¿Cuál es el pun­to del po­der agu­do?

Los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios no es­tán si­guien­do las re­glas de las de­mo­cra­cias go­ber­nan­tes. La atrac­ción y la per­sua­sión no exis­ten en esos Es­ta­dos.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - CH­RIS­TOP­HER WAL­KER*

En los úl­ti­mos años, Ru­sia y Chi­na han des­ti­na­do re­cur­sos con­si­de­ra­bles a ám­bi­tos que por lo ge­ne­ral se aso­cian con el “po­der blan­do”, tér­mino acu­ña­do por el po­li­tó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph S. Nye y que se en­tien­de co­mo la “ca­pa­ci­dad de afec­tar a los de­más por la atrac­ción y la per­sua­sión”. Ya sea di­rec­ta­men­te o a tra­vés de su­plen­tes com­pla­cien­tes, los dos paí­ses han gas­ta­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en au­men­tar su in­fluen­cia me­dian­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la cul­tu­ra, los cen­tros de es­tu­dios, el mun­do aca­dé­mi­co y otras es­fe­ras.

Sin em­bar­go, a pe­sar de es­tas in­men­sas in­ver­sio­nes, los ob­ser­va­do­res (in­clui­do Nye mis­mo) se ras­can la ca­be­za, pre­gun­tán­do­se por qué es­tos re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios si­guen su­frien­do un pro­fun­do dé­fi­cit de po­der blan­do, in­clu­so tras ha­ber­se v uel­to má s a ser­ti­vos en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal.

A Ru­sia y Chi­na les tien­de a ir mal en las en­cues­tas glo­ba­les de opi­nión pú­bli­ca y los ín­di­ces de po­der blan­do, re­for­zan­do la no­ción de que la atrac­ción y la per­sua­sión son in­com­pa­ti­bles con el au­to­ri­ta­ris­mo. En lo in­ter­na­cio­nal, los au­tó­cra­tas no es­tán “ga­nan­do los co­ra­zo­nes y las men­tes”. No obs­tan­te, Ru­sia, Chi­na y otros re­gí­me­nes am­bi­cio­sos y con abun­dan­cia de re­cur­sos pro­yec­tan más in­fluen­cia más allá de sus fron­te­ras que en cual­quier mo­men­to de la his­to­ria re­cien­te, y no prin­ci­pal­men­te a tra­vés de lo que Nye lla­ma “po­der du­ro”, es de­cir, la po­ten­cia mi­li­tar o coer­ción eco­nó­mi­ca bru­ta.

No hay du­da de que Ru­sia ha usa­do la fuer­za mi­li­tar con cier­ta fre­cuen­cia en la úl­ti­ma dé­ca­da, por ejem­plo en Geor­gia, Ucra­nia y Si­ria. Pe­ro sus avio­nes de com­ba­te y sus tan­ques no im­pul­san el au­men­to glo­bal de la in­fluen­cia de Mos­cú. De ma­ne­ra si­mi­lar, Chi­na es­tá mos­tran­do sus fuer­zas mi­li­ta­res en el Mar del Sur de Chi­na y a lo lar­go de su fron­te­ra en dispu­ta con In­dia. Pe­ro, al igual que Ru­sia, ha si­do mu­cho más ac­ti­va en el uso de otras for­mas de in­fluen­cia en la pa­sa­da dé­ca­da.

Por con­si­guien­te, los teó­ri­cos es­tán en apu­ros: son re­gí­me­nes que no de­pen­den prin­ci­pal­men­te del po­der du­ro, no con­si­guen ge­ne­rar po­der blan­do, pe­ro si­guen sien­do ca­pa­ces de pro­yec­tar una in­fluen­cia real en el ex­tran­je­ro. Con­si­de­ran­do el re­sur­gi­mien­to del au­to­ri­ta­ris­mo en el mun­do, se tra­ta de una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra re­fle­xio­nar so­bre es­ta apa­ren­te pa­ra­do­ja.

Ha­ce po­co, The Fi­nan­cial Ti­mes ob­ser va­ba los “es­fuer­zos de Chi­na de ge­ne­rar po­der blan­do más allá de sus fron­te­ras”; el país de­be “co­rrer más li­ge­ro y adop­tar un en­fo­que más re­cí­pro­co y me­nos au­to­ri­ta­rio”. En un co­men­ta­rio re­cien­te, Nye ha­ce una ob­ser­va­ción si­mi­lar de que “Chi­na po­dría ge­ne­rar más po­der blan­do si re­la­ja­ra par­te del fir­me con­trol de su par­ti­do so­bre la so­cie­dad ci­vil”. Lo mis­mo se po­dría de­cir de Ru­sia y otros paí­ses con go­bier­nos que prio­ri­zan el con­trol es­ta­tal so­bre la aper­tu­ra, la cul­tu­ra in­de­pen­dien­te y la so­cie­dad ci­vil, to­dos in­gre­dien­tes del po­der blan­do.

