SIN ETICA

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

El pre­si­den­te de la Na­ción, Mau­ri­cio Ma­cri, tu­vo que fir­mar un de­cre­to pa­ra ter­mi­nar con el ne­po­tis­mo en el Es­ta­do na­cio­nal. Una vez más que­dó de­mos­tra­do que a los mi­nis­tros y fun­cio­na­rios del Es­ta­do na­cio­nal les ca­be el re­frán “Haz lo que yo di­go pe­ro no lo que yo ha­go”. Ha­blan de ajus­te, de éti­ca, y na­da de eso ha­cen a fa­vor de los ciu­da­da­nos. El de­cre­to de Ma­cri des­nu­dó que más de cin­cuen­ta pa­rien­tes de fun­cio­na­rios tra­ba­ja­ban en el Es­ta­do. El Pre­si­den­te to­mó una de­ci­sión que de­be­ría ha­ber to­ma­do no bien asu­mió. De­ci­sión es­ta que fue acom­pa­ña­da, en­tre otros, por la go­ber­na­do­ra Vidal y el je­fe de Go­bierno de CABA. Es de es­pe­rar que los pre­si­den­tes de las cá­ma­ras de Dipu­tados y de Se­na­do­res to­men la mis­ma ini­cia­ti­va, co­mo así tam­bién otros go­ber­na­do­res e in­ten­den­tes. Si bien los Es­ta­dos na­cio­nal y pro­vin­cia­les son in­de­pen­dien­tes en­tre sí, es de es­pe­rar tam­bién que los fun­cio­na­rios na­cio­na­les que de­bie­ron re­nun­ciar no con­si­gan re­fu­gio la­bo­ral en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en CABA, en Con­gre­so, en las cá­ma­ras pro­vin­cia­les o en al­gu­na in­ten­den­cia ami­ga. Ale­jan­dro Fa­bián Spi­vak Mi­sio­nes ales­pi­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.