Se­cre­tos de fa­mi­lia

Si no se des­ta­pa­ba el ca­so tria­ca, na­da hu­bie­ra cam­bia­do y el ma­cris­mo hu­bie­ra se­gui­do nom­bran­do pa­rien­tes. el te­ma Mo­yano.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

El dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de­fi­ne el ne­po­tis­mo co­mo la “des­me­di­da pre­fe­ren­cia que al­gu­nos dan a sus pa­rien­tes pa­ra las con­ce­sio­nes de em­pleos pú­bli­cos”. Por lo tan­to, el ne­po­tis­mo es exac­ta­men­te lo opues­to a la me­ri­to­cra­cia. La his­to­ria es­tá pla­ga­da de ca­sos que ilus­tran aca­ba­da­men­te los ma­les de­ri­va­dos de es­ta prác­ti­ca que, en ge­ne­ral, es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­da a la co­rrup­ción. Se tra­ta de una prác­ti­ca de ti­po uni­ver­sal que atra­vie­sa to­das las ins­ti­tu­cio­nes: po­lí­ti­cas, sin­di­ca­les, em­pre­sa­ria­les y ecle­siás­ti­cas. El pa­pa Ca­lix­to III, de la fa­mi­lia Bor­gia, hi­zo car­de­na­les a dos de sus so­bri­nos. Uno de ellos, Ro­dri­go, ter­mi­nó sien­do el pa­pa Ale­jan­dro VI. Es­te tu­vo una aman­te, Ju­lia Far­ne­sio, a cu­yo her­mano Ale­jan­dro de­sig­nó co­mo car­de­nal y que lue­go se­ría el pa­pa Pablo III.

La prác­ti­ca de es­te mal há­bi­to tie­ne una lar­ga his­to­ria en la Ar­gen­ti­na. El kirch­ne­ra­to y el me­ne­ma­to han si­do prolíficos en sus apor­tes a la ca­suís­ti­ca. Por eso es que lo que ori­gi­nó y des­ta­pó el ca­so que in­vo­lu­cra al mi­nis­tro de Tra­ba­jo afec­ta a es­te go­bierno tan fuer­te­men­te. Tie­ne que ver con el dis­cur­so del cam­bio que es­gri­me per­ma­nen­te­men­te el ofi­cia­lis­mo. Y lo que se vio es que, de no ha­ber­se des­ta­pa­do el he­cho, na­da ha­bría cam­bia­do. Otros tiem­pos. Se­gún la his­to­ria lo na­rra, en un mo­men­to da­do, el en­ton­ces go­ber­na­dor de Cór­do­ba, Ama­deo Sa­bat­ti­ni, se en­te­ró de que uno de sus pa­rien­tes era em­plea­do de plan­ta en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca mu­ni­ci­pal de la ca­pi­tal pro­vin­cial. No du­dó en pe­dir­le la re­nun­cia. Lo hi­zo con una fra­se la­pi­da­ria: “Mien­tras yo sea go­ber­na­dor no pue­de ha­ber dos Sa­bat­ti­ni vi­vien­do del pre­su­pues­to; y a mí me vo­tó el pue­blo”. Su pa­rien­te re­nun­ció de in­me­dia­to.

En el Do­cu­men­to de Tra­ba­jo N° 47 del Cen­tro de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra la Equi­dad y el Cre­ci­mien­to (Cip­pec), fir­ma­do por Ma­ría Pa­ge en agos­to de 2010 se lee que en las provincias de Co­rrien­tes, Cha­co, Men­do­za, La Pam­pa y San­tia­go del Es­te­ro las le­yes que re­gu­lan el em­pleo en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pro­vin­cial pro­mue­ven el ne­po­tis­mo, ya que es­ta­ble­cen si­tua­cio­nes a tra­vés de las cua­les el em­pleo pú­bli­co po­dría lle­gar a trans­for­mar­se en al­go he­re­di­ta­rio. En to­dos es­tos ca­sos, la ley que ri­ge el em­pleo pú­bli­co pre­vé que cuan­do un agen­te ce­sa en sus fun­cio­nes por fa­lle­ci­mien­to o de­be re­nun­ciar a su “car­go por en­fer­me­dad o ac­ci­den­te, si es la úni­ca fuen­te de in­gre­so fa­mi­liar y la ba­ja no le per­mi­te ac­ce­der a los be­ne­fi­cios prev isio - na les, el Po­der Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial pue­de de­sig­nar en su lu­gar al cón­yu­ge, a un fa­mi­liar de pri­mer gra­do de con­san­gui­ni­dad o a quien sea sos­tén del gru­po fa­mi­liar (Ley 4.067 de la pro­vin­cia de Co­rrien­tes, ar t. 23; Ley 643 de la pro­vin­cia de La Pam­pa, art. 31; Ley 2.017 de la pro­vin­cia de Cha­co, ar t. 13; De­cre­to 560/1973 de la prov in­cia de Men­do­za, art. 90, y Ley 5.642 de San­tia­go del Es­te­ro, art, 81).

