“tie­ne una es­truc­tu­ra nar­ci­sis­ta; su ver­sión es po­co creí­ble y fan­ta­sio­sa”

Perfil (Domingo) - - POLICIALES - NA­DIA GALAN

En­ri­que de Ro­sa y Pa­tri­cia Mar­tí­nez Lle­nas, dos psi­có­lo­gos fo­ren­ses ana­li­za­ron pa­ra PER­FIL la úl­ti­ma de­cla­ra­ción de la jo­ven acu­sa­da de ase­si­nar a su ex no­vio en Gua­le­guay­chú. La chi­ca es­tá de­te­ni­da en la Co­mi­sa­ría de la Mu­jer des­de el 29 de di­ciem­bre pa­sa­do. Ma­ña­na es­tá pro­gra­ma­da la pri­me­ra (de tres) en­tre­vis­ta con es­pe­cia­lis­tas pa­ra las pe­ri­cias psi­co­ló­gi­cas y psi­quiá­tri­cas que re­quie­re la cau­sa.

De Ro­sa, opi­na que la de­cla­ra­ción de Nahir “es un re­la­to in­ve­ro­sí­mil des­de lo cri­mi­na­lís­ti­co”:

“Des­de lo le­gal y des­de lo psi­quiá­tri­co fo­ren­se, la pri­me­ra de­cla­ra­ción es lo real por­que tie­ne sen­ti­do, guar­da ló­gi­ca con la me­cá­ni­ca de los he­chos y la se­gun­da es to­tal­men­te irreal. Pe­ro co­mo pre­sen­ta una es­truc­tu­ra nar­ci­sis­ta y cree que pue­de de­cir to­do lo que se le can­te, en­ton­ces de­cla­ra dos co­sas to­tal­men­te dis­tin­tas, aún aun­que la se­gun­da sea to­tal­men­te fan­ta­sio­sa”.

“Se ve una per­so­na­li­dad des­qui­cia­da den­tro de la es­truc­tu­ra nar­ci­sis­ta. Es de­cir, el nar­ci­sis­ta es­tá tan con­ven­ci­do de que tie­ne a to­dos cau­ti­va­dos, y vi­ve en esa nu­be que no tie­ne idea de que pue­de pa­de­cer al­go ne­ga­ti­vo en su vi­da. Tie­nen un ni­vel de om­ni­po­ten­cia que se creen que no les va a pa­sar na­da. Pe­ro no des­de la pla­ni­fi­ca­ción de los he­chos, sino pa­ra­do des­de ese lu­gar de Dios”.

Por su par­te, Mar­tí­nez Lle­nas, psi­có­lo­ga clí­ni­ca fo­ren­se y es­pe­cia­lis­ta en cien­cias cri­mi­no­ló­gi­cas, des­ta­ca otros frag­men­tos del re­la­to de Nahir que con­si­de­ra “po­co creí­bles”:

“Cuen­ta que Fer­nan­do, ya en casa de Nahir, sa­lien­do de su cuar­to, pa­san­do por la co­ci­na don­de él to­ma el ar­ma por se­gun­da vez, le apun­ta en la pan­za, la ti­ra por la es­ca­le­ra, de los pe­los la lle­va al pa­tio, ga­ti­lla el ar­ma, y la ha­ce es­pe­rar den­tro de la casa, y ¡él es­ta­ba en el pa­tio pa­ra arran­car su mo­to! En ese lap­so de tiem­po Nahir po­dría ha­ber­se es­ca­pa­do de di­cha si­tua­ción lí­mi­te. Pe­ro no fue así, ella es­pe­ró has­ta que Fer­nan­do sa­có fi­nal­men­te la mo­to a la ca­lle. Si­tua­ción po­co creí­ble que con­ti­núa con una his­to­ria no­ve­les­ca, don­de los dis­pa­ros no son dis­pa­ros sino ex­plo­sio­nes inex­pli­ca­bles”.

“Más elo­cuen­te aún es la po­ca dis­po­si­ción a brin­dar ayu­da a Fer­nan­do cuan­do, ya he­ri­do de muer­te por dos ‘ex­plo­sio­nes’, Nahir cuen­ta que de­bi­do a su shock emo­cio­nal se fue ca­mi­nan­do ha­cia su casa de­jan­do so­lo a su suer­te a Fer­nan­do. En esos mo­men­tos so­lo pen­sa­ba en su pa­pá que de­bía es­tar le­van­ta­do pa­ra ir a su tra­ba­jo, y no en­con­tra­ría su pis­to­la en el lu­gar ha­bi­tual. ¿Có­mo po­día pen­sar en eso si el es­ta­do de shock to­ma por com­ple­to a la per­so­na que tran­si­ta por un es­ta­do emo­cio­nal tan agu­do? Ob­via­men­te es un re­la­to po­co vá­li­do y creí­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.