Un año que si­gue vi­vo

La hue­lla de 1968, cin­co dé­ca­das des­pués

Perfil (Domingo) - - LIBRO -

De in­me­dia­to me di cuen­ta de que to­do lo que vi y oí en ese tras­cen­den­tal 1968 me ha­bía for­ma­do pa­ra ese ca­mino del des­per­tar po­lí­ti­co (no par­ti­dis­ta; nun­ca es­tu­ve afi­lia­do a nin­gún par­ti­do). La ra­dio ha­bía ser­vi­do de in­for­ma­dor. Los lla­ma­dos a si­len­cio de par­te de los adul­tos se hi­cie­ron muy fre­cuen­tes. Re­cuer­do la an­gus­tia cuan­do anun­cia­ron el ase­si­na­to de Bobby Ken­nedy. Mi pa­pá ha­blan­do de que lo ha­bía ma­ta­do la ma­fia que quería ter­mi­nar con el clan que re­vo­lu­cio­nó la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Lo ha­bría leí­do o es­cu­cha­do en al­gún la­do y lo re­pe­tía con ac­ti­tud de ana­lis­ta. Tam­bién me acuer­do de la trans­mi­sión ra­dial, tres años an­tes, del en­tie­rro de su her­mano John F. Ken­nedy. Me ha­bía im­pre­sio­na­do el si­len­cio que ha­bía y lo úni­co que se es­cu­cha­ba eran los cas­cos de los ca­ba­llos so­bre el as­fal­to.

El otro ase­si­na­to, el de Mar­tin Lut­her

Ese año ha­bía co­men­za­do en la Ar­gen­ti­na tres me­ses an­tes, con la muer­te del Che

King, me pa­só des­aper­ci­bi­do. No lo re­cuer­do. Creo que en Ar­gen­ti­na po­co se sa­bía de es­te hé­roe de los de­re­chos hu­ma­nos. Re­cién lo des­cu­brí cuan­do dos o tres años des­pués leí al­go so­bre An­ge­la Da­vis y los Pan­te­ras Ne­gras. En la ra­dio no ha­bla­ban de es­tos te­mas aun­que da­ban mu­chas más no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les que aho­ra. Y to­do eso es­ta­ba en­vuel­to por el re­la­to de los par­ti­dos de fút­bol en la voz del Gor­do Muñoz, la gran pe­lea de Ni­co­lino Loc­che en Ja­pón y, por so­bre to­do, mis pri­me­ras ex­pe­rien­cias de es­cu­char, ti­ra­do en la ca­ma, Mo­dart en la No­che, con to­da la mú­si­ca de van­guar­dia.

Des­pués, ya con las lec­tu­ras de la es­cue­la de pe­rio­dis­mo y las que ve­nía te­nien­do des­de los 15 años mien­tras via­ja­ba en los co­lec­ti­vos, pu­de re­cons­truir lo que ha­bía su­ce­di­do en esos pri­me­ros tiem­pos de mi des­per­tar po­lí­ti­co. Ese tras­cen­den­tal 68 ha­bía co­men­za­do en la Ar­gen­ti­na tres me­ses an­tes, cuan­do se co­no­ció la no­ti­cia de la muer­te del Che Gue­va­ra en Bo­li­via. La icó­ni­ca fi­gu­ra del cuer­po del Che ex­hi­bi­do en la la­van­de­ría del hos­pi­tal de Va­lle­gran­de con una ex­pre­sión bea­tí­fi­ca y los ojos

abier­tos –que lle­vó a to­dos a com­pa­rar­la con la de Cris­to– con­mo­vió al mun­do y, en par­ti­cu­lar, a no­so­tros, sus com­pa­trio­tas. Des­de ese mo­men­to, el Che des­fi­ló con su fi­gu­ra im­pre­sa en ban­de­ras de las re­vuel­tas que co­men­za­ron a ges­tar­se en to­do el mun­do en esos me­ses, tan­to en el sec­tor ca­pi­ta­lis­ta co­mo en el co­mu­nis­ta. La ac­ción an­ti­au­to­ri­ta­ria en los dos cam­pos di­vi­di­dos por la Gue­rra Fría tu­vie­ron en el re­vo­lu­cio­na­rio ar­gen­tino-cu­bano un sím­bo­lo en co­mún.

Y, por su­pues­to, tam­bién aquí en las pro­tes­tas uni­ver­si­ta­rias, en las ins­ta­la­cio­nes de la van­guar­dia ar­tís­ti­ca por­te­ña, en el Cor­do­ba­zo y en to­das las otras pue­bla­das que lo su­ce­die­ron.

