El re­la­to com­ple­to de nahir en la Jus­ti­cia so­bre la no­che del cri­men

Es la úl­ti­ma ver­sión del he­cho que dio la jo­ven de 19 años, acu­sa­da de ma­tar a su ex no­vio Fer­nan­do pas­to­riz­zo. Las di­fe­ren­cias con la pri­me­ra de­cla­ra­ción y el aná­li­sis de los pe­ri­tos.

Perfil (Domingo) - - POLICIALES - NA­DIA GALAN

“El día 29 de di­ciem­bre co­mo a la me­dia no­che más o me­nos, yo lo des­blo­queo a Fer­nan­do del What­sapp, lo lla­mo y co­mo no me con­tes­ta­ba lo blo­queo de nue­vo, en­ton­ces él en­se­gui­da me lla­mó te­le­fó­ni­ca­men­te y yo lo atien­do, yo lo es­cu­cha­ba lo que él de­cía, pe­ro él no me es­cu­cha­ba a mí, ha­bía un pro­ble­ma en­ton­ces cor­to, y me lla­mó dos o tres ve­ces más y pa­sa lo mis­mo, así que de­jé mi ce­lu­lar y no te­nía ba­te­ría y me fui a to­mar un re­mís al ca­sino, acla­ro que fui ahí por­que siem­pre sé que ahí hay y me fui a la casa de él a bus­car el car­ga­dor a su casa, cuan­do lle­go sa­lió re enoja­do por­que no le aten­día el te­lé­fono, me di­jo que era una en­fer­ma que nun­ca la aten­día, en­ton­ces yo so­la­men­te le di­je, que fui a bus­car el car­ga­dor y me iba, en­ton­ces me in­sis­tió que en­tra­ra a su casa y yo le di­je que en­tra­ra a su casa y que lo bus­ca­ra él por­que yo no quería en­trar a la casa, me que­dé en la ve­re­da de al la­do es­pe­ran­do por mie­do a que me for­za­ra a en­trar a su casa, des­pués pa­só unos mi­nu­tos y sa­lió gri­tan­do por­que no le aten­día el te­lé­fono, en­ton­ces yo le di­je que no le aten­día el te­lé­fono, que se cal­me, por­que es­ta­ba en mi casa el ce­lu­lar, des­pués me di­jo que me iba a lle­var a mi casa y obli­gán­do­me él es­ta­ba enoja­do y me de­cía que me quería lle­var a mi casa, en­ton­ces pa­ra no com­pli­car las co­sas, y eso su­ce­dió cer­ca de las 1:00, es que le di­go que es­ta­ba bien y por eso acla­ro que ca­da vez que él es­ta­ba enoja­do o al­te­ra­do yo le res­pon­día que es­ta­ba bien, ha­cien­do lo que él quería pa­ra que se cal­ma­ra y que ade­más él sa­bía co­mo ma­ni­pu­lar, por­que me co­no­cía ha­cía bas­tan­te, y sa­bía qué pa­la­bras de­cir­me pa­ra que a mí me due­la, él ha­cía lo que quería con­mi­go, por­que agre­go, por­que con él tu­ve mi pri­me­ra re­la­ción que fue an­tes de los 16, por eso siem­pre yo ha- cía lo que él quería, en­ton­ces nos fui­mos a mi casa, no re­cuer­do ho­ra, cuan­do lle­ga­mos, no ha­bla­mos nin­gu­na pa­la­bra en el via­je, cuan­do lle­ga­mos, ya es­ta­ba tran­qui­lo, me pi­dió si po­día en­trar a mi casa por­que quería ha­blar bien con­mi­go, co­mo es­ta­ba tran­qui­lo y lo no­té más cal­ma­do y lo de­jé en­trar un ra­to, en­ton­ces él en­tró la mo­to al ne­go­cio de mi casa y cuan­do su­bi­mos a mi casa pa­sa­mos por la co­ci­na y él aga­rró el ar­ma de mi pa­pá que es­ta­ba en la he­la­de­ra, y ahí em­pe­zó a jo­der, a mo­ver­lo pa­ra to­dos la­dos, mi­rá qué fie­rro el de tu vie­jo, y en­ton­ces me enojé y le em­pe­cé a de­cir qué pe­lo­tu­do y co­mo él se reía más me enojé y le di­je que era un en­fer­mo y más co­sas y me fui a mi ha­bi­ta­ción, él me si­guió, ha­bía de­ja­do el ar­ma por­que en mi ha­bi­ta­ción no en­tró con el ar­ma, yo es­ta­ba enoja­da y en­ton­ces yo me lo­gro cal­mar por­que ve­nía, me abra­za­ba, me pe­día per­dón, me de­cía que era una jo­da, nun­ca me ha­bía he­cho una jo­da co- mo ésa, y des­pués es­tu­vi­mos ha­blan­do bien, des­pués me con­ven­ció de te­ner re­la­cio­nes y cuan­do ter­mi­na­mos, em­pe­zó a re­pro­char­me con los chi­cos que me veía, y tam­bién me de­cía co­sas por lo que ha­bía pa­sa­do el 25 de Na­vi­dad, que mi ami­ga me ha­bía pe­ga­do, por­que él me es­ta­ba in­sul­tan­do, por­que era una tro­la, y ade­más y por­que me ha­bía vis­to dán­do­me un be­so con un chi­co de nom­bre Ra­fael, ahí me dio un im­po­ten­cia por­que des­pués de que se sa­ca- ba las ga­nas me de­cía co­sas, y le di­je que no me ha­bla­ra más y le con­té es­te chi­co que me ha­bía vis­to, le di­je que se lla­ma­ba Ra­fael y que ha­cía tiem­po que me ha­bla­ba con él, y a Fer­nan­do nun­ca le con­té, que con al­guien me veía des­de ha­cía más tiem­po, en­ton­ces se enojó mal, le dio un ata­que de ira, yo siem­pre di­go que le da­ba un ata­que de ira, por­que se enoja­ba, em­pu­ja­ba, ti­ra­ba co­sas, cuan­do le di­go eso me ti­ra de los pe­los, me em­pe­zó a de­cir un mi­llón de co­sas, a in­sul­tar, me de­cía que era una de­ses­pe­ra­da y me ha­bía di­cho una pa­la­bra que él sa­bía que me afec­ta­ba; me di­jo que era una “de­pre­si­va” en­ton­ces me lar­gué a llo­rar mal, ahí él se ale­jó de mí y de re­pen­te me echa­ba la cul­pa de to­do, que yo te­nía la cul­pa

