Co­mo de­cía­mos ayer...

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

Rys­zard Ka­pus­cins­ki de­cía en Los cin­co sen­ti­dos del pe­rio­dis­ta –un pe­que­ño li­bro de­ve­ni­do mi­ni­bi­blia de es­te ofi­cio– que en los tiem­pos ac­tua­les la cen­su­ra ca­si no exis­te sal­vo ex­cep­cio­nes muy con­ta­das, pe­ro ad­ver­tía: “En su lu­gar se uti­li­zan otros me­ca­nis­mos –que de­fi­nen qué des­ta­car, qué omi­tir, qué cam­biar– pa­ra ma­ni­pu­lar de ma­ne­ra más su­til. Eso im­por­ta a los po­de­ro­sos de es­te mun­do, siem­pre tan aten­tos a los me­dios, por­que así do­mi­nan la ima­gen que dan a co­no­cer a la so­cie­dad y ope­ran so­bre la men­ta­li­dad y la sen­si­bi­li­dad de las so­cie­da­des que go­bier­nan”.

Ci­té es­te tra­mo del li­bro en ju­nio de 1974, un día des­pués de la ce­le­bra­ción del Día del Pe­rio­dis­ta, pa­ra su­mar ar­gu­men­tos a una ca­rac­te­ri­za­ción de es­tos tiem­pos cuan­do se tra­ta de de­fi­nir qué es­tá pa­san­do con la pro­fe­sión. Es­cri­bía en­ton­ces: “Quie­ro en es­tas lí­neas elo­giar y ho­me­na­jear a los pe­rio­dis­tas que en es­te dia­rio se ale­jan de las som­bras, in­ten­tan neu­tra­li­zar la ma­ni­pu­la­ción, ejer­cen el ofi­cio con sus me­jo­res ar­mas y se co­rren de las gue­rras po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que otros pro­mue­ven y a po­cos be­ne­fi­cian”. Co­mo ca­si cua­tro años atrás, es vá­li­do lo que de­cía en esa co­lum­na: “Así co­mo de­ma­sia­dos vio­len­tos se han trans­for­ma­do en mar­gi­na­les sin có­di­gos, tam­bién mu­chos pro­fe­sio­na­les de es­ta ac­ti­vi­dad se han trans­for­ma­do –por ac­ción u omi­sión– en vio­la­do­res del con­cep­to ver­dad y pre­fie­ren aco­mo­dar sus con­vic­cio­nes a las que les im­po­nen, su­gie­ren o ven­den los que man­dan, los que quie­ren man­dar o los que al­gu­na vez man­da­ron y quie­ren vol­ver a hacerlo sin re­glas y con más am­bi­ción que virtudes”.

De­bo acla­rar­les a los lec­to­res de PER­FIL que ta­les ad­ver­ten­cias no re­mi­ten a una po­lí­ti­ca es­pu­ria de pu­bli­ca­cio­nes en es­te dia­rio, aun­que su­ce­de –de vez en cuan­do– que la pre­sión del cie­rre, al­gu­na dis­trac­ción o erro­res u omi­sio­nes –cons­cien­tes o no–, lle­van a co­me­ter vio­la­cio­nes de prin­ci­pios con­cep­tua­les y éti­cos que na­da bien les ha­cen a quie­nes leen es­tas pá­gi­nas. Com­ple­to los con­cep­tos de aque­lla co­lum­na del 74: “Es ne­ce­sa­rio, sí, re­cha­zar el se­duc­tor ata­jo de la in­me­dia­tez cuan­do es­ta afec­ta la calidad de la in­for­ma­ción y evi­tar la ten­den­cia a dar por bueno lo du­do­so, por cier­to lo pro­ba­ble, por he­cho la in­fe­ren­cia”. Sé que la ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas que in­te­gran la redacción de PER­FIL no ad­hie­re a es­to úl­ti­mo, pe­ro no vie­ne mal re­cor­dar­lo. Ma­les del ayer. La edi­ción sa­ba­ti­na no las tu­vo to­das bue­nas con­si­go, aun­que el con­jun­to fue acep­ta­ble. Vea­mos lo que es­tu­vo in­co­rrec­to:

