Ga­na el Sí en el re­fe­ren­do de hoy

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

Los ecua­to­ria­nos de­ci­di­rán hoy si aprue­ban las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les que pro­pu­so Le­nín Moreno en el mar­co de su en­fren­ta­mien­to con el ex pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea. Po­cos tie­nen in­te­rés en lo que di­cen la ma­yo­ría de las pre­gun­tas, ex­cep­to dos: la que prohí­be la re­elec­ción in­de­fi­ni­da de las au­to­ri­da­des y la que des­ti­tu­ye a una Cor­te con am­plios po­de­res, in­te­gra­da por in­con­di­cio­na­les de Co­rrea, con la que con­cen­tró to­do el po­der del Es­ta­do y man­tie­ne una cuo­ta de po­der. Si triunfa el Sí, no vol­ve­rá a ser can­di­da­to y aca­ba­rá de per­der el po­der.

En 2017 Le­nín fue can­di­da­to de Alian­za País, el par­ti­do con el que go­ber­nó Co­rrea los úl­ti­mos 12 años. Al ini­cio Moreno fue vi­ce­pre­si­den­te de Co­rrea, y pro­yec­tó una excelente ima­gen por su preo­cu­pa­ción por los dis­ca­pa­ci­ta­dos. De­ma­sia­da ima­gen pa­ra que Co­rrea le per­mi­tie­ra sub­sis­tir.

Moreno f ue siem­pre un mi­li­tan­te de iz­quier­da cohe­ren­te, sin la con­fu­sión en­tre ideas so­cia­li­zan­tes, au­tor ita r i smo, su­per st ic io­ne s re­li­gio­sas y la me­ga­lo­ma­nía en­fer­mi­za que ca­rac­te­ri­za a Co­rrea. Ha­ce años fue víc­ti­ma de un asal­to en el que un de­lin­cuen­te le in­crus­tó una ba­la en la co­lum­na ver­te­bral y lo de­jó en si­lla de rue­das. Su­po su­pe­rar la ad­ver­si­dad con gran­de­za y es el de siem­pre, una per­so­na ama­ble, ale­gre, que nun­ca gri­ta ni ofen­de a los de­más. Es­ta for­ma de ser lo for­ta­le­ció por el con­tras­te que re­pre­sen­ta con la vio­len­cia pri­mi­ti­va de Co­rrea.

El neu­ró­lo­go bri­tá­ni­co David Owen po­dría ha­ber es­cri­to uno de sus li­bros so­bre los ex­tre­mos a los que pue­de lle­gar un po­lí­ti­co víc­ti­ma del sín­dro­me de Hu­bris es­tu­dian­do a Co­rrea, un ca­so que se desa­rro­lló has­ta la pa­to­lo­gía.

Co­rrea siem­pre ha­bló de sí mis­mo en ter­ce­ra per­so­na, co­mo si fue­ra un ad­mi­ra­dor de un pre­si­den­te in­fa­li­ble al que ido­la­tra­ba y pa­ra el que re­cla­ma­ba to­dos los ho­no­res. Go­ber­nó cuan­do el Ecua­dor vi­vió la dé­ca­da más ri­ca de su his­to­ria: es un país pe­tro­le­ro que es­tu­vo acos­tum­bra­do a ven­der el ba­rril de pe­tró­leo a un má­xi­mo de 10 dó­la­res y du­ran­te el co­rreís­mo lle­gó a ven­der­lo en 120. Cier­to que el di­ne­ro no lo es to­do. La dic­ta­du­ra mi­li­tar ve­ne­zo­la­na tu­vo diez ve­ces más in­gre­sos y de­jó un país en rui­nas, en el que ni si­quie­ra ha­bía co­mi­da mien­tras los mi­li­ta­res no sa­bían qué ha­cer con tan­to di­ne­ro. Co­rrea hi­zo una obra im­por­tan­te. Ecua­dor que­dó con una enor­me red de ca­rre­te­ras, con trans­for­ma­cio­nes in­tere­san­tes en sa­lud, edu­ca­ción y otras áreas. Fue víc­ti­ma de su ator­men­ta­da psi­co­lo­gía.

Su nar­ci­sis­mo lo lle­vó a per­se­guir a cuan­ta per­so­na lo con­tra­de­cía. Los po­li­cías hi­cie­ron una huel­ga de­fen­dien­do una ca­nas­ta de ví­ve­res que les re­par­tían en Na­vi­da­des. Co­rrea fue a di­sol­ver­la per­so­nal­men­te, se en­fren­tó fí­si­ca­men­te con los uni­for­ma­dos, se me­tió en el hos­pi­tal de la po­li­cía, del que se ne­gó a sa­lir, se de­cla­ró se­cues­tra­do y lo hi­zo bom­bar­dear. No le ca­bía en la ca­be­za que al­guien lo con­tra­di­je­ra.