La efer­ves­cen­cia re­vo­lu­cio­na­ria del 68 era glo­bal. El mun­do es­ta­ba re­vuel­to. Los jó­ve­nes de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa, Amé­ri­ca La­ti­na y Ja­pón que­rían un cam­bio del or­den es­ta­ble­ci­do. Ya no acep­ta­ban las imposiciones de los adul­tos co­mo lo ha­bían he­cho las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Que­rían ser pro­ta­go­nis­tas de sus pro­pias vi­das y pa­ra ello bus­ca­ban rom­per con to­do lo que sus pa­dres con­si­de­ra­ban sa­gra­do. Las pro­tes­tas se fue­ron con­ta­gian­do des­de Ber­ke­ley has­ta To­kio, des­de Ber­lín has­ta el DF de Mé­xi­co, de Pa­rís has­ta Pra­ga. Y sal­vo en los paí­ses de la ór­bi­ta so­vié­ti­ca, don­de se bus­có ter­mi­nar con el ré­gi­men co­mu­nis­ta, en el res­to del mun­do no se tra­tó de gran­des re­vo­lu­cio­nes sino de re­for­mas den­tro del mis­mo sis­te­ma. En esen­cia se tra­tó de un enor­me cam­bio en el ám­bi­to de la vi­da pri­va­da.

Fue una “re­vo­lu­ción so­cial y cul­tu­ral” de la edu­ca­ción y la fa­mi­lia. Los jó­ve­nes de to­do el pla­ne­ta bus­ca­ban sa­car­se de en­ci­ma el au­to­ri­ta­ris­mo y el en­cor­se­ta­mien­to so­cial que se ex­pre­sa­ba tan­to en las dic­ta­du­ras co­mu­nis­tas o de ex­tre­ma de­re­cha co­mo en las de­mo­cra­cias que aún per­ma­ne­cían muy re­tra­sa­das en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y ci­vi­les. En to­dos los ca­sos se tra­tó de le­van­ta­mien­tos po­pu­la­res, ex­ten­di­dos y efí­me­ros. In­clu­so con do­lo­ro­sos re­tro­ce­sos co­mo la re­pre­sión bru­tal en Che­cos­lo­va­quia y Po­lo­nia, la

En El 68, el pe­rio­dis­ta Gus­ta­vo Sie­rra re­co­rre los he­chos cru­cia­les que se pro­du­je­ron en el mun­do y en la Ar­gen­ti­na ha­ce cin­cuen­ta años. Los mo­vi­mien­tos gue­rri­lle­ros gue­va­ris­tas y pe­ro­nis­tas, el le­van­ta­mien­to es­tu­dian­til y obre­ro en Fran­cia, la Gue­rra de Viet­nam, los ase­si­na­tos de Bobby Ken­nedy y Mar­tin Lut­her King, el gru­po de Sa­cer­do­tes del Ter­cer Mun­do y la di­vi­sión de la CGT, son al­gu­nos de esos he­chos, que man­tie­nen aún su ple­na vi­gen­cia.

La efer­ves­cen­cia re­vo­lu­cio­na­ria era glo­bal. Los jó­ve­nes no acep­ta­ban imposiciones

elec­ción de Ri­chard Ni­xon en Es­ta­dos Uni­dos o el triun­fo por am­plio mar­gen del ge­ne­ral De Gau­lle en Fran­cia. Pe­ro el es­pí­ri­tu del 68 pre­va­le­ció a pe­sar de esos su­pues­tos fra­ca­sos. Sus efec­tos so­cia­les, po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les con­ti­núan has­ta cin­cuen­ta años más tar­de.

El pres­ti­gio­so his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Eric Hobs­bawm, lo de­fi­nió así: “En 1968-1969, una ola de re­be­lión sa­cu­dió a los tres mun­dos o gran­des par­tes de ellos, en­ca­be­za­da esen­cial­men­te por la nue­va fuer­za so­cial de los es­tu­dian­tes, cu­yo nú­me­ro se con­ta­ba, aho­ra, por cien­tos de mi­les, in­clu­so en los paí­ses oc­ci­den­ta­les de ta­ma­ño me­dio, y que pron­to se con­ver­ti­rían en mi­llo­nes”. Hobs­bawm uti­li­za pre­ci­sa­men­te la pa­la­bra re­be­lión y no la de re­vo­lu­ción que pre­va­le­cía des­de 1917 con la im­plan­ta­ción del co­mu­nis­mo en Ru­sia. “Na­die es­pe­ra­ba ya una re­vo­lu­ción so­cial en el mun­do oc­ci­den­tal”, di­ce. Y agre­ga que “el fu­tu­ro de la re­vo­lu­ción es­ta­ba en las zo­nas cam­pe­si­nas del Ter­cer Mun­do pe­ro, in­clu­so don­de la re­vo­lu­ción era una reali­dad o una po­si­bi­li­dad, ¿se­guía sien­do uni­ver­sal?”.

