. Y es­to se fue dan­do en los he­chos: con la gran ma­yo­ría cons­trui­mos una gran re­la­ción, ma­du­ra y cons­truc­ti­va, y que se vio tan­to en las obras co­mo en la de­vo­lu­ción del 15% (de fon­dos). En el me­dio, ob­via­men­te, apa­re­cen enojos y di­fe­ren­cias, pe­ro he­mos en­con­tra­do un ca­mino con la ma­yo­ría.

—¿Hu­bo dis­cre­cio­na­li­dad en el re­par­to de obras?

—No hu­bo. En prin­ci­pio por­que ter­mi­na­mos las obras que el kirch­ne­ris­mo, dis­cre­cio­nal­men­te, de­fi­nió en al­gu­nos lu­ga­res. Y por otro la­do, to­dos los go­ber­na­do­res tie­nen las puer­tas abier­tas, to­dos tie­nen obras en ba­se a sus ne­ce­si­da­des. Es cla­ve el rol de Ro­ge­lio (Fri­ge­rio) en es­te ca­mino. Na­die pue­de de­cir que hay dis­cri­mi­na­ción.

—¿El 2019 pue­de com­pli­car la re­la­ción con los go­ber­na­do­res?

—Es po­si­ble que apa­rez­can dis­cu­sio­nes elec­to­ra­les. Has­ta qué pun­to pue­den dar­se, lo des­co­noz­co. Pe­ro es par­te del jue­go po­lí­ti­co-elec­to­ral. No creo que eso afec­te la re­la­ción go­ber­na­do­res-go­bierno na­cio­nal. En to­do ca­so, ha­brá dis­cu­sión en las provincias, con Cam­bie­mos que­rien­do ga­nar y ellos que­rien­do ga­nar tam­bién.

—¿Se mo­les­tó con el de­cre­to so­bre los fa­mi­lia­res?

—No, y no es una me­di­da ais­la­da: es una cues­tión ins­ti­tu­cio­nal que sien­ta un pre­ce­den­te pa­ra ins­ta­lar los cam­bios que lle­va­mos ade­lan­te. Es el ca­mino que tam­bién pi­de la so­cie­dad.

—¿Qué opi­na de la ges­tión de Vidal? —

Ma­ría Eu­ge­nia es­tá ha­cien­do enor­mes cam­bios, hay bue­nos mi­nis­tros y ella es­tá muy in­vo­lu­cra­da, tras ha­ber re­ci­bi­do una pro­vin­cia que Scio­li de­jó aban­do­na­da, en la peor si­tua­ción fi­nan­cie­ra y de in­fra­es­truc­tu­ra. Fue el peor go­ber­na­dor de los úl­ti­mos vein­te años y de los pró­xi­mos vein­te años.

CEDOC PER­FIL

MA­CRIS­TA. Aun­que vie­ne del PJ, hoy ya no se de­fi­ne por esa si­gla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.