“Nun­ca en mi vi­da se me cru­zó en la ca­be­za que po­día ma­tar a una per­so­na”

que él se pon­ga así, me echa­ba la cul­pa a mí, en­ton­ces yo le di­go que se va­ya de mi casa y que no quería ver­lo más, ahí se me ve­nía pa­ra abra­zar y yo lo sa­qué, me pe­día per­dón y que iba a cam­biar, me em­pe­zó a in­sis­tir con lo mis­mo, y yo pa­ra que me de­je tran­qui­la le di­je que no pen­sa­ba de­jar de ver­me con na­die por él, y le con­té que en ese mo­men­to al úni­co que quería era a Ra­fael, y le em­pe­cé a echar en ca­ra, que por lo me­nos Ra­fael me res­pe­ta­ba, era diez mil ve­ces me­jor que vos, y ahí se enojó del to­do, me aga­rró del pe­lo, y me sa­ca de la ha­bi­ta­ción, y me em­pie­za a de­cir que yo me iba con­mi­go, cuan­do pa­sa­mos por la co­ci­na, él aga­rra el ar­ma de nue­vo y me apun­tó en la pan­za, que yo me iba a ir con él, por­que yo era de él y qué sé yo, yo creo que más asus­ta­da es­ta­ba sor­pren­di­da, le em­pe­cé a pre­gun­tar qué le pa­sa­ba, por qué es­ta­ba llo­ran­do y él lo úni­co que me de­cía era que me ca­lla­ra por­que iba a des­per­tar a al­guien, por eso yo no quería gri­tar y que mi pa­pá se des­per­ta­ra y vea la si­tua­ción, me ti­ra por la es­ca­le­ra, de los pe­los y cuan­do lle­ga­mos al pa­tio, me abra­zó

