El re­la­to M y la in­ti­mi­dad del ajus­te

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GUS­TA­VO GONZáLEZ

Otor­gar 0% de au­men­to a mi­nis­tros y se­cre­ta­rios que ya tra­ba­jan por sa­la­rios que son la mi­tad de lo que ga­na­rían en la ac­ti­vi­dad pri­va­da, im­pli­ca ba­jar­les el suel­do un 15 o un 20% a fin de año, se­gún la in­fla­ción que re­sul­te. Y en­cie­rra el pe­li­gro a me­diano pla­zo de que pa­ra ser fun­cio­na­rio se de­ba ser ri­co, po­seer un al­to es­pí­ri­tu re­pu­bli­cano o la es­pe­ran­za de ro­bar sin ser des­cu­bier­to.

En el cor­to pla­zo, en cam­bio, se en­tien­de co­mo un ges­to en lí­nea con lo que ha­ce dos se­ma­nas se de­cía en es­ta co­lum­na (“Obli­ga­dos a so­bre­ac­tuar trans­pa­ren­cia”). Lo mis­mo que echar a fa­mi­lia­res de fun­cio­na­rios, aun­que, en al­gu­nos ca­sos, ten­gan más tra­yec­to­ria que los pro­pios mi­nis­tros. Re­cu­pe­rar el re­la­to. El ma­cris­mo lle­gó al po­der con una car­ta ga­na­do­ra: el match “pa­sa­do vs. fu­tu­ro”, que le sir­vió pa­ra triun­far en 2015. Des­de en­ton­ces in­ten­tó ju­gar una se­gun­da car­ta fuer­te: la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, cons­ta­ta­ción ma­te­rial de que el fu­tu­ro en efec­to se­ría me­jor. A me­dia­dos de 2017, al­gu­nos de los pro­nos­ti­ca­dos bro­tes ver­des al fin em­pe­za­ron a dar fru­tos.

Las elec­cio­nes de oc­tu­bre pa­sa­do se ga­na­ron así, con la car­ta del “pa­sa­do vs. fu­tu­ro” en una mano y con el “em­pe­za­mos a cre­cer” en la otra. Pe­ro tras se­ma­nas de fes­te­jo, la so­cie­dad fue a las ven­ta­ni­llas de la Ro­sa­da a co­brar por su re­no­va­do apo­yo. Co­bra­ron, pe­ro con au­men­tos de ta­ri­fas y ser­vi­cios, más una con­tro­ver­ti­da re­for­ma ju­bi­la­to­ria.

Las me­di­das po­dían ser sa­na­do­ras en el lar­go pla­zo pa­ra cuen­tas pú­bli­cas po­bres, pe­ro en el cor­to pla­zo se las sin­tió co­mo un sim­ple ajus­te.

Pa­ra que fun­cio­nen, los re­la­tos tie­nen que ser por lo me­nos ve­ro­sí­mi­les. El re­la­to kirch­ne­ris­ta ha­bla­ba de cre­ci­mien­to, con­su­mo y preo­cu­pa­ción por los de­re­chos hu­ma­nos. Eso no era exac­ta­men­te así, pe­ro al­go de eso hu­bo. Du­ran­te años al­can­zó pa­ra que el re­la­to K pa­sa­ra de ve­ro­sí­mil a real pa­ra una ma­yo­ría.

El re­la­to M es an­ti­co­rrup­ción, ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca, aper­tu­ra al mun­do y me­ri­to­cra­cia. Pe­ro es su cru­za­da por la trans­pa­ren­cia por lo que se quie­re dis­tin­guir. Y so­bre­ac­túa pa­ra ex­pli­ci­tar el ob­je­ti­vo, en es­pe­cial fren­te a no­ti­cias que con­tra­di­cen ese re­la­to. En eso es­tá hoy.

Jun­to a la ba­ja de suel­dos y al des­pi­do de fa­mi­lia­res, Ma­cri anun­ció la qui­ta del 25% de los car­gos po­lí­ti­cos, un aho­rro de $ 1.500 mi­llo­nes al año. En las pró­xi­mas se­ma­nas pro­fun­di­za­rá esa lí­nea con una con­sul­ta pú­bli­ca pa­ra re­for­mar la Ley de Etica y una ley pa­ra su­bir pe­nas a co­rrup­tos, que lle­ga­rían a 12 años en el ca­so del Pre­si­den­te y mi­nis­tros.