El his­to­ria­dor tien­de a con­si­de­rar que 1968 fue más “una pá­gi­na que se cie­rra, que co­mo una que se abre”. Y lo de­fi­ne de es­ta ma­ne­ra: “La re­vuel­ta es­tu­dian­til de fi­nes de los se­sen­ta fue el úl­ti­mo es­ter­tor de la re­vo­lu­ción en el vie­jo mun­do”.

La ma­yo­ría de las re­vuel­tas tu­vie­ron su ori­gen en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios. El año an­te­rior, en Ber­lín Oc­ci­den­tal, los es­tu­dian­tes se ha­bían vol­ca­do a las ca­lles pi­dien­do una re­for­ma uni­ver­si­ta­ria, el fin de la Gue­rra de Viet­nam y re­for­mas po­lí­ti­cas. Co­mo en mu­chos otros lu­ga­res, el ase­si­na­to de un es­tu­dian­te en­cen­dió la me­cha. Es­ta vez fue Benno Oh­ne­sorg, muer­to por la po­li­cía du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción, el 2 de ju­nio de 1967. Y por pri­me­ra vez, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que­da­ban ex­pues­tos an­te la ma­ni­pu­la­ción de los he­chos. Los es­tu­dian­tes acu­sa­ban a los me­dios del gru­po Sprin­ger de tra­tar de ta­par el cri­men. Un año más tar­de, en abril de 1968, el lí­der más des­ta­ca­do del mo­vi­mien­to, Rudi Dutsch­ke, fue ata­ca­do por el ul­tra­de­re­chis­ta Jo­sef Bach­man, y so­bre­vi­vió de mi­la­gro. To­do es­to sir­vió de com­bus­ti­ble pa­ra lo que ya se es­ta­ba ges­tan­do en to­da Eu­ro­pa. En Pa­rís fue la Uni­ver­si­dad de Nan­te­rre el epi­cen­tro de las pri­me­ras pro­tes­tas con­tra la dis­cri­mi­na­ción por se­xos en las ha­bi­ta­cio­nes de las re­si­den­cias uni­ver­si­ta­rias. La esen­cia de la re­vuel­ta era a fa­vor de la li­be­ra­li­za­ción de las cos­tum­bres. El 22 de mar­zo, la ocu­pa­ción de la Uni­ver­si­dad aca­bó con una ac­ción dis­ci­pli­na­ria con­tra al­gu­nos lí­de­res es­tu­dian­ti­les. Fue cuan­do se hi­zo fa­mo­so Daniel “Dany el Ro­jo” Cohn-Ben­dit. De spué s, el mov imien­to iría cre­cien­do en otras fa­cul­ta­des y los es­tu­dian­tes ocu­pa­ron la sa­cro­san­ta Sor­bo­na. Des­de allí se vol­ca­ron a las ca­lles del Ba­rrio La­tino y lo­gra­ron el apo­yo de al­gu­nos sin­di­ca­tos. Esa iné­di­ta alian­za con los tra­ba­ja­do­res dio lu­gar a una huel­ga ge­ne­ral, enor­mes ma­ni­fes­ta­cio­nes y un cli­ma de in­su­rrec­ción ge­ne­ral que traía re­cuer­dos de la Co­mu­na de Pa­rís de 1871.

En Mé­xi­co, tam­bién fue­ron los es­tu­dian­tes los que pro­ta­go­ni­za­ron las mo­vi­li­za­cio­nes que aca­ba­rían trá­gi­ca­men­te el 2 de oc­tu­bre del 68 con la ma­tan­za de la pla­za de Tla­te­lol­co, a po­cos días del ini­cio de los Jue­gos Olím­pi­cos que se desa­rro­lla­rían en el Dis­tri­to Fe­de­ral. Nun­ca se su­po exac­ta­men­te el nú­me­ro de jó­ve­nes que mu­rie­ron allí cuan­do un ba­ta­llón del ejér­ci­to em­pe­zó a dis­pa­rar con­tra la mul­ti­tud. En Es­ta­dos Uni­dos fue en Ber­ke­ley, en la bahía de San Fran­cis­co, don­de los es­tu­dian­tes se ple­ga­ron a una mo­vi­da con­tra­cul­tu­ral que ha­bía co­men­za­do po­co an­tes con el sur­gi­mien­to de los hip­pies y el rock. Y en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, en Man­hat­tan, don­de to­do es­tu­vo en­vuel­to en la dis­cri­mi­na­ción ra­cial.

