Tur­bu­len­cias

El Go­bierno eli­gió co­rrer ha­cia de­lan­te con me­di­das cu­rio­sas y des­pro­por­cio­na­das.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - CARLOS DE ANGELIS*

El vue­lo del go­bierno na­cio­nal cir­cu­la a ve­lo­ci­dad cru­ce­ro, pe­ro sin al­can­zar la al­ti­tud desea­da. Os­cu­ros nu­ba­rro­nes pre­sa­gian una in­ten­sa llu­via y pro­vo­can fuer­tes tur­bu­len­cias. Es­te via­je ge­ne­ra una gran in­cer­ti­dum­bre don­de una par­te de la so­cie­dad se pre­gun­ta cuál es el des­tino fi­nal y es­pe­ran la pa­la­bra del pi­lo­to, Mau­ri­cio Ma­cri.

El pro­ble­ma cen­tral es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, que mues­tra más in­cóg­ni­tas que certezas. La al­ta in­fla­ción ac­tual no pa­re­ce amai­nar, lo que im­pli­ca un fuer­te es­trés pa­ra las fa­mi­lias, en es­pe­cial en los sec­to­res me­dios asa­la­ria­dos que de­ben afron­tar gas­tos cre­cien­tes en ser­vi­cios pú­bli­cos, trans­por te, me­di­ci­na pre­pa­ga, co­le­gios pri­va­dos, com­bus­ti­bles, im­pues­tos mu­ni­ci­pa­les, etc., sin que los in­gre­sos acom­pa­ñen la suba del cos­to de vi­da, lo cual, en de­fi­ni­ti­va, ter­mi­na de­te­rio­ran­do la calidad de vi­da de am­plios sec­to­res de la po­bla­ción. No es cier­to que la gen­te pue­da acos­tum­brar­se a la in­fla­ción, por el con­tra­rio, es­to im­pli­ca gran des­gas­te pa­ra la so­cie­dad, que ter­mi­na tam­bién des­gas­tan­do a los go­bier­nos. San­dra que vuel­ve. En es­te con­tex­to, el es­cán­da­lo del mi­nis­tro Jor­ge Tria­ca en torno a la con­tra­ta­ción y el des­pi­do de su ca­se­ra San­dra He­re­dia fi­na­li­zó sien­do un am­pli­fi­ca­dor so­cial, un ana­li­za­dor, pa­ra po­ner­lo en tér­mi­nos del aná­li­sis ins­ti­tu­cio­nal del so­ció­lo­go fran­cés Re­né Lo­reau. Un ana­li­za­dor na­tu­ral es un even­to, cir­cuns­tan­cia (in­clu­so ca­sual) que se cons­ti­tu­ye co­mo pro­vo­ca­ción ins­ti­tu­cio­nal, y que ejer­ce co­mo ca­ta­li­za­dor de si­tua­cio­nes por fue­ra del he­cho en sí. En es­te ca­so, el acon­te­ci­mien­to ex­pre­só cier­to ma­les­tar so­cial, lo que sor­pren­dió al Go­bierno, no so­lo por lo inesperado, sino tam­bién por las enor­mes re­per­cu­sio­nes que lo si­guen ator­men­tan­do.

En es­ta oca­sión, la me­sa chi­ca del ofi­cia­lis­mo dio la es­pal­da a los re­sul­ta­dos de los fo­cus groups de los pro­pios vo­tan­tes de Cam­bie­mos que pe­dían la re­mo­ción del mi­nis­tro.

La de­man­da iba más allá de la si­tua­ción sin­gu­lar, la cues­tión es que fun­da­men­tal­men­te afec­tó el cen­tro de gra­ve­dad del re­la­to ma­cris­ta: la su­pe­rio­ri­dad mo­ral en com­ba­te con la na­rra­ti­va kirch­ne­ris­ta. Es cier­to que a nin­gún pre­si­den­te le gus­ta te­ner que pres­cin­dir de un mi­nis­tro ba­jo pre­sión, y Mau­ri­cio Ma­cri y su equi­po más cer­cano in­tu­ye­ron que el Go­bierno su­fri­ría más da­ños con la sa­li­da de Tria­ca que con la de­ci­sión de no in­no­var, en es­pe­cial en ple­na ne­go­cia­ción de una (es­tan­ca­da) re­for­ma la­bo­ral, la ex­ten­di­da pre­sión pa­ra que las pa­ri­ta­rias cie­rren en el 15% (la me­ta de in­fla­ción pre­vis­ta pa­ra 2018), y el avan­ce ju­di­cial ha­cia al­gu­nos sin­di­ca­lis­tas. Plan B. Fren­te al in­te­rro­gan­te de có­mo re­cu­pe­rar la ini­cia­ti­va aban­do­na­da a me­dia­dos de di­ciem­bre, el ofi­cia­lis­mo eli­gió es­ca­par ha­cia de­lan­te con dos me­di­das al me­nos cu­rio­sas: el con­ge­la­mien­to de los suel­dos de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos na­cio­na­les y la prohi­bi­ción de con­tra­tar fa­mi­lia­res has­ta se­gun­do gra­do de pa­ren­tes­co con el Pre­si­den­te, vice, mi­nis­tros y fun­cio­na­rios con esa je­rar­quía, en cual­quier área de ges­tión.

