Un tru­co de­ma­sia­do evi­den­te

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SER­GIO SI­NAY*

Bue­na par­te del éxi­to de los ilu­sio­nis­tas y de los ma­gos pro­vie­ne de su ha­bi­li­dad y ta­len­to pa­ra man­te­ner­nos en­tre­te­ni­dos en lo que ha­cen con una mano, ha­cia la que des­vían nues­tra aten­ción, mien­tras desa­rro­llan el tru­co con la otra. No im­por­ta que es­te­mos ad­ver­ti­dos, por­que si son bue­nos en lo su­yo cae­re­mos una y otra vez en la ce­la­da. Y es muy bueno que sea así, pa­ra que po­da­mos se­guir dis­fru­tan­do de sus pa­ses. Pe­ro la cues­tión cam­bia cuan­do se pre­ten­de lle­var esa téc­ni­ca a la po­lí­ti­ca. Es lo que ocu­rrió en es­tos días con el de­cre­to que prohí­be a los mi­nis­tros de­sig­nar a pa­rien­tes en car­gos es­ta­ta­les. Ese de­cre­to es la mano vi­si­ble, y fue in­for­ma­do con bom­bos y pla­ti­llos pa­ra que nos con­cen­tre­mos en él. Pe­ro el tru­co es­tá en la otra mano, y con­sis­te en man­te­ner al mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca, en su car­go des­pués de ha­ber trans­gre­di­do to­dos los pa­rá­me­tros éti­cos que, su­pues­ta­men­te, el de­cre­to vie­ne a fi­jar.

El ne­po­tis­mo y el ami­guis­mo bri­lla­ron des­de el co­mien­zo de la ad­mi­nis­tra­ción Cam­bie­mos con las mis­mas lu­ces que en go­bier­nos an­te­rio­res.

El go­bierno del prag­ma­tis­mo em­pre­sa­rial di­ce ab­ju­rar de la “vie­ja po­lí­ti­ca”, pe­ro lle­ga­do el ca­so no se pri­va de to­mar los peo­res vi­cios de ella. Ade­más de res­ca­tar a Tria­ca, que apa­re­ce co­mo la úni­ca car­ta dis­po­ni­ble pa­ra ne­go­ciar por arri­ba y por de­ba­jo de la me­sa con los gor­dos sin­di­ca­les, la ma­nio­bra ilu­sio­nis­ta re­fle­ja tam­bién otra ne­ce­si­dad.

La de re­cu­pe­rar los ín­di­ces de ima­gen des­pil­fa­rra­dos de ma­ne­ra tor­pe y se­rial (la so­ber­bia nun­ca es gra­tui­ta) des­pués de las elec­cio­nes de oc­tu­bre.

Tras su vic­to­ria en las le­gis­la­ti­vas, el go­bierno ex­hi­bió al­gu­nos de los ca­tor­ce sín­to­mas que el neu­ró­lo­go bri­tá­ni­co Pe­ter Ga­rrard, au­tor de La epi­de­mia de Hu­bris en el li­de­raz­go, de­tec­ta en quie­nes pa­de­cen del sín­dro­me de Hu­bris, que alu­de al mi­to grie­go so­bre los hu­ma­nos que lle­gan a creer­se dio­ses y el cas­ti­go, o ne­me­sis, que in­fa­li­ble­men­te les cae des­de el Olim­po, se­de de los dio­ses ver­da­de­ros.

En­tre esos sín­to­mas se cuen­ta el so­bre­di­men­sio­na­mien­to de la au­to­con­fian­za, al pun­to de per­der la ca­pa­ci­dad de du­da so­bre las pro­pias ac­cio­nes, y el ais­la­mien­to res­pec­to de la reali­dad. Quien pa­de­ce el sín­dro­me des­de el po­der, ex­pli­ca el neu­ró­lo­go, em­pie­za a ges­tio­nar la reali­dad con­ven­ci­do de que es él quien la crea. Cuan­do un go­ber­nan­te anun­cia que con él em­pie­za una nue­va era, hay que pre­ca­ver­se.

Por lo de­más, al con­fun­dir la reali­dad con las en­cues­tas se ter­mi­na go­ber­nan­do con la mi­ra­da pues­ta en los nú­me­ros y no en las per­so­nas ni en los va­lo­res.

Có­mo ex­pli­car, si no, que re­cién dos años des­pués de go­ber­nar apa­rez­ca es­te de­cre­to. ¿No de­bió ha­ber si­do el pri­me­ro que fir­ma­ra el pre­si­den­te, si de ve­ras se iba a ge­ne­rar un cam­bio cul­tu­ral des­de la po­lí­ti­ca?

Y, con de­cre­to y to­do, ¿cuál es el cam­bio cul­tu­ral o la pro­pues­ta éti­ca si se man­tie­ne en el car­go a quien ex­hi­bió un des­ca­ra­do ne­po­tis­mo? No ter­mi­nan ahí los in­te­rro­gan­tes. ¿Es ne­ce­sa­rio un de­cre­to pa­ra prohi­bir lo que mo­ral­men­te ca­da uno ten­dría que sa­ber que no se de­be?

Si bien el ca­so Tria­ca fue el más gro- se­ro (¿o el más pú­bli­co, de­bi­do al arre­ba­to de su em­plea­da?), en es­tos años no fal­ta­ron con­flic­tos de in­tere­ses, Pa­na­má Pa­pers, ami­gos sos­pe­cha­dos en pues­tos cla­ve, coimas nun­ca acla­ra­das de Ode­brecht, fi­dei­co­mi­sos tuer­tos y otras cues­tio­nes rá­pi­da­men­te si­len­cia­das o pa­sa­das a un free­zer del que aca­so se res­ca­ten es­can­da­lo­sa­men­te en tiem­pos y go­bier­nos pos­te­rio­res, co­mo sue­le ocu­rrir por es­tas pam­pas.

Es im­por­tan­te mi­rar la mano ocul­ta del ilu­sio­nis­ta po­lí­ti­co por­que sus tru­cos no son di­ver­ti­dos ni ar­tís­ti­cos. In­to­xi­can mo­ral­men­te a la so­cie­dad. Y ya ad­vier­te Ga­rrard que cuan­do el pú­bli­co (en es­te ca­so la ciu­da­da­nía) em­pie­za a creer­le al go­ber­nan­te que ha­ce el tru­co más que a sus pro­pios ojos, lo úni­co que se con­si­gue es re­for­zar los sín­to­mas y em­peo­rar el mal.

El prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­dad re­za que ca­da uno de­be ha­cer­se car­go de las con­se­cuen­cias de sus ac­tos.

Cuan­do se sal­tea esa nor­ma éti­ca esen­cial y bá­si­ca, re­sul­ta di­fí­cil creer­le a quien pro­me­tió ha­blar siem­pre con “la ver­dad”. *Pe­rio­dis­ta y escritor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.