En la esen­cia de la pro­tes­ta es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ba el re­pu­dio a la Gue­rra de Viet­nam y el apo­yo a la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les. Las re­vuel­tas en las gran­des ciu­da­des con pre­do­mi­nan­te po­bla­ción ne­gra se re­gis­tra­ron in­me­dia­ta­men­te des­pués del ase­si­na­to del lí­der de ese mo­vi­mien­to y Pre­mio No­bel de la Paz. El 4 de abril de 1968, Mar- tin Lut­her King fue ba­lea­do por Ja­mes Earl Ray en un pe­que­ño mo­tel de Memp­his. Su muer­te no aca­lló de nin­gu­na ma­ne­ra la lu­cha de los ne­gros. En oc­tu­bre, du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos me­xi­ca­nos, los atle­tas es­ta­dou­ni­den­ses Tom­mie Smith y John Carlos, me­da­llas de oro y bron­ce en dos­cien­tos me­tros lla­nos, de­mos­tra­ron es­te nue­vo Black Po­wer cuan­do, subidos al po­dio y mien­tras so­na­ba el himno de su país, sa­lu­da­ban con el pu­ño en al­to y en­fun­da­do en un guan­te ne­gro. En ju­nio, ocu­rrió otro ase­si­na­to en Es­ta­dos Uni­dos que sa­cu­dió al mun­do. Sir­han Sir­han, un mu­cha­cho in­mi­gran­te de ori­gen pa­les­tino de 24 años, ase­si­nó a Ro­bert Ken­nedy, el can­di­da­to de­mó­cra­ta a la pre­si­den­cia. Ocu­rrió en Los An­ge­les du­ran­te el fes­te­jo del triun­fo en las elec­cio­nes pri­ma­rias de Ca­li­for­nia. De in­me­dia­to, co­men­za­ron las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas que con­ti­núan has­ta hoy. Fue en­te­rra­do muy cer­ca de su her­mano John, el en­ton­ces pre­si­den­te, ase­si­na­do cin­co años an­tes cuan­do rea­li­za­ba una vi­si­ta a Da­llas, Texas. To­da la ra­bia de los jó­ve­nes es­tu­dian­tes de­mó­cra­tas por lo su­ce­di­do y el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio pa­ra ir a Viet­nam se ex­pre­só con gran­des pro­tes­tas en la con­ven­ción de­mó­cra­ta que se reali­zó en Chica­go en agos­to. El par­ti­do ter­mi­nó no­mi­nan­do al vi­ce­pre­si­den­te Hu­bert H. Humph­rey –que lue­go per­dió las elec­cio­nes con Ri­chard Ni­xon– en me­dio de una du­ra re­pre­sión.

Tam­bién en Po­lo­nia las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes fue­ron pro­ta­go­ni­za­das por los es­tu­dian­tes. El he­cho des­en­ca­de­nan­te fue la sus­pen­sión de la re­pre­sen­ta­ción en el Tea­tro Na­cio­nal de Var­so­via de una obra del re­co­no­ci­do au­tor Adam Mic­kie­wicz. Co­men­zó una re­vuel­ta con­tra la dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta que fue muy efí­me­ra. Tres se­ma­nas más tar­de era li­qui­da­da con una fe­roz re­pre­sión. Aun­que en esas ba­rri­ca­das es­tu­vo el ger­men de lo que se­ría el sin-

El his­to­ria­dor Hobs­bawm uti­li­za pre­ci­sa­men­te la pa­la­bra re­be­lión y no la de re­vo­lu­ción

di­ca­lis­mo de ori­gen ca­tó­li­co li­de­ra­do por Lech Wa­le­sa y que do­ce años más tar­de de­sa­fia­ría al ré­gi­men co­mu­nis­ta. En Che­cos­lo­va­quia, el as­cen­so del nue­vo pri­mer mi­nis­tro, Ale­xan­der Dub­cek, li­be­ra­li­zó al país de la tu­te­la so­vié­ti­ca. Apa­re­ció la po­lí­ti­ca del “so­cia­lis­mo con ros­tro hu­mano” que lan­zó la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga en­tre enero y agos­to de 1968. El po­der cen­tral del Krem­lin, en ple­na Gue­rra Fría, vio en es­ta aper­tu­ra un pe­li­gro pa­ra su se­gu­ri­dad e in­va­dió Che­cos­lo­va­quia con 200 mil sol­da­dos y 2.300 tan­ques del Pac­to de Var­so­via. De es­ta ma­ne­ra ter­mi­na­ba el in­ten­to más exi­to­so de li­be­ra­li­zar el do­mi­nio co­mu­nis­ta por par­te de al­guno de los paí­ses de su ór­bi­ta.