El con­ge­la­mien­to de los sa­la­rios su­gie­re una res­pues­ta ex­tra­or­di­na­ria pa­ra una si­tua­ción de cri­sis (aun­que na­da que ver con el ca­so Tria­ca), y co­mo se­ñal a una de­man­da ciu­da­da­na de cier­ta re­dis­tri­bu­ción del sa­cri­fi­cio pe­di­do. Sin em­bar­go, la se­gun­da me­di­da, la de los pa­rien­tes, hu­bie­ra re­sul­ta­do una gran idea pa­ra adop­tar al ini­cio de la ges­tión an­tes que en la se­gun­da mi­tad del man­da­to, por­que los pa­rien­tes son del pro­pio equi­po del Pre­si­den­te. Sin du­das se apun­tó más a cal­mar a los pro­pios ad­he­ren­tes que al pú­bli­co en ge­ne­ral. Es­tos úl­ti­mos se en­te­ra­ron del árbol ge­nea­ló­gi­co de los fun­cio­na­rios cu­yos pa­rien­tes de­bían re­nun­ciar con la di­fu­sión del de­cre­to por par­te de la pren­sa, ex­ten­dien­do el pro­ble­ma. En sín­te­sis, pa­ra evi­tar el mal ma­yor (una re­nun­cia) se ex­pu­so a bue­na par­te del equi­po de go­bierno (¿cua­ren­ta re­nun­cias?).

Con el dia­rio del lu­nes, hu­bie­se si­do qui­zás me­jor so­lu­ción re­es­truc­tu­rar to­do el ga­bi­ne­te, fu­sio­nar car­te­ras des­do­bla­das, y reor­de­nar el or­ga­ni­gra­ma que, di­cho sea de pa­so, que­dó su­ma­men­te dis­tor­sio­na­do con la dis­gre­ga­ción de los mi­nis­te­rios de Eco­no­mía y de lo que era Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral (obra pú­bli­ca). En es­te sen­ti­do, hay que re­cor­dar que el Pre­si­den­te le pi­dió a ca­da mi­nis­tro la re­duc­ción de un 25% de los car­gos po­lí­ti­cos, lo que ha­ce per­der la con­cep­ción del Es­ta­do co­mo un to­do di­ná­mi­co. Re­for­ma low cost. Con el pe­di­do a los mi­nis­tros so­bre la re­duc­ción de su plan­tel, tam­bién se to­ma­ron otras de­ci­sio­nes, co­mo la ex­pul­sión de per­so­nal ca­li­fi­ca- do del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía In­dus­trial, la sor­pre­si­va di­so­lu­ción de Lo­te­ría Na­cio­nal, y la re­duc­ción de los di­rec­to­res del Ban­co Na­ción. Vis­to y con­si­de­ran­do, que­da la im­pre­sión de que el Go­bierno ini­ció una re­for­ma del Es­ta­do si­len­cio­sa, sin gran­des anun­cios, co­mo hi­zo con la re­for­ma prev isio­nal, a fuer­za de de­cre­tos y re­so­lu­cio­nes mi­nis­te­ria­les. Es muy po­si­ble que el Es­ta­do na­cio­nal ac­tual ten­ga áreas du­pli­ca­das, otras ob­so­le­tas, y al­gu­nas di­rec­ta­men­te sin fun­cio­nes, pe­ro va­le la pre­gun­ta so­bre si to­dos los es­fuer­zos bus­can me­jo­rar la efi­cien­cia de las es­truc­tu­ras es­ta­ta­les o so­la­men­te per­si­guen el ob­je­ti­vo de ba­jar el dé­fi­cit fis­cal.

la in­fla­ción im­pli­ca gran des­gas­te pa­ra la so­cie­dad, que ter­mi­na tam­bién des­gas­tan­do go­bier­nos

El re­gre­so del pa­triar­ca. Fren­te a to­do es­te plan de re­for­mas que el Go­bierno es­pe­ra­ba te­ner fi­na­li­za­das ha­cia mar­zo, pa­ra de­di­car­se a pleno al ar­ma­do po­lí­ti­co, ha sur­gi­do el opo­si­tor me­nos es­pe­ra­do: Hu­go Mo­yano.

Co­mo es sa­bi­do, el (¿ex?) di­ri­gen­te ca­mio­ne­ro dis­fru­ta­ba de su re­ti­ro co­mo di­ri­gen­te de fút­bol en In­de­pen­dien­te, in­clu­so se lo ob­ser­va­ba cer­cano al Go­bierno (se ha­bla­ba de acuer­dos so­bre la re­for­ma la­bo­ral), pe­ro fren­te a la di­fu­sión de in­for­mes de la Uni­dad de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra so­bre pre­sun­tas ope­ra­cio­nes en­tre fir­mas que se le ad­ju­di­ca­ban a Mo­yano, el ve­te­rano di­ri­gen­te re­tor­nó a las ba­ta­llas, cual Lu­ke Sky­wal­ker, plan­tan­do un pa­ro de su sin­di­ca­to pa­ra el día 22 de fe­bre­ro, lo cual con­lle­va a la ca­si au­to­má­ti­ca par­ti­ción de la CGT, en­tre una dia­lo­guis­ta y otra com­ba­ti­va, re­tor­nan­do a un clá­si­co del si­glo pa­sa­do.

En un en­torno don­de la opo­si­ción po­lí­ti­ca se en­cuen­tra en cri­sis tras los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, don­de la pa­la­bra “pro­gre­sis­mo” prác­ti­ca­men­te se ha eli­mi­na­do del len­gua­je po­lí­ti­co, y don­de el pe­ro­nis­mo se ha pa­ra­li­za­do fren­te a la im­po­si­ble me­ta­bo­li­za­ción del rol de Cristina, apa­re­ce el lí­der me­nos es­pe­ra­do. ¿Tam­bién pen­sa­rá en 2019? *So­ció­lo­go (@cf­dean­ge­lis).

DI­BU­JO: PABLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.