“(...) reac­cio­né y ti­ré el ar­ma al pi­so. No sa­bía qué ha­cer, es­ta­ba ner­vio­sa, es­ta­ba tem­blan­do”

co­mo si na­da y me di­jo que si yo quería que él se cal­ma­ra que ha­ga lo que me pe­día, en­ton­ces yo le pre­gun­ta­ba qué le pa­sa­ba, so­bre to­do que me es­ta­ba mu­rien­do de ner­vios, en­ton­ces abre la puer­ta y me lle­va y cuan­do voy a abrir la puer­ta, apre­tó el ga­ti­llo del ar­ma y me di­jo que no se me ocu­rra gri­tar o sa­lir co­rrien­do, des­pués se guar­da el ar­ma en el pan­ta­lón, y me hi­zo es­pe­rar aden­tro de mi casa, has­ta que sa­ca la mo­to, la sa­ca él a la mo­to, yo es­pe­ran­do aden­tro de mi casa, ya es­tan­do afue­ra me em­pe­zó a gri­tar y a de­cir que yo me iba con él, cuan­do nos su­bi­mos, em­pe­za­mos a ma­ne­jar, an­tes de lle­gar a la es­qui­na, él vio un chi­co con el que yo me ha­bla­ba que se lla­ma Joaquín, pa­ra la mo­to y yo pen­sé que se ha­bía arre­pen­ti­do, me dio el cas­co pa­ra que me lo pon­ga, y me de­cía que yo me ca­lla­ra y me iba con él, si­gue por Cos­ta­ne­ra y me em­pie­za a ha­cer pre­gun­tas, agre­si­va­men­te, me em­pe­zó a de­cir si me ha­bía vis­to con él, si me se­guía ha­blan­do, y des­pués di­rec­ta­men­te afir­ma­ba, iba gri­tan­do y me de­cía que se­gu­ro me iba con él, que era una zo­rra, se­gu­ro que lo vis­te a él an­tes de ver­te con­mi­go, me de­cía sos un as­co de per­so­na y des­pués fue to­do el ca­mino in­sul­tán­do­me, yo le de­cía que se cal­ma­ra, que no me veía con na­die, que era men­ti­ra lo que le de­cía de Ra­fael y era men­ti­ra, y des­pués aga­rra por Bo­lí­var y en un mo­men­to, yo me quie­ro ti­rar de la mo­to, y él ace­le­ra con to­do y ahí me aga­rro a él, le qui­se sa­car el ar­ma, pe­ro él la te­nía sos­te­ni­da con una mano y co­mo nos íba­mos a caer los dos, y me se­guía di­cien­do co­sas, co­mo que me se­guía vien­do con to­do el mun­do, y que yo le de­cía que se cal­ma­ra, y le re­pe­tía que no me ha­bía vis­to con na­die y des­pués me lle­va a la Del Va­lle no re­cuer­do en qué ca­lle do­bló, em­pe­zó a ba­jar la ve­lo­ci­dad y me pre­gun­ta­ba por­qué te te­nés que ver con otros y ser tan de­ses­pe­ra­da, y yo le di­je qué le mo­les­ta­ba si vos ha­cés lo mis­mo, no so­mos na­da, y le pe­dí que me lle­va­ra a la casa de mi abue­la y le di­go ma­ña­na ha­bla­mos tran­qui­los y de­vol­ve­me la pis­to­la de mi pa­pá, y le di­je que ya se te­nía que ir a tra­ba­jar en unas ho­ras y que me la de­vuel­va, no me con­tes­tó na­da, y si­gue, aga­rró pa­ra la casa de mi abue­la, él sa­bía dón­de que­da­ba al pa­sar la ave­ni­da Par­que y aga­rró pa­ra el ba­rrio, em­pe­zó a ace­le­rar un mon­tón, em­pe­zó co­mo lo­co, era una ca­lle cor­ta­da y em­pe­cé a gri­tar qué le pa­sa­ba, cuan­do lle­ga a la es­qui­na do­bló de re- pen­te y se em­pe­zó a reír, y le di­go que no me da­ba ri­sa, cuan­do lle­ga­mos a la ca­lle de la casa de mi abue­la, iba tan rá­pi­do que cuan­do do­bló