Esos sin­di­ca­lis­tas ri­cos que dan ver­güen­za aje­na

Perfil (Domingo) - - EL OBSERVADOR - JUAN CARLOS SCH­MID*

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CGT di­jo sen­tir eso an­te las for­tu­nas “mal ha­bi­das de al­gu­nos ma­lan­dras” que os­ten­tan un car­go en gre­mios. Sin em­bar­go, ad­vier­te que son una ex­cep­ción y que ma­cha­car con esos ca­sos bus­ca gol­pear al mo­vi­mien­to obre­ro.

Ver­güen­za aje­na es la ex­pre­sión in­me­dia­ta que sien­to al ver las ri­que­zas mal ha­bi­das que los me­dios han de­ve­la­do de al­gu­nos mal lla­ma­dos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les.

Sin em­bar­go, no po­de­mos ser in­ge­nuos… De­trás de la reite­ra­ción de ti­tu­la­res e imá­ge­nes se bus­ca ins­ta­lar la cer­te­za de una cru­za­da con­tra la co­rrup­ción; que al­gu­nos de esos ma­lan­dras os­ten­ten un car­go sin­di­cal no de­be con­fun­dir. Son la ex­cep­ción, mu­cho me­nos fre­cuen­te que la en­quis­ta­da en otros ac­to­res de la so­cie­dad, y de nin­gún mo­do la re­gla. La ho­nes­ti­dad de la in­men­sa ma­yo­ría. Des­de la fun­da­ción de la CGT, en 1930, a par­tir de la con­fluen­cia de gre­mia­lis­tas pro­ve­nien­tes del anar­quis­mo, el co­mu­nis­mo y el so­cia­lis­mo, y du­ran­te to­do el pe­río­do pe­ro­nis­ta que lle­ga a nues­tros días, el mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do hi­zo su­yos los va­lo­res de hon­ra­dez que, fren­te a las co­rrup­te­las de pa­tro­nes, po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios ines­cru­pu­lo­sos, lle­va­ron a que los mi­li­tan­tes sin­di­ca­les pa­de­cie­sen to­do ti­po de sa­cri­fi­cios ma­te­ria­les. Más allá de cual­quier de­ba­te so­bre su ac­tua­ción o sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas, es in­du­da­ble la con­duc­ta so­li­da­ria de los prin­ci­pa­les se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les y di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos de la CGT, llá­men­se Luis Gay, Jo­sé Es­pe­jo, Eduar­do Vu­le­tich, An­drés Fra­mi­ni, Jo­sé Alon­so, Rai­mun­do On­ga­ro, Au­gus­to Van­dor, Agus­tín Tos­co, Re­né Sa­la­man­ca, Jo­sé Ig­na­cio Ruc­ci o Saúl Ubal­di­ni, por ci­tar só­lo al­gu­nos nom­bres de una lar­guí­si­ma lis­ta, que in­clu­ye a la gi­gan­tes­ca ma­yo­ría de los mi­les de cua­dros que tie­ne hoy el sin­di­ca­lis­mo ar­gen­tino. To­do ello, sin con­tar los in­nu­me­ra­bles com­pa­ñe­ros que se desem­pe­ñan en los car­gos in­ter­me­dios de las es­truc­tu­ras gre­mia­les.

To­dos los gre­mia­lis­tas que aca­bo de men­cio­nar vi­vie­ron aus­te­ra­men­te y, en más de un ca­so, in­clu­so en la po­bre­za, muy a pe­sar de la de­ni­gran­te y es­tú­pi­da can­ti­ne­la de to­do pe­la­je, cu­yos ex­po­nen­tes vie­ron en el pe­ro­nis­mo “el he­cho mal­di­to del país bur­gués”, tal co­mo lo de­cía John Wi­lliam Coo­ke. Es muy fá­cil de com­pro­bar lo que di­go. Bas­ta com­pro­bar que, una vez fa­lle­ci­dos esos di­ri­gen­tes, mu­chos de ellos ase­si­na­dos, de­ja­ron a sus fa­mi­lias en se­rias di­fi­cul­ta­des. Pa­ra vi­vir, la ma­yo­ría de sus es­po­sas e hi­jos de­bie­ron re­cu­rrir a la so­li­da­ri­dad de sus com­pa­ñe­ros.

El mi­to de un Van­dor “mi­llo­na­rio”, por to­mar un so­lo ejem­plo, no se sos­tie­ne an­te la reali­dad de que su viu­da tu­vo que tra­ba­jar 25 años más pa­ra ju­bi­lar­se y se­guir vi­vien­do en el mis­mo de­par­ta­men­to de dos am­bien­tes de la ca­lle Emi­lio Mi­tre. Qué ra­ra for­ma esa de “ro­bar” pa­ra se­guir sien­do po­bre, sin si­quie­ra ase­gu­rar­le el fu­tu­ro a su fa­mi­lia.

Re­cor­de­mos, ya que ha­bla­mos de muer­tes o, me­jor di­cho, de ase­si­na­tos, que el mo­vi­mien­to obre­ro ar­gen­tino ofren­dó la vi­da de más de vein­te se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de­sa­pa­re­ci­dos du­ran­te el Pro­ce­so de Vi­de­la y Mar­tí­nez de Hoz. Y lo men­ciono así por­que mu­chos de los que hoy ha­blan des­de po­si­cio­nes do­mi­nan­tes y con po­der de de­ci­sión fue­ron so­cios de esos te­ne­bro­sos per­so­na­jes.

de­be­mos pres­tar aten­ción a aque­llos que, en pa­la­bras del pa­pa Fran­cis­co, son la “pe­ri­fe­ria exis­ten­cial” de un mun­do in­jus­to y egoís­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.