*Una omi­sión por de­más cu­rio­sa –y cues­tio­na­ble– es la ob­ser­va­da en la no­ta de la pá­gi­na 4, con tí­tu­lo de ta­pa “Ma­cri, en­tre el fút­bol y el re­ti­ro es­pi­ri­tual”. El tex­to in­te­rior –a pá­gi­na com­ple­ta– no men­cio­na que en su vi­si­ta a Ju­juy, el Pre­si­den­te fue abu­chea­do e in­sul­ta­do en Hu­mahua­ca, co­mo lo con­sig­na­ron to­dos los por­ta­les de no­ti­cias (per­fil.com, in­clui­do), me­dios grá­fi­cos e in­clu­so una fil­ma­ción que vi­ra­li­zó Youtu­be. Pa­ra el au­tor de la no­ta, más des­ta­ca­ble que ese ac­to de re­pu­dio fue que Ma­cri ju­gó al fút­bol con­tra un equi­po en el que es­ta­ban, en­tre otros, el ex mun­dia­lis­ta Jo­sé Va­len­cia y el Oso Co­ro­nel, ído­los del de­por­te ju­je­ño.

*En el epí­gra­fe de la fo­to prin­ci­pal de por­ta­da, tras el tí­tu­lo “Ne­go­cios os­cu­ros con el blan­queo”, se di­ce que “in­cau­ta­ron bol­sos por US$ 5 mi­llo­nes”. Es­te da­to no es­tá en la no­ta de la pá­gi­na 14, aun­que sea co­rrec­to co­mo lo re­ve­la­ron va­rias fuen­tes. En el tex­to in­te­rior so­lo se men­cio­na que en “uno de los ope­ra­ti­vos se ha­lló has­ta me­dio mi­llón de dó­la­res”.

*En el re­su­men de ta­pa, “Fa­mi­lia­res ofi­cia­les” se­ña­la que tras el de­cre­to pre­si­den­cial so­bre ne­po­tis­mo, “hay más de vein­te pa­rien­tes de Cam­bie­mos en el Go­bierno”. Es en­ga­ño­so: la no­ta de pá­gi­na 2 pun­tua­li­za esos ca­sos, pe­ro ca­si to­dos re­fe­ri­dos a la fun­ción pú­bli­ca en Pro­vin­cia y en el Go­bierno de la Ciu­dad, ju­ris­dic­cio­nes no al­can­za­das por la me­di­da pre­si­den­cial.

*En la pá­gi­na 16, el tí­tu­lo afir­ma: “Tras ce­rrar fi­las con Cho­co­ba r, el G o - bierno apun­ta al ma­gis­tra­do”. El bre­ve ar­tícu­lo se­cun­da­rio con­sig­na la reunión que man­tu­vo el Pre­si­den­te con el po­li­cía que ul­ti­mó a un la­drón en cir­cuns­tan­cias aún no acla­ra­das, aun­que hay una re­so­lu­ción ju­di­cial del juez En­ri­que Ve­láz­quez por la cual Cho­co­bar fue em­bar­ga­do en 400 mil pe­sos. El tex­to no con­tie­ne da­to al­guno acer­ca de la afir­ma­ción del tí­tu­lo, en el sen­ti­do de que el Go­bierno “apun­ta al ma­gis­tra­do”.

*Fi­nal­men­te, una no­ta de la pá­gi­na 18 lla­ma a en­ga­ño. Se di­ce allí que “Lo­te­ría fre­nó un con­tra­to de con­trol del Bin­go Ave­lla­ne­da”, sin acla­rar que se tra­ta de la ju­ris­dic­ción bo­nae­ren­se y no de Lo­te­ría Na­cio­nal, or­ga­nis­mo cu­ya exis­ten­cia aca­ba de con­cluir por de­cre­to pre­si­den­cial (no­ti­cia que no fue con­sig­na­da ni en es­ta no­ta ni en el res­to del dia­rio).

CEDOC PER­FIL

ESCRACHE. Ma­cri y el fút­bol, pe­ro sin men­cio­nar los abu­cheos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.