El ne­po­tis­mo le­gis­la­ti­vo, una tradición que no co­rre ries­gos

Es al­go que se re­pi­te en­tre ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res, y for­ma par­te de ne­go­cia­cio­nes por es­pa­cios. re­le­va­mien­to de ca­sos más co­no­ci­dos.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - DA­NIE­LA MOZETIC

El Con­gre­so que­dó, por aho­ra, afue­ra de la cru­za­da an­ti­ne­po­tis­mo que lan­zó Cam­bie­mos en el Po­der Eje­cu­ti­vo. Los fa­mi­lia­res di­rec­tos de le­gis­la­do­res de am­bas cá­ma­ras po­drán se­guir tra­ba­jan­do en las de­pen­den­cias par­la­men­ta­rias y des­de el ofi­cia­lis­mo no tie­nen pla­nes de re­cor­tar car­gos en el Se­na­do y en Dipu­tados.

La de­ci­sión tie­ne que ver con dos mo­ti­vos: se tra­ta de una prác­ti­ca muy arrai­ga­da en to­dos los blo­ques y ade­más sig­ni­fi­ca­ría in­cor­po­rar una nue­va aris­ta en la ne­go­cia­ción con los opo­si­to­res. Sin ma­yo­ría en nin­gu­na de las dos cá­ma­ras, el ofi­cia­lis­mo no es­tá dis­pues­to a su­mar un nue­vo pun­to de con­tro­ver­sia. Al igual que los pa­sa­jes aé­reos o el plus por des­arrai­go, los nom­bra­mien­tos re­pre­sen­tan la per­cep­ción de di­ne­ro de ma­ne­ra in­di­rec­ta que pue­de be­ne­fi­ciar a per­so­nas de su en­torno.

Es ha­bi­tual en­tre los le­gis­la­do­res nom­brar co­mo “je­fe de des­pa­cho” a al­gu­na per­so­na de con­fian­za que, en mu­chos ejem­plos, pue­de ser un hi­jo, un her­mano o un cón­yu­ge. Y tam­bién bus­car su con­ti­nui­dad una vez que cul­mi­nan sus man­da­tos. En ese ca­so, es una prác­ti­ca co­mún de­jar al fa­mi­liar con otro le­gis­la­dor del blo­que o de la mis­ma pro­vin­cia, aun­que so­lo en el ca­so de los que lo­gra­ron con­so­li­dar­se en la plan­ta per­ma­nen­te. El res­to de­be ir­se al fin del man­da­to.

El Se­na­do po­ne a dis­po­si­ción en su pá­gi­na web la nó­mi­na de em­plea­dos, con­tra­ta­dos y de plan­ta per­ma­nen­te, pe­ro en Dipu­tados se de­mo­ra la pu­bli­ca­ción, re­que­ri­da por la Ley de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca, y so­lo se di­fun­den los em­plea­dos per­ma­nen­tes de la cá­ma­ra y no los que es­tán vin­cu­la­dos a los le­gis­la­do­res.

De acuer­do con un re­le­va­mien­to rea­li­za­do por PER­FIL, es­tos son al­gu­nos de los ca­sos re­gis­tra­dos en el Con­gre­so:

pro­vi­sio­nal del Se­na­do): su her­mano En­ri­que Pi­ne­do es di­rec­tor ge­ne­ral de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les del Se­na­do.

de Cam­bie­mos en Dipu­tados): una de sus hijas y su her­mano tra­ba­jan en el des­pa­cho del ra­di­cal cor­do­bés. Blo­que Jus­ti­cia­lis­ta de se­na­do- res): su hi­ja Ca­ro­li­na tra­ba­ja en la ban­ca­da que él co­man­da. des­pa­cho tra­ba­jan sus so­bri­nos Ca­né So­la­nas, y su hi­jas­tro Fle­xa Co­rrea Lo­pes. Blo­que Jus­ti­cia­lis­ta): em­plea a y a su so­bri­na Ca­ro­la Fa­bia­na Blo­que Jus­ti­cia­lis­ta): su so­brino en la Co­mi­sión de Acuer­dos y otra so­bri­na, Can­de­la­ria Pu­lo

Fe­de­ri­co pi­ne­do tie­ne a su her­mano co­mo di­rec­tor y pi­chet­to a su hi­ja en el blo­que

des­pa­cho. re­gis­tra tres fa­mi­lia­res a su car­go, su es­po­sa Ali­cia Bi­got y

Fren­te pa­ra la Vic­to­ria): su hi­ja Car­me­la es se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción de Per­so­nal FpV): su hi­jo Pe­dro Luis tra­ba­ja en su des­pa­cho. en su des­pa­cho tra­ba­jan Cá­ce­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.