Mo­yano sal­vó a Tria­ca

Perfil (Domingo) - - POLITICA - CARLOS DE SI­MO­NE

Holly wood lo t uvo cla­ro des­de un prin­ci­pio, cuan­do Har­vey Weins­tein, el pro­duc­tor mons­truo, sal­tó a la fa­ma por sus abu­sos se­xua­les. Hu­bo una de­nun­cia, dos… tres tuits, cien, mil. La in­dus­tria con­clu­yó que la ca­ta­ra­ta era im­pa­ra­ble y se sin­tió ame­na­za­da. Vio ve­nir la ola y te­mió que se lle­va­ra pues­tos a to­dos, que que­da­ra al des­cu­bier­to có­mo du­ran­te dé­ca­das y has­ta ayer Holly­wood fun­cio­nó pla­ga­do de “Weins­teins” que to­le­ró y apa­ñó. Te­nía que mos­trar­se sor­pren­di­da, in­dig­nar­se, po­ner­se al fren­te y to­mar el cas­ti­go en mano pro­pia, ti­rar la man­za­na po­dri­da por la ven­ta­na an­tes de que al­guien se pu­sie­ra a re­vi­sar de­ma­sia­do el ca­jón y des­cu­brie­ra otras tan­tas des­com­po­si­cio­nes, vie­jas y ac­tua­les.

Usó ca­si el mis­mo me­ca­nis­mo, una de­nun­cia pú­bli­ca, dos tuits, tres, mil, y un to­que de show: la su­per­vi­ven­cia y el fin de las pe­sa­di­llas en la fá­bri­ca de sue­ños, ga­ran­ti­za­das.

A la dis­tan­cia de ki­ló­me­tros y te­má­ti­ca, Ma­cri en­fren­tó una di­ná­mi­ca si­mi­lar con el ca­so Tria­ca: un What­sApp dis­pa­ra­do, una de­nun­cia por tra­ba­jo en ne­gro y tuits y gri­tos mul­ti­pli­ca­dos. Es­ta­lli­do en los me­dios y me­sa ser­vi­da pa­ra opo­si­to­res. Con me­nos re­fle­jos que Holly­wood, el Go­bierno com­pro­bó que no iba a po­der de­te­ner un tsu­na­mi con un pa­ra­guas. Pa­ra más, las re­ve­la­cio­nes so­bre los os­cu­ros nom­bra­mien­tos en los sin­di­ca­tos in­ter­ve­ni­dos lle­ga­ron jus­to cuan­do la de­ten­ción de pe­lí­cu­la del sin­di­ca­lis­ta Bal­ce­do en Uru­guay se ha­bía con­ver­ti­do en un éxi­to, no tan ta­qui­lle­ro co­mo los bol­sos de Ló­pez, pe­ro efi­caz pa­ra la tem­po­ra­da ba­ja.

Los te­mo­res se mul­ti­pli­ca­ron co­mo los tuits y las de­nun­cias. Ni si­quie­ra la pri­me­ra de­fen­sa pú­bli­ca del je­fe de Ga­bi­ne­te ha­bía lo­gra­do de­te­ner la he­mo­rra­gia. ¿Qué ga­ran­tía ha­bía de que no apa­re­cie­ran más tra­pos su­cios, más nom­bres de pa­rien­tes en car­gos in­có­mo­dos, una ban­da­da de cis­nes ne­gros?

Ha­bía que to­mar la ini­cia­ti­va, pe­ro la ju­ga­da can­ta­da no se po­día ha­cer: en ple­na ba­ta­lla con­tra Hu­go Mo­yano era im­po­si­ble apli­car la “en­mien­da Weins­tein” y eyec­tar al mi­nis­tro de Tra­ba­jo. Mo­yano sal­vó a Tria­ca y obli­gó al Go­bierno a gas­tar una ba­la de pla­ta con la ini­cia­ti­va de pres­cin­dir de fa­mi­lia­res en car­gos ofi­cia­les. Ni el anun­cio he­cho por el pro­pio pre­si­den­te al­can­zó a di­si­mu­lar la so­bre­ac­tua­ción. Ca­si que lo hi­zo más evi­den­te. En otro con­tex­to, una me­di­da co­mo esa, pre­sen­ta­da co­mo par­te de la re­vo­lu­ción éti­ca, has­ta po­dría ha­ber si­do una car­ta de cam­pa­ña elec­to­ral, “gar­par” co­mo me­dio Me­tro­bus. Pe­ro más que ini­cia­ti­va so­nó a con­se­cuen­cia, a de­bi­li­dad. Hoy es­tá más cla­ro el des­con­ten­to puer­tas aden­tro, pa­ra los fun­cio­na­rios que sien­ten que se van pa­ra que no se va­ya Tria­ca, y pa­ra los que se que­da­rán con los sa­la­rios con­ge­la­dos, que el ré­di­to po­lí­ti­co an­te una so­cie­dad que no reac­cio­na co­mo en Holly­wood. El pú­bli­co que has­ta ha­ce po­co se po­nía de pie pa­ra aplau­dir hoy so­lo pa­re­ce dis­pues­to a apro­bar en si­len­cio.

CEDOC PER­FIL

RE­ELEC­CION. Le gus­ta­ría ver a Ma­cri go­ber­nan­do por 6 años más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.