Cho­co­bar por la no­ti­cia

La ver­da­de­ra cláu­su­la ga­ti­llo la tie­nen las ta­ri­fas, que afec­tan a los po­bres co­mo Bou­dou. Ne­po­tis­mo de los Ba­rros Sche­lot­to.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - PABLO MARCHETTI

—No pue­do más – di­go ca­si sin po­der res­pi­rar, to­tal­men­te su­da­do, y me de­ten­go bus­can­do un po­co de ai­re.

Sa­lí a co­rrer por los bos­ques de Pa­ler­mo pe­ro la ciu­dad es un in­fierno. Y, de­bo re­co­no­cer­lo, mi es­ta­do fí­si­co no es lo que se di­ce óp­ti­mo.

—Pe­ro no co­rris­te ni cin­cuen­ta me­tros –me di­ce Ma­tías, mi per­so­nal trai­ner–. Le pro­me­tí a Car­la que iba a po­ner­te en for­ma pa­ra que arran­ques en la te­le.

—Ha­ce 43 gra­dos de sen­sa­ción tér­mi­ca, me voy a des­hi­dra­tar –di­go con el úl­ti­mo alien­to que me que­da.

—¡Va­mos, de­já de bus­car ex­cu­sas y se­guí co­rrien­do! – in­sis­te Ma­tías que, evi­den­te­men­te, quie­re ver­me muer­to.

—¿No po­dés bus­car al­gún ejer­ci­cio un po­co más re­la­ja­do? –pre­gun­to–. No sé, otra co­sa. Yo­ga, tai chi, na­ta­ción en las pi­le­tas di­bu­ja­das de la Ciu­dad…

—A vos lo que te gus­ta­ría es ha­cer sies­ta gym, ¿no? ¡Va­mos, da­le, mo­ve­te que no po­dés sa­lir en la te­le con esa bu­sar­da!

—¿Por qué no? –me que­jo, sin mo­ver­me y se­cán­do­me el su­dor con la re­me­ra–. Si Cho­co­bar pue­de ser un po­li­cía hé­roe con esa bu­sar­da que tie­ne, ¿por qué yo no pue­do ha­cer pe­rio­dis­mo con es­tos ki­li­tos de más?

— ¿Ki­li­tos de más? ¡No jo­das! Aun­que es ver­dad lo que de­cís de Cho­co­bar. Pa­re­ce Gor­gory, el je­fe de po­li­cía de Los Sim­pson, que dis­pa­ra por­que no pue­de co­rrer ni un co­lec­ti­vo.

—Ojo que, quién te di­ce, en una de esas el ti­po es rá­pi­do pa­ra man­guear piz­za…

—Cho­co­bar –di­ce Ma­tías y se que­da pen­san­do–. Pa­re­ce una jo­da. Di­ga­mos que el ape­lli­do tam­po­co lo ayu­da. Una mez­cla de bar y cho­co­la­te. De­ma­sia­das ca­lo­rías. Hu­bie­ra si­do dis­tin­to si se lla­ma­ba Del­ga­do. O Magro. O Fru­tagym. O Apio­pi­la­tes.

—Igual, si di­go al­go so­bre Cho­co­bar de­be­ría ha­blar del ga­ti­llo fá­cil, del cum­pli­mien­to del de­ber de un po­li­cía, de la Jus­ti­cia, de…

—Y tam­bién de la bu­sar­da –me in­te­rrum­pe Ma­tías–. ¿O aca­so eso no for­ma par­te tam­bién de la ins­truc­ción que de­be te­ner un po­li­cía? No me pa­re­ce un da­to me­nor el he­cho de que un po­li­cía no pue­da co­rrer a un de­lin­cuen­te por­que es­tá gor­do. Y me­nos aún que, co­mo no pue­de co­rrer­lo, le dis­pa­re por la es­pal­da.

—¡Vos es­tás dis­cri­mi­nan­do a los gor­dos! –me que­jo–. O, me­jor di­cho, a las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des ab­do­mi­na­les di­fe­ren­tes, co­mo un ser­vi­dor.

—No, yo só­lo di­go que no pue­den ser po­li­cías.

—Cla­ro, pa­ra vos es fá­cil, co­mo te­nés los ab­do­mi­na­les mar­ca­dos…

—No, creo que es­tá mal –in­sis­te Ma­tías–. Y me pa­re­ce ho­rri­ble que Ma­cri y Bull­rich pre­mien así a Cho­co­bar.

—Es cier­to, es­tán ava­lan­do el ga­ti­llo fá­cil e in­ter­ce­dien­do en una me­di­da del Po­der Ju­di­cial…

—No, lo que di­go es que, si quie­ren pre­miar a Cho­co­bar, que lo ha­gan pe­ro de otra ma­ne­ra. Que le re­ga­len una li­po­suc­ción, por ejem­plo.

—Bas­ta, no si­gas ha­blan­do de gor­du­ra que no lo­gro ba­jar un gra­mo y me es­toy por que­dar sin ai­re –di­go, mien­tras me acer­co a un ban­co del bos­que de Pa­ler­mo, pa­ra sen­tar­me un mo­men­to.

—¡Ni lo­co de­jo que te sien­tes! –me gri­ta Ma­tías–. ¡Va­mos, a co­rrer!

Co­rro otros 50 me­tros y sien­to que es­toy a pun­to de es­cu­pir los pul­mo­nes. Ten­go ga­nas de pu­tear a Ma­tías con más vio­len­cia con la que Jor­ge Tria­ca pu­tea a su em­plea­da do­més­ti­ca.