Pe­ro es­tas ex­hor­ta­cio­nes a las au­to­ri­da­des chi­nas o ru­sas se­gu­ra­men­te cae­rán en oí­dos sor­dos. Cual­quier li­be­ra­li­za­ción im­por­tan­te iría en di­rec­ción con­tra­ria a las ne­ce­si­da­des y los ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos de es­tos mis­mos re­gí­me­nes de re­te­ner el con­trol a cual­quier cos­to.

La tram­pa ana­lí­ti­ca es su­po­ner que los go­bier­nos au­to­ri­ta­rios, que su­pri­men el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co y la li­bre ex­pre­sión pa­ra con­ser­var el po­der in­terno, se in­cli­na­rían a ac­tuar dis­tin­to en el plano in­ter­na­cio­nal. Son re­gí­me­nes que han adop­ta­do há­bil­men­te al­gu­nas de las for­mas, no la sus­tan­cia, del po­der blan­do. Bus­can lo que se po­dría en­ten­der co­mo “po­der agu­do”, cu­yos atri­bu­tos cla­ve son la cen­su­ra, la ma­ni­pu­la­ción y la dis­trac­ción abier­tas, en lu­gar de la per­sua­sión y la atrac­ción.

Si bien las “gue­rras de la in­for­ma­ción” for­man par­te del re­per­to­rio de los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios, por sí mis­mas son una des­crip­ción inade­cua­da del po­der agu­do. Gran par­te de la ac­ti­vi­dad de los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios (sea de Chi­na en Amé­ri­ca La­ti­na o de Ru­sia en Eu­ro­pa cen­tral) que­da fue­ra de es­ta de­fi­ni­ción, co­mo de­ta­lla­mos mis co­le­gas y yo en un in­for­me de di­ciem­bre de 2017, “Sharp Po­wer: Ri­sing Aut­ho­ri­ta­rian In­fluen­ce” (“Po­der agu­do: in­fluen­cia au­to­ri­ta­ria en au­men­to”).

En re­tros­pec­ti­va, po­de­mos ad­ver­tir la idea equi­vo­ca­da que se asen­tó al fin de la Gue­rra Fría, cuan­do el aná­li­sis con­ven­cio­nal su­pu­so que los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios se li­be­ra­li­za­rían y de­mo­cra­ti­za­rían. Ha­ce ca­si tres dé­ca­das, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos sa­lió de la Gue­rra Fría co­mo el po­der he­ge­mó­ni­co glo­bal y se acu­ñó el tér­mino “po­der blan­do”, los ana­lis­tas po­lí­ti­cos no to­ma­ron lo su­fi­cien­te­men­te en cuen­ta los re­gí­me­nes que hoy con­tro­lan Ru­sia y Chi­na.

Co­mo es­cri­bí con mi co­le­ga Jes­si­ca Lud­wig en el nú­me­ro de no­viem­bre de Fo­reign Af­fairs, “la com­pla­cen­cia de las de­mo­cra­cias acer­ca de un po­der ma­ligno y agu­do se ha ido for­man­do por su con­fian­za en el pa­ra­dig­ma del po­der blan­do”. Los ana­lis­tas que ven la con­duc­ta de los au­to­ri­ta­rios en tér­mi­nos de es­fuer­zos por “re­for­zar el po­der blan­do de sus paí­ses co­me­ten un error y se arries­gan a per­pe­tuar un fal­so sen­ti­do de se­gu­ri­dad”.

Es pre­ci­so un diag­nós­ti­co só­li­do pa­ra dar una res­pues­ta ade­cua­da. Los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios no es­tán si­guien­do las re­glas de las de­mo­cra­cias go­ber­nan­tes. Su ras­go ca­rac­te­rís­ti­co es la re­pre­sión sis­te­má­ti­ca, y el “po­der agu­do” que ge­ne­ran no se pue­de for­zar en el mar­co más fa­mi­liar y tran­qui­li­za­dor del “po­der blan­do”. Sin ter­mi­no­lo­gía más pre­ci­sa, las de­mo­cra­cias del mun­do ten­drán po­cas es­pe­ran­zas de con­tra­rres­tar la cre­cien­te y mul­ti­fa­cé­ti­ca in­fluen­cia de es­tos Es­ta­dos. *Vi­ce­pre­si­den­te pa­ra Es­tu­dios y Aná­li­sis del Fon­do Na­cio­nal por la De­mo­cra­cia. Copy­right Pro­ject-Syn­di­ca­te.

AP

Sus go­bier­nos de­mues­tran ser in­mu­nes al “po­der blan­do”.

MOSCU Y BEI­JING.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.