Ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas pa­ra fo­men­tar la edu­ca­ción su­pe­rior

La im­por­tan­cia de com­ple­men­tar los co­no­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos con el im­pul­so de ini­cia­ti­vas sur­gi­das del área de ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria. De­por­tes, ar­tes, cul­tu­ra y jue­gos que ayu­dan a po­ten­ciar el sa­ber in­te­lec­tual.

Perfil (Domingo) - - UNIVERSIDAD - MARIA INES MON­TSE­RRAT*

En la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to el ac­ce­so a la in­for­ma­ción ya no en­cuen­tra gran­des ba­rre­ras y las au­las no se man­tie­nen aje­nas a la trans­for­ma­ción. El an­ti­guo mo­de­lo de en­se­ñan­za en­ci­clo­pé­di­ca de­ci­mo­nó­ni­ca per­dió vi­gen­cia y las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas bus­can nue­vos mo­dos que res­pon­dan a las de­man­das ac­tua­les.

Las dis­cu­sio­nes so­bre la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía a la en­se­ñan­za re­sul­tan in­su­fi­cien­tes en un con­tex­to don­de los alum­nos –e in­clu­so par­te de los do­cen­tes– son na­ti­vos di­gi­ta­les. Las pre­gun­tas acu­cian­tes se en­fo­can en el sen­ti­do del au­la y sus ele­men­tos es­truc­tu­ran­tes: ¿cuál es el ver- da­de­ro ob­je­ti­vo de la uni­ver­si­dad? ¿Qué de­be­rían apren­der sus alum­nos?

Las po­si­bles res­pues­tas pue­den abrir­se en aba­ni­co, pe­ro qui­zás acor­de­mos en una: la uni­ver­si­dad no pue­de li­mi­tar­se a brin­dar co­no­ci­mien­tos. Tal ex­pec­ta­ti­va no so­lo re­sul­ta­ría anacró­ni­ca sino in­fiel a su ori­gen y esen­cia. La uni­ver­si­dad na­ce co­mo uni­ver­si­tas: uni­ver­sa­li­dad. Nues­tros an­te­ce­so­res me­die­va­les se ha­bían pro­pues­to in­te­grar los sa­be­res pa­ra in­ten­tar com­pren­der to­da la com­ple­ji­dad de la reali­dad y de la cien­cia de en­ton­ces. En aque­llas pres­ti­gio­sas au­las eu­ro­peas la uni­ver­si­dad no era otra co­sa que un es­pa­cio de dis­cu­sión en torno a gran­des pre­gun­tas. El tiem­po ha trans­cu­rri­do y a la vuel­ta de tan­tos si­glos abor­dar el sa­ber de mo­do frag­men­ta­do y acu- mu­la­ti­vo ya no pa­re­ce ade­cua­do pa­ra for­mar a fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les.

Va­mos por más. En es­te sen­ti­do, el mun­do uni­ver­si­ta­rio en su in­ter­ac­ción con el ám­bi­to la­bo­ral y el avan­ce de los cam­pos dis­ci­pli­na­res ca­da vez es más cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver un apren­di­za­je ca­paz de ha­bi­li­tar pa­ra el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal. No so­lo exi­ge con- te­ni­dos, re­cla­ma com­pe­ten­cias. El apren­di­za­je no se re­du­ce en­ton­ces a la me­ra in­cor­po­ra­ción de da­tos sino que se orien­ta al desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias que per­mi­tan tra­ba­jar e in­ves­ti­gar en un ám­bi­to sig­na­do por el cam­bio.

Las com­pe­ten­cias que el alumno desa­rro­lla du­ran­te su ca­rre­ra no pue­den ser de­ter­mi­na­das uni­di­rec­cio­nal­men­te por la uni­ver­si­dad, sin te­ner en cuen­ta las en­ti­da­des des­ti­na­ta­rias co­mo son las or­ga­ni­za­cio­nes la­bo­ra­les y pro­fe­sio­na­les. Se re­quie­re desa­rro­llar las com­pe­ten­cias ge­né­ri­cas y las com­pe­ten­cias es­pe­cí­fi­cas –pro­pias de ca­da pro­fe­sión– con el pro­pó­si­to de ca­pa­ci­tar a la per­so­na acer­ca de los co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, de su apli­ca­ción en con­tex­tos di­ver­sos y com­ple­jos, in­te­grán­do­los con sus pro­pias ac­ti­tu­des y va­lo­res en un mo­do pro­pio de ac­tuar per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te.

Ba­jo es­ta pers­pec­ti­va, el pro­yec­to for­ma­ti­vo de ca­da ca­rre­ra ex­pli­ci­ta las com­pe­ten­cias ge­né­ri­cas y es­pe­cí­fi­cas desea­das y las dis­tri­bu­ye en los cur­sos que con­fi­gu­ran ca­da ti­tu­la­ción. De ese mo­do se di­se­ña el co­rres­pon­dien­te ma­pa de com­pe­ten­cias de la ca­rre­ra o ti­tu­la­ción. Es­te en­fo­que re­quie­re una gran coor­di­na­ción y co­la­bo­ra­ción en­tre el pro­fe­so­ra­do pa­ra con­tri­buir al desa­rro­llo del per­fil aca­dé­mi­co-pro­fe­sio­nal des­de ca­da mó­du­lo o asig­na­tu­ra.