So­lía des­pla­zar­se pro­te­gi­do por cien­tos de hom­bres ar­ma­dos por su pá­ni­co pa­ra­noi­co a un aten­ta­do. En al­gu­na oca­sión un ado­les­cen­te le hi­zo una se­ña de re­pu­dio cuan­do pa­sa­ba la ca­ra­va­na. La de­tu­vo y ba­jó per­so­nal­men­te a rom­per­les la ca­ra a trom­pa­das al ni­ño y a su ma­dre y los man­dó a la cár­cel. Su obra se opa­có por la en­fer­mi­za ma­nía de in­sul­tar, ofen­der y per­se­guir a la pren­sa, a la po­li­cía, a los em­pre­sa­rios, a los mé­di­cos, a los abo­ga­dos, a los tra­ba­ja­do- res, a los de de­re­cha, a los de iz­quier­da, y a to­do el que se le cru­za­ra por de­lan­te. Si Co­rrea se can­di­da­tea­ba en 2017, era di­fí­cil que ga­na­ra.

For­za­do por las cir­cuns­tan­cias de­sig­nó can­di­da­to de su par­ti­do a Le­nín, la úni­ca fi­gu­ra con bue­na ima­gen de su par­ti­do, que ha­bría te­ni­do un triun­fo am­plio si Co­rrea no hu­bie­ra so­bre­pro­ta­go­ni­za­do la cam­pa­ña apo­yán­do­lo, nin­gu­neán­do­lo y des­au­to­ri­zán­do­lo.

Moreno ga­nó el go­bierno, pe­ro ne­ce­si­ta­ba con­so­li­dar el po­der. El Sí va a ob­te­ner un triun­fo con­tun­den­te gra­cias a su ima­gen, que me­jo­ró has­ta lle­gar a 68% po­si­ti­va y 25% ne­ga­ti­va. En el país so­la­men­te hay otro di­ri­gen­te con un sal­do de opi­nio­nes po­si­ti­vas: Jai­me Ne­bot, al­cal­de de Gua­ya­quil, con 48 a fa­vor y 42 en con­tra. To­dos los de­más tie­nen sal­dos ne­ga­ti­vos, que a ve­ces son enor­mes.

La ima­gen de Ra­fael Co­rrea fue excelente du­ran­te años, sus po­si­ti­vas os­ci­la­ron en­tre el 60% y el 70%, pe­ro lle­ga al do­min­go con 43% de po­si­ti­vas y 48% de ne­ga­ti­vas. El po­der es una dro­ga pe­li­gro­sa que se de­be ma­ne­jar con mu­cho tino, y Co­rrea no su­po hacerlo. Su pro­ble­ma, más que cuan­ti­ta­ti­vo, es cua­li­ta­ti­vo. Hay mi­les de ciu­da­da­nos que fue­ron víc­ti­mas de sus atro­pe­llos y que lo de­tes­tan por­que los hu­mi­lló y los ve­jó.

Cuan­do em­pe­zó a re­co­rrer el país hu­bo al­gu­nos que lo in­sul­ta­ron, le ti­ra­ron hue­vos. Co­rrea, sin con­tac­to con la reali­dad, se ba­jó de la ca­mio­ne­ta pa­ra gol­pear­los y los ame­na­zó con la cár­cel, co­mo lo ha­cía cuan­do es­ta­ba en el po­der. En una pe­que­ña po­bla­ción, tum­bó la puer­ta de una casa pa­ra tra­tar de agre­dir a sus ha­bi­tan­tes, por­que pen­só que des­de ahí le ha­bían arro­ja­do unos hue­vos. Ca­da in­ci­den­te que pro­ta­go­ni­zó acen­tuó el odio que le pro­fe­sa­ban mi­les de per­so­nas. Du­ran­te 12 años hi­zo pro­gra­mas se­ma­na­les de ra­dio en los que in­sul­tó de ma­ne­ra pro­caz a mi­les de per­so­nas, que aho­ra lo en­con­tra­ban en la ca­lle, sin es­col­tas, y veían la opor­tu­ni­dad de ha­cer­le al­go.

Des­de un pun­to es­tra­té­gi­co, esos ataques cons­tan­tes po­dían vic­ti­mi­zar­lo y ayu­dar al No. Hay un por­cen­ta­je pe­que­ño que lo de­tes­ta, otro se­me­jan­te que lo ido­la­tra, pe­ro la ma­yo­ría no quie­re que lo atro­pe­llen, aun­que no lo apo­yen.