En la reunión del ga­bi­ne­te que en­ca­be­zó Mau­ri­cio Ma­cri

lue­go de re­gre­sar de su vi­si­ta de di­fí­cil fi­nal –la reunión con el pre­si­den­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron no es­tu­vo ade­cua­da­men­te pre­pa­ra­da y fue ten­sa– las pre­gun­tas a Tria­ca fue­ron mu­chas. El cli­ma de enojo so­bre­vo­ló a to­do lo lar­go del ver­da­de­ro interrogatorio al que fue so­me­ti­do el mi­nis­tro. El enoja­do era el Pre­si­den­te, quien, in­sa­tis­fe­cho con el pe­di­do de dis­cul­pas de Tria­ca, fue el que to­mó en so­le­dad la de­ci­sión de or­de­nar la re­nun­cia de to­dos los fa­mi­lia­res de fun­cio­na­rios po­lí­ti­cos de su go­bierno, nom­bra­mien­tos que, se vio, no eran po­cos. “El Pre­si­den­te es­tá in­sa­tis­fe­cho pe­ro se tra­ta de ma­les­tar ge­ne­ra­do por la im­po­ten­cia que ge­ne­ran erro­res no for­za­dos. Las de­ri­va­cio­nes del ca­so Tria­ca pe­ga­ron en to­da la pri­me­ra lí­nea del Go­bierno”, re­co­no­ce un fun­cio­na­rio con des­pa­cho en la Ro­sa­da, quien agre­ga: “La ver­dad, no nos di­mos cuen­ta de las con­se­cuen­cias pa­ra po­der apa­gar el in­cen­dio; el au­dio a su em­plea­da es lo de me­nos, las dis­cul­pas y los ges­tos pa­sa­ron por al­to el te­ma SOMU”.

El gol­pe de efec­to de la de­ci­sión pre­si­den­cial sir­vió pa­ra cal­mar a un sec­tor afín de la opi­nión pú­bli­ca que de a po­co se va acos­tum­bran­do a tra­gar­se esos sa­pos. A pe­sar de ello, la caída de la ima­gen pre­si­den­cial y del Go­bierno es fuer­te. Y eso a Ma­cri lo pu­so de muy mal hu­mor. Tria­ca sien­te que lo que le su­ce­dió es pro­duc­to de un con­tra­gol­pe de Hu­go Mo­yano. “El mi­nis­tro la va a te­ner di­fí­cil en la pa­ri­ta­ria. En el Go­bierno no le van a dar ven­ta­ja a Mo­yano, yo creo que sin arries­gar los re­sul­ta­dos, al gor­do lo van a de­jar trans­pi­rar un po­qui­to más de la cuen­ta”, agre­gó la fuen­te. Otro ca­so. Los ges­tos po­lí­ti­cos no ter­mi­na­ron ahí. Con al­go me­nos de re­per­cu­sión pú­bli­ca y po­lí­ti­ca pe­ro mu­cho de in­ve­ro­si­mi­li­tud, le lle­gó el turno al mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, Luis Mi­guel Et­che­vehe­re. Una fuen­te que es­tá al tan­to de la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na sos­tu­vo que el mi­nis­tro no te­nía la con­vic­ción de de­vol­ver ab­so­lu­ta­men­te na­da. Ocu­rrió que la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción le es­ta­ba pi­san­do los ta­lo­nes de la éti­ca. Re­cién en­ton­ces fue cuan­do el mi­nis­tro tu­vo que sa­lir a mon­tar el show al­truis­ta de la de­vo­lu­ción. Hay una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va con Tria­ca, quien, a pe­sar de ha­ber es­ta­do fal­to de re­fle­jos pa­ra evi­tar que el te­ma le ex­plo­ta­ra en la ca­ra, es que­ri­do por to­do el mun­do den­tro del Go­bierno; en cam­bio a Et­che­ve­re no lo quie­re ca­si na­die. “Se sal­vó por­que una vez ad­ver­ti­do lo­gró ma­nio­brar a tiem­po”. Fuen­tes cer­ca­nas a la So­cie­dad Ru­ral ase­gu­ran que no se pue­de ava­lar la coar­ta­da del mi­nis­tro, el pa­go del bono no so­lo lle­gó a des­tiem­po –o en tiem­pos muy fi­nos res­pec­to a su de­sig­na­ción–, sino que re­co­gió opi­nio­nes muy con­tra­rias en miem­bros del in­te­rior del país. Los que lo co­no­cen bien y lo han su­fri­do ha­blan de un hom­bre en­can­ta­dor de la son­ri­sa pa­ra afue­ra, pe­ro muy am­bi­cio­so. Ca­mio­nes. El prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­ne Hu­go Mo­yano no es el Go­bierno. Tie­ne ra­zón en en­dil­gar­le a Ma­cri su pre­sen­te ac­ti­tud de le­ja­nía, ab­so­lu­ta­men­te opues­ta a la que tu­vo en 2015, cuan­do lle­gó a com­par­tir con el lí­der ca­mio­ne­ro la inau­gu­ra­ción de un bus­to de Pe­rón en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Una de las po­cas di­ri­gen­tes cohe­ren­tes al res­pec­to ha si­do Gra­cie­la Oca­ña, que siem­pre lo tu­vo al hoy pre­si­den­te de In­de­pen­dien­te en la mi­ra. Pe­ro pa­ra Mo­yano, su pro­ble­ma ma­yor es la de­ci­sión de jue­ces y fis­ca­les de ha­cer aho­ra lo que es, ni más ni me­nos, su tra­ba­jo: in­ves­ti­gar. Y es­to es pro­duc­to, tam­bién, de lo que le es­tá pa­san­do en una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la so­cie­dad, har­ta de la co­rrup­ción y del pa­to­te­ris­mo co­mo vía de ac­ción po­lí­ti­ca.

la caída de la ima­gen pre­si­den­cial y del Go­bierno es fuer­te, eso po­ne a Ma­cri de mal hu­mor

DI­BU­JO: PABLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.