Ye­guas

Perfil (Domingo) - - IDEAS - MA­RI­NA MARIASCH*

Al­gu­nas no­ches so­mos fá­ci­les, no aca­ta­mos lí­mi­tes. Al­gu­nas tar­des, al­gu­nas ma­ña­nas, tam­bién. Si es fá­cil no re­quie­re gran es­fuer­zo, es bas­tan­te pro­ba­ble que pase, que ven­ga. Fá­ci­les. Nos adap­ta­mos con fle­xi­bi­li­dad a las cir­cuns­tan­cias, so­mos ac­ce­si­bles en el tra­to. No so­mos dó­ci­les, ni dé­bi­les ni su­mi­sas, aun­que a ve­ces nos gus­te ju­gar a ser­lo. Go­zar es tan di­fe­ren­te al do­lor; go­zar es tan pa­re­ci­do al amor.

El Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) di­ce que “fá­cil” es un ad­je­ti­vo que, di­cho es­pe­cial­men­te de una mu­jer, es una que se pres­ta sin pro­ble­mas a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. La RAE, una ins­ti­tu­ción an­qui­lo­sa­da, que no se mue­ve ni al rit­mo de las pla­cas tec­tó­ni­cas con que se pro­du­cen los cam­bios es­truc­tu­ra­les en el pla­ne­ta, nos di­ce fá­ci­les. Pa­ra ellos de­be ser fá­cil co­mo el ca­pri­cho ca­si de­ci­dir qué pa­la­bras se su­man al li­bro rec­tor del es­pa­ñol, qué pa­la­bras cam­bian en su de­fi­ni­ción, qué pa­la­bras no. A ve­ces la ley se an­ti­ci­pa a la cos­tum­bre y se im­po­ne co­mo una cer­te­za a se­guir. A ve­ces, la ley vie­ne de­trás de los há­bi­tos y usos so­cia­les. Lle­ga tar­de, lle­ga cor­ta, lle­ga de cos­ta­do.

Con­for­ma­da en­te­ra­men­te por hom­bres y de­mos­tra­da­men­te ma­chis­ta, so­lo re­cién en 1978 se in­cor­po­ró a la Real Aca­de­mia una mu­jer, sin que eso ga­ran­ti­za­ra de nin­gún mo­do el pe­so de su voz ni vo­to. Se equi­vo­ca @Pe­re­zRe­ver­te cuan­do ex­cul­pa a la RAE di­cien­do que és­ta “se li­mi­ta a re­gis­trar el uso (tan­to ac­tual co­mo histórico) que los his­pa­noha­blan­tes dan a las pa­la­bras y fi­gu­ra en los li­bros”. Es cier­to que “si hay usos pe­yo­ra­ti­vos” no se pue­de cul­par en­te­ra­men­te a la RAE sino a quie­nes dan ese uso a las pa­la­bras. Pe­ro tam­bién es cier­to que la RAE bus­ca im­po­ner­se co­mo pa­trón del es­pa­ñol en su mo­do co­rrec­to, e im­pri­me en ca­da in­clu­sión, ex­clu­sión o mo­di­fi­ca­ción de su li­bro una po­si­ción ideo­ló­gi­ca.

Sa­be­mos que si de­ci­mos ele­fan­te apa­re­ce un ele­fan­te en la ha­bi­ta­ción. Sa­be­mos que se ha­cen co­sas con pa­la­bras. Por eso, cuan­do la RAE in­clu­ye tér­mi­nos co­mo “pa­pi­chu­lo” (Hom­bre que, por su atrac­ti­vo fí­si­co, es ob­je­to de de­seo), “cu­la­men” (pa­ra de­cir cu­lo), o pre­ten­de mo­der­ni­zar­se al ad­mi­tir la cas­te­lla­ni­za­ción de tér­mi­nos pro­ve­nien­tes del uni­ver­so tec­no­ló­gi­co –ori­gi­nal­men­te en in­glés–, pe­ro con­ser­var la acep­ción de “fá­cil” (en su fun­ción de ad­je­ti­vo y “di­cho es­pe­cial­men­te de una mu­jer: Que se pres­ta sin pro­ble­mas a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les”), es­tá to­man­do una po­si­ción po­lí­ti­ca so­bre las re­la­cio­nes de gé­ne­ro, so­bre el mun­do. Y la to­ma por­que el len­gua­je lle­va ins­crip­tas re­la­cio­nes de fuer­za que si no se des­mon­tan en el aná­li­sis del uso de una pa­la­bra, un fe­nó­meno emi­nen­te­men­te so­cial, se con­va­li­dan.

¿Nos ex­tra­ña? No. An­te la du­da, pre­fe­ri­mos con­sul­tar el Dic­cio­na­rio del uso del es­pa­ñol de Ma­ría Mo­li­ner, un dic­cio­na­rio que re­co­ge el ha­bla de ca­lle, las per­so­nas, los me­dios. Un dic­cio­na­rio cu­ya au­to­ra, van­guar­dis­ta y pre­cur­so­ra, fue re­cha­za­da de la RAE en 1972. No que­re­mos per­te­ne­cer a un club que no nos quie­re de so­cias. Pre­fe­ri­mos no aca­tar los lí­mi­tes que in­ten­ta po­ner un sa­lón ex­clu­si­vo de va­ro­nes que des­de sus si­llo­nes de pa­na ver­de in­glés apo­li­lla­dos ti­ran el hu­mo de sus ci­ga­rros de ma­chis­mo, ha­cien­do Os, por­que las Xs del len­gua­je in­clu­si­vo pa­ra ellos es­tán prohi­bi­das.

El len­gua­je es un or­ga­nis­mo vi­vo, en cons­tan­te cam­bio y evo­lu­ción. La lin­güís­ti­ca ha­ce dé­ca­das evi­ta ha­blar de co­rrec­ción. Pen­sa­mos en tér­mi­nos de ade­cua­ción so­cio­lin­güís­ti­ca y so­cio­cul­tu­ral del len­gua­je: com­pren­der los usos co­lo­quia­les, di­fe­ren­ciar ni­ve­les de sig­ni­fi­ca­do. La RAE, con sus in­ten­tos im­po­ten­tes de atra­par con una red ca­za­ma­ri­po­sas esa ma­sa vi­va, inasi­ble y cam­bian­te del len­gua­je, no nos re­pre­sen­ta.

Pe­ro es cier­to, al­gu­nas no­ches po­de­mos ser fá­ci­les. No re­que­ri­mos ha­bi­li­dad, es­fuer­zo, mu­cho tra­ba­jo o in­te­li­gen­cia es­pe­cia­les. No es­ta­mos ner­vio­sas, ni dis­con­for­mes, no lo ha­ce­mos com­pli­ca­do. Qui­zás la pa­la­bra más apro­pia­da se­ría “li­bres”. Aun­que fá­ci­les tam­bién, al­gu­nas no­ches, al­gu­nos días, no aca­ta­mos lí­mi­tes. *Es­cri­to­ra.

AFP

FACIL. “Adj. Que se pres­ta sin pro­ble­mas a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les” (RAE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.