Es cier­to que, de ir a fon­do, re­for­za­ría la idea de que es un go­bierno atí­pi­co. Su desafío es de­mos­trar que de ver­dad lo es en cuan­to a la trans­pa­ren­cia. Quin­ta­na vs. Iba­rra. Los téc­ni­cos que se abo­ca­ron a la re­duc­ción de car­gos po­lí­ti­cos de­pen­den de Ma­rio Quin­ta­na, pe­ro tra­ba­jan en el Es­ta­do des­de ha­ce años, al­gu­nos des­de los 70. Aho­ra que ya ter­mi­na­ron con es­ta pri­me­ra fa­se de ajus­tes, en­tien­den que fue un error ha­ber acep­ta­do la es­tra­te­gia del mi­nis­tro de Mo­der­ni­za­ción, An­drés Iba­rra, que de­jó su­pe­di­ta­do a ca­da mi­nis­te­rio un plan de re­duc­ción de cos­tos. La po­si­ción ini­cial de Quin­ta­na era cor­tar por lo sano: eli­mi­nar del es­ca­la­fón una o dos lí­neas com­ple­tas (di­rec­to­res y sub­se­cre­ta­rios). Se­gún tal vi­sión, esos pues­tos se cu­bren ma­yor­men­te con “po­si­cio­nes po­lí­ti­cas, con po­co apor­te de co­no­ci­mien­to téc­ni­co”. De ha­ber­se avan­za­do en esa lí­nea, el ajus­te hu­bie­ra si­do muy su­pe­rior.

Lo que su­ce­dió en cam­bio fue­ron dos me­ses de ne­go­cia­cio­nes, mi­nis­te­rio por mi­nis­te­rio, en las que el de­no­mi­na­dor co­mún fue la re­sis­ten­cia a ajus­tar cos­tos. El re­sul­ta­do fi­nal no es­tá lis­to, pe­ro ron­da­ría un re­cor­te de mil car­gos po­lí­ti­cos, que in­clui­ría tam­bién nu­me­ro­sas re­ca­te­go­ri­za­cio­nes con ba­ja sa­la­rial.

Pe­ro los téc­ni­cos del Es­ta­do que tra­ba­ja­ron jun­to al Bos­ton Con­sul­ting Group plan­tean du­das so­bre la pro­fun­di­dad de las me­di­das. Ju­ran ha­ber es­cu­cha­do, por ejem­plo, que en al­gu­nas de esas ne­go­cia­cio­nes se su­gi­rió que las re­duc­cio­nes sa­la­ria­les pro­vo­ca­das por una re­ca­te­go­ri­za­ción se­rían com- pen­sa­das con di­ne­ro de las “uni­da­des re­tri­bu­ti­vas” (UR) que po­see ca­da mi­nis­te­rio. Tam­bién se pre­gun­tan si esas mil per­so­nas que se irían no se­rán com­pen­sa­das lue­go a tra­vés de “con­tra­tos de lo­ca­ción de ser­vi­cios” o me­dian­te el pa­go de esas UR. Su ol­fa­to les di­ce que eso es pro­ba­ble.

Por lo pron­to, el área pre­si­den­cial no hi­zo nin­gún ajus- te en es­ta pri­me­ra eta­pa. De he­cho, el pe­di­do de UR en ese sec­tor pa­só de 59 mil a 72 mil uni­da­des. En pe­sos, el nue­vo pre­su­pues­to en ese sec­tor sube a 36 mi­llo­nes, un 22% más. Pre­si­den­cia-Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral man­ten­dría, ade­más, la do­ta­ción de car­gos ex­tra es­ca­la­fo­na­rios (EE, en la jer­ga bu­ro­crá­ti­ca), son unos cien ase­so­res que tie­nen suel­dos equi­va­len­tes a se­cre­ta­rios y sub­se­cre­ta­rios.

Es­tos car­gos EE exis­tie­ron siem­pre y son una for­ma de di­si­mu­lar la am­plia­ción de las de­sig­na­cio­nes po­lí­ti­cas en car­gos for­ma­les. Du­ran­te los úl­ti­mos sie­te años del kirch­ne­ris­mo, su nú­me­ro se tri­pli­có. Y du­ran­te los pri­me­ros dos años de ma­cris­mo, ca­si se du­pli­có (ver gráfico su­pe­rior).

In­ter­na­men­te, el Go­bierno ya avi­só que es­tos 561 ase­so­res que com­po­nen la plan­ta ex­tra es­ca­la­fo­na­ria, se­rán da­dos de ba­ja, sal­vo ex­cep­cio­nes y sin que to­da­vía se se­pa qué pa­sa­rá con los de Pre­si­den­cia.