per­dió el con­trol de la mo­to y en ese mo­men­to me aga­rro de él, él aga­rra la mo­to con las dos ma­nos, ca­si nos caí­mos y cuan­do me aga­rro de él le sa­qué la pis­to­la, ni si­quie­ra mi­ré có­mo la aga­rré y en ese mo­men­to que fre­na de gol­pe, yo sen­tí la pri­me­ra ex­plo­sión y ahí nos caí­mos los dos de cos­ta­do, me al­can­zo a pa­rar y co­mo no en­ten­día na­da em­pe­cé a tem­blar, me que­do co­mo sor­da, que­dé co­mo bo­ba, y fue to­do rá­pi­do me aga­cho pa­ra mi­rar­lo y ahí es don­de sa­le la se­gun­da ex­plo­sión que me sor­pren­dió, me que­dé de nue­vo sor­da y ahí reac­cio­né y ti­ré el ar­ma al pi­so, no sa­bía qué ha­cer, es­ta­ba ner­vio­sa, es­ta­ba tem­blan­do y no sa­bía qué ha- bía pa­sa­do, y lo pri­me­ro que se me cru­zó a la men­te, que era el ar­ma de mi pa­pá y que le iban a echar la cul­pa a él y en­ton­ces aga­rro el ar­ma, me fui a mi casa ca­mi­nan­do, cuan­do lle­gué es­ta­ban to­dos dur­mien­do, de­jé el ar­ma don­de es­ta­ba y me fui a acos­tar y te­nía ner­vios y no sa­bía si lo ha­bía ma­ta­do, no sa­bía lo que pa­só, des­pués se le­van­ta mi pa­pá, por­que vi que es­ta­ba pre­pa­ran­do el bol­so, no ha­bla­mos, me dor­mí me­dia ho­ra has­ta que me lla­mó la ma­má de Fer­nan­do y me pre­gun­tó si yo ha­bía es­ta­do con él, y le di­je que sí, y ahí me en­te­ré que él ha­bía fa­lle­ci­do, por­que no sa­bía lo que le ha­bía pa­sa­do, no te­nía no­ción de las co­sas, ni me­nos que pa­sa­ra eso, quie­ro con­tar que el día an­te­rior me ha­bía ido con mi ma­má a com­prar ro­pa pa­ra año nue­vo, la otra se­ma­na me iba de va­ca­cio­nes con mis ami­gas y lue­go con mis pa­pás, yo te­nía to­da mi vi­da or­ga­ni­za­da, no quería que pa­sa­ra eso, fue un ac­ci­den­te, no su­pe qué ha­cer, me pu­die­ron los ner­vios, que nun­ca en mi vi­da se me cru­zó en la ca­be­za que po­día ma­tar a una per­so­na, ni si­quie­ra por to­do el mal­tra­to que me hi­zo, hu­bie­ra que­ri­do que pase eso y quie­ro acla­rar al­go, la an­te­rior de­cla­ra­ción que hi­ce que lo que di­je lo hi­ce por­que no quería que lo cul­pen a mi pa­pá, por­que era su ar­ma, yo no quería que él ten­ga pro­ble­mas y yo no le ha­bía con­ta­do a mi pa­pá lo que ha­bía pa­sa­do, no sa­bía qué de­cir, no sa­bía qué ha­cer, en­ton­ces di­je lo que di­je, ese día to­dos de­fen­dían a Fer­nan­do, yo si con­ta­ba eso na­die me iba a creer, aho­ra es­tu­ve tran­qui­la pu­de re­cons­truir lo que me pa­só y aho­ra ten­go la cul­pa de que por­que aga­rré el ar­ma o por­que no la ti­ré, no quería pa­sa­ra eso, pa­ra mí fue un ac­ci­den­te, no su­pe ac­tuar por­que me ga­na­ron los ner­vios, na­da más…”

“De­jé el ar­ma don­de es­ta­ba y me fui a acos­tar. (...) no sa­bía si lo ha­bía ma­ta­do”

GZA. EL DIA DE GUALEGUAYCHU

TRAS­LA­DO. Ga­lar­za en su úl­ti­ma ida a tri­bu­na­les. La jo­ven pi­dió pri­sión do­mi­ci­lia­ria, le fue de­ne­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.