Se tra­ta de un ob­je­ti­vo am­bi­cio­so, que re­quie­re su­pe­rar una tradición de en­se­ñan­za don­de ca­da pro­fe­sor di­se­ña su asig­na­tu­ra con to­tal in­de­pen­den­cia del res­to, con una vi­sión in­di­vi­dua­lis­ta que lo cons­ti­tu­ye en el úni­co de­ci­sor de lo que su­ce­de en “su” au­la. Sin em­bar­go, más allá de ese es­pa­cio ca­da vez más irreal, el mun­do la­bo­ral e in­clu­so cien­tí­fi­co bo­ga por el tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio. Los gra­dua­dos no son eva­lua­dos en las en­tre­vis­tas por re­ci­tar con­te­ni­dos sino por sus ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias.

En es­te sen­ti­do, es po­si­ble di­fe­ren­ciar las com­pe­ten­cias es­pe­cí­fi­cas de ca­da ca­rre­ra que res­pon­den al per­fil pro­fe­sio­nal de es­ta, y las com­pe­ten­cias com­ple­men­ta­rias que per­mi­ten una for­ma­ción in­te­gral del alumno.

Es­te en­fo­que em­pie­za a per­mear la uni­ver­si­dad, el di­se­ño de sus pla­nes de es­tu­dio y pro­gra­mas. In­clu­so, des­de ha­ce ya al­gu­nos años se pro­mue­ve el desa­rro­llo de com­pe­ten­cias com­ple­men­ta­rias por me­dio de pro­gra­mas de ex­ten­sión o de vi­da uni­ver­si­ta­ria.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­tos pro­gra­mas de ex­ten­sión es que los es­tu­dian­tes pue­dan ex­pe­ri­men­tar más in­ten­sa­men­te la vi­da uni­ver­si­ta­ria, cul­ti­van­do sus cua­li­da­des in­te­lec­tua­les, ar­tís­ti­cas, cul­tu­ra­les, so­cia­les, re­crea­ti­vas, de­por­ti­vas y so­li­da­rias.

Re­cien­te­men­te, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción re­co­no­ció la im­por­tan­cia de es­tos tra­yec­tos (Re­so­lu­ción 2405/2017) y pro­pu­so que se in­clu­ya en el cer­ti­fi­ca­do ana­lí­ti­co de los gra­dua­dos un su­ple­men­to que re­fle­je “las prác­ti­cas y apren­di­za­jes que el gra­dua­do ha­ya po­di­do aprehen­der me­dian­te el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con las fun­cio­nes de do­cen­cia, in­ves­ti­ga­ción, ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria o trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca”.

La nor­ma­ti­va re­co­no­ce que los gra­dua­dos, al rea­li­zar la bús­que­da la­bo­ral o pos­tu­lar pa­ra con­cur­sos aca­dé­mi­cos o es­tu­dios de pos­gra­do, ne­ce­si­tan cer­ti­fi­car in­for­ma­ción adi­cio­nal que re­fle­je su per­fil de un mo­do más com­ple­to. In­te­gral. Las de­man­das la­bo­ra­les exi­gen jó­ve­nes que ha­yan desa­rro­lla­do com­pe­ten­cias com­ple­men­ta­rias, aun­que no por eso se­cun­da­rias. Los es­tu­dian­tes que en­cuen­tran la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je-ser­vi­cio des­cu­bren un nue­vo y pro­fun­do sen­ti­do a su ca­rre­ra cuan­do el co­no­ci­mien­to es apli­ca­do pa­ra ayu­dar a otros. Las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das al res­pec­to de­mues­tran el im­pac­to po­si­ti­vo en la mo­ti­va­ción in­ter­na y en el desa­rro­llo de ac­ti­tu­des fa­vo­re­ce­do­ras de la in­clu­sión so­cial. El do­mi­nio de sa­be­res y des­tre­zas se acom­pa­ña en­ton­ces del com­pro­mi­so so­li­da­rio.

El de­por­te se pre­sen­ta co­mo el mar­co don­de cul­ti­var una vi­da sa­na y el tra­ba­jo en equi­po. Quie­nes par­ti­ci­pan del de­por­te uni­ver­si­ta­rio apren­den que los re­tos más di­fí­ci­les exi­gen un en­tre­na­mien­to cons­tan­te y la ca­pa­ci­dad de so­bre­po­ner­se al re­sul­ta­do ad­ver­so sin da­sa­ni­mar­se.

Las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cas ofre­cen opor­tu­ni­da­des pa­ra am­pliar la mi­ra­da e in­cor­po­rar la ri­que­za de los dis­tin­tos len­gua­jes ex­pre­si­vos.

El desa­rro­llo per­so­nal y so­cial, el afán de su­pera­ción, la ca­pa­ci­dad de in­te­gra­ción, el res­pe­to por las di­fe­ren­cias, la to­le­ran­cia y la coo­pe­ra­ción, la ho­nes­ti­dad y la ac­ti­tud su­pe­ra­do­ra an­te los lí­mi­tes no siem­pre se evi­den­cian en los exá­me­nes. Pe­ro pue­den en­con­trar en la uni­ver­si­dad nue­vos es­pa­cios don­de desa­rro­llar­se y po­si­ble­men­te mar­quen la di­fe­ren­cia.

en las en­tre­vis­tas, los gra­dua­dos son eva­lua­dos por sus ha­bi­li­da­des y no por con­te­ni­dos

*Profesora de la Es­cue­la de Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

GEN­TI­LE­ZA: UNI­VER­SI­DAD AUS­TRAL

APO­YO. A tra­vés de dis­tin­tas prác­ti­cas lú­di­cas, ar­tís­ti­cas y so­cia­les se bus­ca que los es­tu­dian­tes desa­rro­llen nue­vos ta­len­tos y ha­bi­li­da­des den­tro de la uni­ver­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.