Cul­tu­ra o ideo­lo­gía

Perfil (Domingo) - - HOY - JOR­GE FONTEVECCHIA

Vie­ne de ayer: “Es­ta­dis­ta o caprichoso”, e.per­fil. com/es­ta­dis­ta-caprichoso “El go­bierno na­cio­nal ha in­si­nua­do –y al­gu­nos pe­ro­nis­tas han con­sen­ti­do– que la re­elec­ción de Ma­cri es­tá ase­gu­ra­da y el pe­ro­nis­mo ha­ría un pa­pel tes­ti­mo­nial. Yo no es­toy de acuer­do. Quie­ro de­cir­le al pe­ro­nis­mo que en Ar­gen­ti­na hay un 2019”, de­cla­ró pú­bli­ca­men­te el go­ber­na­dor de San Luis, Al­ber­to Rodríguez Saá

En pri­va­do la mis­ma idea ex­po­ne en el Se­na­do el pre­si­den­te del blo­que pe­ro­nis­ta, Mi­guel Pi­chet­to: “Ma­cri no tie­ne la re­elec­ción ase- gu­ra­da”. Los pe­ro­nis­tas em­pe­za­ron a “oler san­gre” en di­ciem­bre, a par­tir de la re­for­ma pre­vi­sio­nal y la con­tra­pro­du­cen­te re­pre­sión el día que fra­ca­só la pri­me­ra vo­ta­ción. Des­pués, cuan­do el Go­bierno hi­zo una con­fe­ren­cia de pren­sa con el ga­bi­ne­te eco­nó­mi­co pa­ra anun­ciar lo que na­die pre­ci­sa­ba que le in­for­ma­ran: que la in­fla­ción fue ma­yor que la es­pe­ra­da, ge­ne­ran­do in­quie­tud con la de­va­lua­ción del 10% en un mes y ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción fu­tu­ra. Pa­ra com­ple­tar­la con el af­fai­re de la em­plea­da en ne­gro del mi­nis­tro de Tra­ba­jo, ade­más ño­qui en un sin­di­ca­to in­ter­ve­ni­do por él mis­mo. So­lo por es­to úl­ti­mo ba­jó seis pun­tos más la apro­ba­ción de Ma­cri en enero.

Pi­chet­to o Rodríguez Saá po­drían de­cir lo mis­mo que di­jo Pe­rón cuan­do le pre­gun­ta­ron: “Ge­ne­ral, ¿qué pien­sa ha­cer usted pa­ra vol­ver al go­bierno?”. Y él res­pon­dió: “Yo no ha­ré na­da, to­do lo ha­rán mis enemi­gos”. Pe­ro tam­po­co de­be­rían so­la­zar­se en aque­lla anéc­do­ta por­que tam­bién Ma­cri po­dría de­cir lo mis­mo del pe­ro­nis­mo en las elec­cio­nes: Cristina Kirch­ner y la me­mo­ria de mu­chos de sus fun­cio­na­rios ha­cen to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que Cam­bie­mos con­so­li­de su go­bierno.

La san­gre que hue­len los pe­ro­nis­tas tie­ne que ver con que el pre­si­den­te Ma­cri es­tá enoja­do e ima­gi­nan que su es­ta­do de áni­mo es sín­to­ma de su fr us­tra­ción con los avan­ces y las evo­lu­cio­nes de sus re­for­mas, ade­más de sus po­bres re­sul­ta­dos. Los em­pre­sa­rios que fre­cuen­tan mi­nis­te­rios cuen­tan que la efi­ca­cia (éxi­to) es­pe­ra­da de un go­bierno de CEOs no se con­fir­ma en la prác­ti­ca. Que, al igual que con el kirch­ne­ris­mo, to­do se cen­tra­li­za en la Casa Ro­sa­da. En el ca­so de Cam­bie­mos, en ca­da mi­nis­te­rio es­tán quie­nes de­ten­tan los car­gos for­mal­men­te y los co­mi­sa­rios que res­pon­den a Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te. “Sin la fir­ma de Lo­pe­te­gui o Quin­ta­na na­da se con­cre­ta, y ellos no dan abas­to”. Agre­gan que, a di­fe­ren­cia del kirch­ne­ris­mo, los fun­cio­na­rios del ac­tual go­bierno son ama­bles, re­ci­ben y res­pon­den que sí a to­dos, pe­ro que des­pués na­da se con­cre­ta. Aun­que son muy di­fe­ren­tes en las for­mas, el re­sul­ta­do no lo es.

El fra­ca­so de la Ar­gen­ti­na que la grie­ta re­fle­ja co­mo ma­yor sín­to­ma es que go­bier­nos de dis­tin­tas ideo­lo­gías no lo- gra­ron te­ner éxi­to. Ca­da go­bierno que lle­ga atri­bu­ye el pro­ble­ma a la ideo­lo­gía de su pre­de­ce­sor, y la so­lu­ción, al cam­bio de ideo­lo­gía. Pe­ro el pro­ble­ma no es ideo­ló­gi­co sino cul­tu­ral.