En su mo­men­to, Co­rrea, Cha­vez, Mo­ra­les lle­ga­ron al po­der por­que la ma­yo­ría de la gen­te es­ta­ba har­ta de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos de sus paí­ses, que no pu­die­ron en­ten­der la po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea, des­apa­re­cie­ron. Es su­per­fi­cial de­cir que to­dos los par­ti­dos fue­ron ma­los y por eso aso­ma­ron es­tos me­sías, pe­ro la ver­dad es que en es­te pro­ce­so se des­pres­ti­gia­ron tan­to los di­ri­gen­tes tra­di­cio­na­les co­mo las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, que ter­mi­na­ron con una ima­gen la­men­ta­ble. En la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña re­apa­re­cie­ron al­gu­nos de ellos in­sul­tan­do vio­len­ta­men­te a Co­rrea y res­pal­dan­do el Sí. Cuan­do se or­ga­ni­za ra­cio­nal­men­te una cam­pa­ña, se es­tu­dia cien­tí­fi­ca­men­te la ima­gen de los ac­to­res po­lí­ti­cos y se les pi­de que bo­rren de la cam­pa­ña a to­dos los que quie­ren apo­yar­nos pe­ro tie­nen más opi­nio­nes ne­ga­ti­vas que po­si­ti­vas. El pro­ble­ma es­tá en que al­gu­nos di­ri­gen­tes des­pres­ti­gia­dos en­cuen­tran la opor­tu­ni­dad pa­ra re­apa­re­cer y atri­buir­se el triun­fo. En reali­dad, so­la­men­te qui­tan vo­tos y que­dan de opor­tu­nis­tas.

Se ins­cri­bie­ron pa­ra ha­cer cam­pa­ña por el Sí va­rias or­ga­ni­za­cio­nes que re­pre­sen­ta­ban a cien­tos de na­cio­nes, gru­pos ét­ni­cos, pue­blos, re­gio­nes, y que di­cen te­ner es­truc­tu­ras que ma­ne­jan más vo­tos que to­da la po­bla­ción del país. En la reali­dad, nin­gu­na apor­tó vo­tos. Co­mo es usual, las es­truc­tu­ras son un ne­go­cio de al­gu­nos que quie­ren re­par­tir­se unas mo­ne­das pa­ra des­pués re­cla­mar una cuo­ta de po­der en nom­bre de una ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción que no tie­nen. En nues­tra so­cie­dad cre­ma­tís­ti­ca, las es­truc­tu­ras exis­ten cuan­do al­guien las pa­ga y des­apa­re­cen en cuan­to no hay có­mo pa­gar­las.

Al­gu­nos ca­ye­ron en la ten­ta­ción de ha­cer cam­pa­ña su­cia. He­mos di­cho reite­ra­da­men­te en nues­tros tex­tos que es­to es un dis­pa­ra­te, que no sir­ve pa­ra na­da, pe­ro en to­do el con­ti­nen­te hay mi­les de per­so­nas que se fas­ci­nan con es­ta ac­ti­vi­dad que so­lo mue­ve los ba­jos ins­tin­tos de al­gu­nos que tie­nen su vo­to re­suel­to.

Vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que los ciu­da­da­nos quie­ren te­ner re­la­cio­nes horizontales con los lí­de­res. Ca­si to­dos los pre­si­den­tes de Amé­ri­ca La­ti­na tie­nen ma­la ima­gen por la dis­tan­cia que es­ta­ble­cen con la gen­te co­mún. Los dos pre­si­den­tes me­jor eva­lua­dos son Ma­cri y Le­nín, dos man­da­ta­rios que evi­tan las for­mas em­pa­que­ta­das de los an­ti­guos, no se creen bo­ce­to de es­ta­tua.

Le­nín va a ga­nar de ma­ne­ra con­tun­den­te el ple­bis­ci­to, a pe­sar del apo­yo de po­lí­ti­cos y or­ga­ni­za­cio­nes que son so­lo mem­bre­tes va­cíos. Es­ta­rá en sus ma­nos di­ri­gir el trán­si­to del país de la ti­ra­nía ha­cia la de­mo­cra­cia, y de una eta­pa en que se ha­cía cual­quier co­sa por­que so­bra­ba el di­ne­ro a otra en la que el país pue­de pro­gre­sar pro­du­cien­do más e in­ser­tán­do­se en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal de na­cio­nes. *Pro­fe­sor de la GWU y miem­bro del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

AP

LE­NIN MORENO. Su ima­gen se for­ta­le­ce por el abrup­to con­tras­te con su pre­de­ce­sor, Ra­fael Co­rrea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.