La era de las pos

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SIL­VIA RAMIREZ GELBES*

Es muy pro­ba­ble que to­do ha­ya em­pe­za­do con la pos­mo­der­ni­dad, con su cul­to al in­di­vi­dua­lis­mo y su fal­ta de com­pro­mi­so so­cial, tal cual la de­fi­ne el dic­cio­na­rio. Y es cier­to que la fal­ta de pers­pec­ti­va dis­tor­sio­na los pla­nos y por eso nos re­sul­ta di­fí­cil dis­tin­guir los con­tor­nos de lo que es­tá pe­ga­do a nues­tras na­ri­ces. Pe­ro si pu­dié­ra­mos ha­cer el ejer­ci­cio de ade­lan­tar­nos en el tiem­po, co­mo pa­sa en al­gu­nas pe­lí­cu­las, si pu­dié­ra­mos ver nues­tra épo­ca des­de la al­tu­ra del si­glo XXII –por ejem­plo–, pro­ba­ble­men­te se­ría­mos ca­pa­ces de des­en­tra­ñar me­jor lo que le es­tá ocu­rrien­do al es­pí­ri­tu de la ho­ra.

Otras de­fi­ni­cio­nes agre­gan que la pos­mo­der­ni­dad po­ne en un lu­gar de pri­vi­le­gio a la sub­je­ti­vi­dad, con to­do lo que ella trae. El in­di­vi­dua­lis­mo en el sen­ti­do de la pri­ma­cía del yo y de la im­pug­na­ción de to­do aque­llo que no es­té ali­nea­do con el pro­pio pen­sa­mien­to. La fal­ta de com­pro­mi­so so­cial en el sen­ti­do de que se re­cha­za to­do aque­llo con lo que el in­di­vi­duo no pue­da iden­ti­fi­car­se fuer­te­men­te.

Pe­ro ese so­lo fue el co­mien­zo. Des­pués apa­re­ció la pos­ver­dad, vo­ca­blo que –di­cen– em­pleó por pri­me­ra vez (en in­glés) el guionista Ste­ve Te­sich. En­cas­tra­da en el do­mi­nio de la pos­mo­der­ni­dad, que hi­zo de la ver­dad una cues­tión de pun­to de vis­ta, la pos­ver­dad se re­la­cio­na con in­for­ma­ción que, sin es­tar ba­sa­da en he­chos ob­je­ti­vos, bus­ca in­fluir en la opi­nión pú­bli­ca. Con­mo­ver­la. Con­fir­mar­le las creen- cias. O sea, una ver­dad a me­di­da de quien la re­ci­be. Un tro­feo pa­ra quien, in­sen­si­ble a lo fal­so, so­lo pre­ten­de que se le ase­gu­re lo que ya opi­na­ba.

Y he­mos oí­do ha­blar de otra pos: la pos­mo­ra­li­dad. Acu­ña­do por el pe­rio­dis­ta Mi­guel Wi­ñaz­ki, el tér­mino pa­re­ce alu­dir a la in­di­fe­ren­cia fren­te a una mo­ra­li­dad uni­ver­sal. Co­mo si la me­di­da de to­das las co­sas fue­se el yo y la éti­ca pu­die­se ser in­di­vi­dual. Un ga­lar­dón pa­ra los que quie­ren de­sen­ten­der­se de sus con­cien­cias.

Más allá del hi­lo con­duc­tor (y, qui­zá, tran­si­ti­vo) que pu­die­ra te­jer­se en­tre las tres pa­la­bras –pos­mo­der­ni­dad, pos­ver­dad y pos­mo­ra­li­dad, en ese or­den–, el ras­go se­mán­ti­co que aso­cia sus ba­ses (o sea, las pa­la­bras sin el pre­fi­jo) es que las tres alu­den (de dis­tin­tas ma­ne­ras, es cier­to) a va­lo­res. La so­la men­ción de la mo­der­ni­dad pa­re­ce ins­tau­rar un es­ce­na­rio (men­tal) en el que im­pe­ran la ra­zón y el pro­gre­so. La so­la men­ción de la ver­dad per­fi­la un es­ce­na­rio de con­for­mi­dad en­tre lo que ocu­rre (ya sea con­cre­to, ya sea abs­trac­to) y lo que se di­ce. La sim­ple men­ción de la mo­ra­li­dad evo­ca lo que ca­da co­mu­ni­dad con­ci­be co­mo com­por­ta­mien­tos co­rrec­tos en lo pú­bli­co y en lo pri­va­do (no en vano la pa­la­bra pro­vie­ne del la­tín mos, que sig­ni­fi­ca cos­tum­bre).

Sin em­bar­go, el aña­di­do de pos a ca­da uno de esos tér­mi­nos ubi­ca sus sig­ni­fi­ca­dos en una di­men­sión que no se co­rres­pon­de con lo desea­ble. No se di­ce que en la pos­mo­der­ni­dad ha­ya más mo­der­ni­dad: más va­le, se tra­ta de una vuel­ta de tuer­ca orien­ta­da ha­cia la sin­ra­zón y el re­tro­ce­so. No es que en la pos­ver­dad ha­ya más ver­dad: más va­le, es una ver­dad men­ti­ro­sa que adu­la los oí­dos. No se tra­ta de que en la pos­mo­ra­li­dad ha­ya más mo­ra­li­dad: se tra­ta, en to­do ca­so, de una mo­ra­li­dad ajus­ta­da a las con­ve­nien­cias par­ti­cu­la­res.

Vis­to así, que­da cla­ro que so­lo al­gu­nos neo­lo­gis­mos po­drían ser crea­dos a par­tir del pre­fi­jo pos en es­te cam­po de sen­ti­dos. Tal vez se lle­gue a ha­blar en el fu­tu­ro de la pos­jus­ti­cia: una jus­ti­cia que so­lo de­fien­de al que es­tá cer­ca del po­der. O de la pos­res­pon­sa­bi­li­dad: una res­pon­sa­bi­li­dad que so­lo ata­ñe al be­ne­fi­cio pro­pio. O de la pos­leal­tad: una leal­tad que so­lo du­ra mien­tras aco­mo­de.

Fue­ra de es­tas elu­cu­bra­cio­nes me­ra­men­te dis­cur­si­vas, que re­pre­sen­tan –en to­do ca­so– una au­to­crí­ti­ca fuer­te a nues­tras pro­pias con­duc­tas an­te cier­tas si­tua­cio­nes de la vi­da ac­tual, hay una pos más di­fí­cil de de­fi­nir: la pos­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. ¿Un es­ta­do en el que ca­da uno de­ci­da so­be­ra­na­men­te cuá­les son los de­re­chos y cuá­les las obli­ga­cio­nes que le ca­ben? ¡Pe­ro por fa­vor, qué pe­sa­di­lla! Por suer­te, a na­die se le ocu­rri­ría exi­gir al­go co­mo eso. Na­da que ver con nues­tro tiem­po. *Di­rec­to­ra de la Maes­tría en Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad de San An­drés.

AFP

SUB­JE­TI­VI­DAD. Sus “ver­da­des” in­sos­te­ni­bles die­ron lu­gar a la pos­ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.