Una ban­da de chi­cas pop, la es­tra­te­gia de Kim Jong-un pa­ra acer­car­se al sur

Mo­ran­bong es un gru­po crea­do por el lí­der nor­co­reano pa­ra ag­gior­nar los con­su­mos cul­tu­ra­les en su país. la se­ma­na pró­xi­ma po­dría ac­tuar en un even­to en co­rea del sur.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - FA­CUN­DO F. BA­RRIO

Co­mo en 1971, cuan­do la cé­le­bre “di­plo­ma­cia del ping­pong” ayu­dó a ten­der puen­tes en­tre el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se de Ri­chard Ni­xon y la Chi­na maoís­ta, otro even­to en apa­rien­cia tri­vial po­dría con­tri­buir en los pró­xi­mos días a des­tra­bar uno de los con­flic­tos más ál­gi­dos en­tre dos paí­ses de la ac­tua­li­dad.

La chan­ce ten­drá lu­gar es­te vier­nes en la ciu­dad sur­co­rea­na de Pyeon­gchang, don­de se ce­le­bra­rá la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de Invierno 2018, una ci­ta de­por­ti­va que, por pri­me­ra vez en años, ser vi­rá co­mo ex­cu­sa pa­ra un acer­ca­mien­to en­tre am­bas Co­reas. Allí no so­lo es­ta­rán pre­sen­tes los atle­tas del Nor­te: tam­bién po­dría ac­tuar el gru­po mu­si­cal nor­co­reano Mo­ran­bong, una ban­da pop in­te­gra­da por vein­te mu­je­res que fue crea­da ha­ce al­gu­nos años por ini­cia­ti­va del Lí­der Su­pre­mo Kim Jong-un, y que cau­sa fu­ror en su país.

Ati­za­do por las ten­sio­nes nu­clea­res y la vi­ru­len­cia dis­cur­si­va de Do­nald Trump, 2017 fue un año pa­ra el ol­vi­do en cuan­to a las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en la Pe­nín­su­la de Co­rea. Se ne­ce­si­tan pe­que­ños y su­ti­les ges­tos pa­ra em­pe­zar a re­abrir las puer­tas al diá­lo­go. Con esa pre­mi­sa, ne­go­cia­do­res de am­bos paí­ses se reunie­ron va­rias ve­ces en las úl­ti­mas se­ma­nas pa­ra de­fi­nir có­mo se­rá la par­ti­ci­pa­ción nor­co­rea­na en el me­ga­even­to en el Sur. En esos en­cuen­tros, lla­mó es­pe­cial­men­te la aten­ción la pre­sen­cia de la can­tan­te Hyon Song Wol, la lí­der de la Mo­ran­bong Band.

El gru­po hi­zo sus pri­me­ras apa­ri­cio­nes en 2012, ca­si en si­mul­tá­neo al éxi­to mun­dial del Gan­gnam Sty­le sur­co­reano. Se­gún el es­pe­cia­lis­ta bri­tá­ni­co Paul French, au­tor del li­bro North Ko­rea: Sta­te of Pa­ra­noia, Mo­ran­bong na­ció co­mo “una reac­ción del ré­gi­men a la cre­cien­te pe­ne­tra­ción, a tra­vés de los mu­ros de la cen­su­ra, de la mo­da y la mú­si­ca de Co­rea del Sur, que for­man par­te de la ‘ola co­rea­na’ de soft po­wer cul­tu­ral que ema­na de Seúl”.

Des­de sus pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes, las chi­cas de Mo­ran­bong tu­vie­ron co­mo es­pec­ta­dor pri­vi­le­gia­do al mis­mí­si­mo Kim, quien se ha mos­tra­do en pri­me­ra fi­la aplau­dien­do a ra­biar ca­da una de sus can­cio­nes. Con sus po­lle­ras cor­tas, ta­co­nes al­tos y pei­na­dos lla­ma­ti­vos, las in­te­gran­tes del gru­po mu­si­cal en­car­nan los pa­tro­nes es­té­ti­cos ag­gior­na­dos que el ré­gi­men es­tá dis­pues­to a to­le­rar. Y mar­can ten­den­cia: no so­lo ac­túan pa­ra la eli­te po­lí­ti­ca, sino que sue­len apa­re­cer en la TV ofi­cial y tie­nen mi­les de fans en­tre las jó­ve­nes de Pyong­yang.

Si con­si­guen pre­sen­tar­se en la ce­re­mo­nia del vier­nes, es pro­ba­ble que las Mo­ran­bong tam­bién en­cuen­tren una au­dien­cia ávi­da en el Sur, don­de en los úl­ti­mos años pro­li­fe­ra- ron pro­gra­mas de te­le­vi­sión, reality shows, no­ve­las y vi­deo­jue­gos con el Nor­te co­mo gran ob­se­sión.

Aun­que si la in­ten­ción del go­bierno de Kim es que sir­van co­mo ins­tru­men­to pa­ra la di­plo­ma­cia, las chi­cas ten­drían que adap­tar su re­per­to­rio. En el Nor­te, sue­len en­to­nar can­cio­nes hi­per­pa­trió­ti­cas, ala­ban­zas al Que­ri­do Lí­der y loas al Par­ti­do Co­mu­nis­ta. El co­mi­té or­ga­ni­za­dor de los Jue­gos Olím­pi­cos ja­más per­mi­ti­ría al­go así. Pe­ro las Mo­ran­bong son ver­sá­ti­les: tal co­mo pue­de ver­se en YouTu­be, tam­bién in­ter­pre­tan clá­si­cos de Dis­ney, ban­das so­no­ras de ta­qui­lle­ras pe­lí­cu­las oc­ci­den­ta­les y te­mas ro­mán­ti­cos de Frank Si­na­tra.

CE­LE­BRI­TIES. La lí­der del gru­po es­tu­vo pre­sen­te en una me­sa ne­go­cia­do­ra en­tre am­bas Co­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.