El vier­nes, en el Go­bierno des­men­tían que de­trás de los anun­cios se es­con­die­ran ar­ti­lu­gios pa­ra no ba­jar la car­ga po­lí­ti­ca. Afir­ma­ban, por el con­tra­rio, que el re­cor­te se­ría cer­cano al 30%. Aun­que el es­fuer­zo no se­ría igual pa­ra to­dos. Al­gu­nas áreas de Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te su­pe­rarán le­jos ese por­cen­ta­je. Otras, co­mo Ha­cien­da, Fi­nan­zas y Sa­lud, es­ta­rán de­ba­jo del 20%.

Gon­za­lo Dié­guez es di­rec­tor de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas del Cip­pec, la ins­ti­tu­ción que es­tu­dia el es­ta­do del Es­ta­do: “El diag­nós­ti­co de Cam­bie­mos so­bre la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es co­rrec­to, en cuan­to a su so­bre­di­men­sio­na­mien­to y es­ca­sez de ca­pa­ci­da­des, pe­ro has­ta aho­ra los in­ten­tos pa­ra so­lu­cio­nar­lo no lo­gra­ron rom­per con la iner­cia de un Es­ta­do con anabó­li­cos.”

Dié­guez cri­ti­ca el in­cre­men­to en la can­ti­dad de mi­nis­te­rios, que hoy son 22 tras la uni­fi­ca­ción de Mo­der­ni­za­ción con Co­mu­ni­ca­cio­nes y eran 18 con Cristina (ver gráfico in­fe­rior), y que “no se vio acom­pa­ña­do por lla­ma­dos a con­cur­so pa­ra cu­brir el 97% de los car­gos de al­ta di­rec­ción. El úni­co lla­ma­do a con­cur­so que se hi­zo pa­ra cu­brir 300 car­gos fue el año pa­sa­do y aún no avan­za”. Su otra ob­ser­va­ción es la pro­li­fe­ra­ción de car­gos ex­tra es­ca­la­fo­na­rios, que son de ca­rác­ter tran­si­to­rio y po­lí­ti­co.

Cip­pec es­ti­ma que el nú­me­ro to­tal de car­gos po­lí­ti­cos es de 3.300. Dié­guez con­si­de­ra que si el ajus­te pro­me­ti­do se lle­ga­ra a cum­plir, “re­cién se vol­ve­ría a la es­truc­tu­ra que ha­bía cuan­do Ma­cri asu­mió”. En el Go­bierno lo con­fir­man. Ve­ro­si­mi­li­tud y reali­dad. Aque­llos bro­tes que em­pe­za­ron a pros­pe­rar en la se­gun­da mi­tad de 2017, tu­vie­ron una des­ace­le­ra­ción des­de di­ciem­bre. Jus­to cuan­do lle­ga­ron las ma­las no­ti­cias de au­men­tos ta­ri­fa­rios y de ser­vi­cios, más la re­for­ma ju­bi­la­to­ria. Una con­sul­to­ra cer­ca­na al ofi­cia­lis­mo, Ely­psis, fi­na­li­zó un es­tu­dio que mar­ca una caída de la apro­ba­ción del Go­bierno del 53 al 39%, de oc­tu­bre a enero. Mien­tras que el ma­cris­mo es­pe­ra que la par­te eco­nó­mi­ca de su re­la­to, el “em­pe­za­mos a cre­cer”, se apun­ta­le de la mano de una ba­ja de la in­fla­ción; reac­ti­va por las du­das el re­la­to del fu­tu­ro trans­pa­ren­te vs. el pa­sa­do co­rrup­to. Es­te re­la­to no de­pen­de tan­to de va­ria­bles fi­nan­cie­ras, in­ver­sio­nes y ex­pec­ta­ti­vas de con­su­mo, sino de su de­ter­mi­na­ción pa­ra de­nun­ciar por un la­do y ac­tuar por el otro. Es la ve­ta que me­jor ma­ne­ja el ma­cris­mo y la que más re­sul­ta­dos le dio.

Mien­tras una ma­yo­ría so­cial vea cohe­ren­cia en­tre lo que se di­ce y lo que se ha­ce, el me­ca­nis­mo de la re­com­pen­sa elec­to­ral se­gui­rá fun­cio­nan­do.

Por­que con los re­la­tos ve­ro­sí­mi­les se pue­de con­ven­cer a mu­chos cier­to tiem­po. Pe­ro son los re­la­tos reales los que lo­gran con­ven­cer a la ma­yo­ría por años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.