Ideo­lo­gía no es lo mis­mo que cul­tu­ra. Gran par­te de lo que con­tie­ne cual­quier cul- tu­ra pue­de ser neu­tro ideo­ló­gi­ca­men­te, lo que no qui­ta que pue­da ser uti­li­za­do por la ideo­lo­gía. En el pe­núl­ti­mo li­bro de Terry Ea­gle­ton, Cul­tu­ra, el crí­ti­co in­glés se re­fie­re a “la ab­so­lu­ta ter­que­dad de la cul­tu­ra: el he­cho de que es más fá­cil mo­ver mon­ta­ñas que erra­di­car el se­xis­mo”. La cul­tu­ra cons­ti­tu­ye una for­ma de co­lor in­vi­si­ble que ti­ñe to­da nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Es el “con­tex­to no to­ta­li­za­ble” por el que ad­quie­re sig­ni­fi­ca­do lo que ha­ce­mos y de­ci­mos. Ese con­tex­to no to­ta­li­za­ble es­tá tan in­terio­ri­za­do que la gran ma­yo­ría de las ve­ces no so­mos cons­cien­tes de él. Es om­ni­pre­sen­te por­que es una es­pe­cie de ce­gue­ra de no­so­tros mis­mos.

Tam­bién es el in­cons­cien­te po­lí­ti­co que ope­ra en to­dos nues­tros pre­jui­cios y “nos pro­por­cio­na in­ter­pre­ta­cio­nes de nues­tros com­por­ta­mien­tos”. La pa­la­bra “cul­tu­ra” es­tá em­pa­ren­ta­da con “agri­cul­tu­ra”, que con­sis­te en aten­der y nu­trir; al­go que se vie­ne nu­trien­do por ge­ne­ra­cio­nes.

La cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca no de­ben se­pa­rar­se ni fun­dir­se. “Es ne­ce­sa­rio com­pren­der las com­ple­jas re­la­cio­nes que se es­ta­ble­cen en­tre ellas –con­ti­núa Ea­gle­ton–, así co­mo re­co­no­cer que no es una re­la­ción en­tre igua­les: en úl­ti­mo tér­mino, lo que pre­do­mi­na es la cul­tu­ra”.

Pa­ra Ed­mund Bur­ke, pa­dre del li­be­ra­lis­mo con­ser va­dor de In­gla­te­rra del si­glo XVIII, “la cul­tu­ra es más fun­da­men­tal que el de­re­cho y la jus­ti­cia. Las na­cio­nes no es­tán go­ber­na­das prin­ci­pal­men­te por le­yes y me­nos por la vio­len­cia. Son las ma­ne­ras –o la cul­tu­ra– lo que cons­ti­tu­ye la ma­triz de to­do po­der, com­pro­mi­so, au­to­ri­dad y le­ga­li­dad. La cul­tu­ra es el se­di­men­to en que to­do po­der se asien­ta, (por eso) la po­lí­ti­ca re­quie­re un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y de las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas. Lo que co­no­ce­mos co­mo cul­tu­ra es la in­son­da­ble es­pe­ci­fi­ci­dad de los asun­tos hu­ma­nos. Es esa in­trin­ca­da tra­ma de afi­ni­da­des y prác­ti­cas lo que el po­der no de­be ig­no­rar, so pe­na de po­ner­se en pe­li­gro”. Los hom­bres no es­tán vin­cu­la­dos unos a otros por pa­pe­les y se­llos. Lo que los con­du­ce a aso­ciar­se son las se­me­jan­zas, las con­for­mi­da­des, las sim­pa­tías, la co­rres­pon­den­cia en­tre las cos­tum­bres, los mo­da­les y los há­bi­tos de vi­da, que por sí so­los tie­nen más fuer­za que los tra­ta­dos. Son obli­ga­cio­nes “es­cri­tas en el co­ra­zón”.

La cul­tu­ra es una for­ma de in­cons­cien­te so­cial, es la di­men­sión sim­bó­li­ca de la so­cie­dad en su con­jun­to. Pa­ra el poe­ta T.S. Eliot,

El pe­ro­nis­mo vuel­ve a creer en su fu­tu­ro por­que no ve a un Ma­cri exi­to­so sino a una ca­ri­ca­tu­ra El fu­tu­ro de Ma­cri de­pen­de del éxi­to que real­men­te ob­ten­ga y no de las pro­me­sas que si­ga ha­cien­do

“es to­do el mo­do de vi­da de un de­ter­mi­na­do pue­blo reuni­do en un mis­mo si­tio, del na­ci­mien­to a la tum­ba, des­de la ma­ña­na a la no­che e in­clu­so du­ran­te el sue­ño”.

Y con­clu­ye Ea­gle­ton en Cul­tu­ra: “La his­to­ria la ha­cen más los poe­tas que los po­lí­ti­cos”. Por eso no tie­nen éxi­to en po­lí­ti­ca per­so­na­li­da­des sim­ples, so­lo ra­cio­na­les. El úl­ti­mo po­lí­ti­co que tu­vo éxi­to en Ar­gen­ti­na fue Pe­rón. De allí la lon­ge­vi­dad de sus se­gui­do­res.

Ma­cri, pa­ra ga­nar­le de­fi­ni­ti­va­men­te al pe­ro­nis­mo, pre­ci­sa pa­sar a ser par­te de la cul­tu­ra ar­gen­ti­na, o sea: te­ner éxi­to. Fue ele­gi­do por­que los triun­fos de su fa­mi­lia en los ne­go­cios y el su­yo en Bo­ca son un sig­ni­fi­can­te de éxi­to. Pe­ro ya no se tra­ta de traer CEOs que sean sig­ni­fi­can­tes de éxi­to (“el me­jor equi­po de la his­to­ria”) sino de con­se­guir el éxi­to de ver­dad. Sa­mant­ha Far­jat - San­dra He­re­dia

CEDOC PER­FIL

fa­mo­sa res­pues­ta so­bre la cau­sa del re­gre­so.

SE­ME­JAN­ZAS. La me­diá­ti­ca de los 90 y la em­plea­da de Tria­ca: po­lé­mi­cas de­man­das de di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.