—No pue­do más, me rin­do, vuel­vo a la pro­duc­to­ra –di­go fi­nal­men­te.

Ma­tías me mi­ra con la mis­ma re­sig­na­ción con la que se pa­gan las ta­ri­fas con au­men­to y si­gue en­tre­nan­do so­lo. En­tro a la pro­duc­to­ra con la con­vic­ción de que en­tre las cin­co cua­dras que ca­mi­né pa­ra lle­gar y los 80 me­tros que co­rrí con Ma­tías ya cum­plí con la cuo­ta de ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio. Me sien­to re­no­va­do y ben­de­ci­do. Me sien­to Cho­co­bar.

—¡No sa­bés lo que vino de luz y de gas! –me di­ce Moi­ra, mi se­cre­ta­ria, a mo­do de bien- ve­ni­da, agi­tan­do un par de fac­tu­ras de ser­vi­cios.

—¿Y aho­ra qué ha­ce­mos? – pre­gun­to.

—No sé, es­pe­rar a qué kirch­ne­ris­ta me­ten pre­so pa­ra ta­par el ta­ri­fa­zo –res­pon­de Moi­ra.

—¿Vos qué de­cís? –pre­gun­to–. ¿Quién se­rá?

—¿San­dra Rus­so? ¿Leo­nar­do Gre­co? ¿Flo­ren­cia Pe­ña? Pa­re­ce que hay un juez que es­tá vien­do to­dos los epi­so­dios de Se­ñor y Se­ño­ra Ca­mas y que tie­ne prue­bas con­tun­den­tes…

—No en­tien­do có­mo es que me­ter pre­sos a kirch­ne­ris­tas lo­gra ta­par los au­men­tos…

—No so­lo los au­men­tos –agre­ga Moi­ra–. Tam­bién los de­cre­tos, que se sal­tean al Con­gre­so Na­cio­nal y…

—¡Ca­lla­te! –me in­te­rrum­pe Moi­ra.

—¿Por qué? –pre­gun­to, sor­pren­di­do.

—Vos no po­dés ha­blar del Con­gre­so por­que tu mu­jer tra­ba­ja allí. —¿Y eso qué tie­ne que ver? —Es ne­po­tis­mo y es­te go­bierno es­tá com­ba­tien­do el ne­po­tis­mo –di­ce Moi­ra.

—Hay al­go que no me que- da cla­ro so­bre el ne­po­tis­mo: ¿qué pien­sa ha­cer Ma­cri en Bo­ca? Por­que se su­po­ne que An­ge­li­ci tam­bién de­be­ría dar el ejem­plo…

—Ob­via­men­te, pe­ro no en­tien­do a qué te re­fe­rís.

—Es que si la idea es com­ba­tir el ne­po­tis­mo, An­ge­li­ci va a te­ner que op­tar en­tre Guillermo o Gus­ta­vo Ba­rros Sche­lot­to –di­go.

—Me ima­gino que se que­da­rá con Guillermo –opi­na Moi­ra–. Gus­ta­vo es el Ali­cia Kirch­ner, el Pe­pe Scio­li, el Jor­ge Ma­cri de Guillermo.

En ese mo­men­to en­tra Car­la con una bol­sa lle­na de ta­pi­tas de ga­seo­sas.

—¿Tie­nen ta­pi­tas? –pre­gun­ta, ofre­cién­do­nos la bol­sa–. Les re­cuer­do que si tie­nen ta­pi­tas las pon­gan en es­ta bol­sa. Es por una bue­na cau­sa.

—¿Es­tás ayu­dan­do al Hos­pi­tal Ga­rrahan?

—No, es­to es pa­ra gen­te mu­cho más ne­ce­si­ta­da –ex­pli­ca–. Es pa­ra Ama­do Bou­dou, que aca­ba de ser pa­dre y es­tá en la lo­na.

—¿Vos de­cís que con las ta­pi­tas le al­can­za?

—Tam­bién pue­den con­tri­buir con pa­ña­les, chu­pe­tes, al­go­dón, óleo cal­cá­reo…

—A mí me da la sen­sa­ción de que al­go de pla­ta le de­be ha­ber que­da­do a Bou­dou, ¿no? –opi­na Moi­ra.

—Quién sa­be –di­ce Car­la–. Tal vez sea una nue­va tác­ti­ca del Go­bierno. Ya pro­bó la cár­cel: ca­da vez que hay que ha­cer un ajus­te, va un kirch­ne­ris­ta pre­so. Aho­ra pue­den ha­ber pa­sa­do a la eta­pa de la in­di­gen­cia: ca­da vez que hay que ha­cer un ajus­te, va un kirch­ne­ris­ta a la ban­ca­rro­ta.

—Me cues­ta creer que sea así –opino–. ¿Có­mo va a es­tar en ban­ca­rro­ta el ti­po que ma­ne­ja­ba la im­pre­sión de bi­lle­tes? Ade­más, en es­te país, el que no co­rre vue­la.

—Y el que no, dis­pa­ra –di­ce Moi­ra–. Co­mo Cho­co­bar.

—Es cier­to –ad­mi­te Car­la–. En la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na to­do el mun­do vue­la. El pro­ble­ma es que cuan­do es­tás en el go­bierno vo­lás en pri­me­ra.

—¿Y cuan­do de­jás el go­bierno? –pre­gun­to.

—Ahí la co­sa cam­bia –res­pon­de Car­la–. Y em­pe­zás a vo­lar en low cost.

PRE­SI­DEN­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.