Du­ran­te los ocho me­ses de la “pri­ma­ve­ra” fue­ron los in­te­lec­tua­les y los es­tu­dian­tes quie­nes li­de­ra­ron los cam­bios y tam­bién los más re­pri­mi­dos. En la Ar­gen­ti­na tam­bién se vi­vía un mo­men­to de agi­ta­ción sin pre­ce­den­tes. Va­rios gru­pos ar­ma­dos co­men­za­ron a en­tre­nar­se y ac­tuar. En Ta­co Ra­lo, Tucu­mán, el Ejér­ci­to Ar­gen­tino des­ba­ra­tó a un gru­po gue­va­ris­ta. Du­ran­te to­do el año hu­bo to­mas de fá­bri­cas y enor­me mo­vi­li­za­ción sin­di­cal. La CGT se par­tió en dos, que­dó di­vi­di­da en­tre “co­la­bo­ra­cio­nis­tas” y “re­vo­lu­cio­na­rios”. To­do desem­bo­có, un año más tar­de que en Pa­rís o en Ber­ke­ley, en el le­van­ta­mien­to po­pu­lar más im­por­tan­te de la his­to­ria del país: el Cor­do­ba­zo. Un es­ta­lli­do con ma­yor pro­ta­go­nis­mo de los tra­ba­ja­do­res que en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos. Más ple­be­yo pe­ro siem­pre agi­ta­do y coor­di­na­do, co­mo en el res­to del mun­do, por los es­tu­dian­tes.

Y más allá de las ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res de ca­da re­vuel­ta, es­tas tu­vie­ron dos fac­to­res en co­mún. Por un la­do, la lu­cha con­tra el au­to­ri­ta­ris­mo, que po­día es­tar re­pre­sen­ta­da por las le­yes que opri­mían a las mi­no­rías, la mo­ral ul­tra­con­ser­va­do­ra o la ga­rra del oso so­vié­ti­co. Por el otro, el pro­ta­go­nis­mo de los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios que que­rían ter­mi­nar con una so­cie­dad don­de no con­ta­ban con su es­pa­cio. Mu­cha­chos y chi­cas de to­do el pla­ne­ta asu­mie­ron un pa­pel de su­je­tos del cam­bio so­cial. El bie­nes­tar que tra­je­ron los años de la pos­gue­rra y el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior que tu­vie­ron por pri­me­ra vez vas­tos sec­to­res de la po­bla­ción hi­cie­ron que esos jó­ve­nes se lan­za­ran a las ca­lles en bus­ca de una li­ber­tad que nun­ca ha­bían so­ña­do sus pa­dres y abue­los.

Y es pre­ci­sa­men­te allí, den­tro de la fa­mi­lia, don­de se pro­du­ce el quie­bre más im­por­tan­te del 68. Es den­tro de las ca­sas don­de se re­gis­tra la gran re­vo­lu­ción que vie­ne de las ca­lles. Las con­sig­nas y los ado­qui­nes que vo­la­ban ha­cia las fi­las po­li­cia­les lle­ga­ron al li­ving pa­ra opo­ner­se a las cos­tum­bres con­ser­va­do­ras bur­gue­sas. Se vi­vía un mo­men­to de ex­pan­sión eco­nó­mi­ca y las res­tric­cio­nes de los años de gue­rra ya ha­bían que­da­do atrás. Los que sa­lie­ron a pro­tes­tar na­cie­ron, en su ma­yo­ría, du­ran­te o des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En su me­mo­ria no ca­bían las ne­ce­si­da­des y an­gus­tias que ha­bían vi­vi­do sus pa­dres. Po­dían pen­sar en al­go más que en la sub­sis­ten­cia. Una po­si­ción que cho­ca­ba con­tra las rí­gi­das cos­tum­bres que se da­ban tan­to en el mun­do li­be­ral ame­ri­ca­noeu­ro­peo co­mo en el co­mu­nis­ta.

El pe­rio­dis­ta po­la­co Adam Mich­nick, en una en­tre­vis­ta en Le Mon­de, lo ex­pli­ca­ba de es­ta ma­ne­ra: “Los es­ló­ga­nes que se gri­ta­ban en La Sor­bo­na o en Ber­lín oc­ci­den­tal es­ta­ban di­ri­gi­dos con­tra el ca­pi­ta­lis­mo, la so­cie­dad de con­su­mo, la de­mo­cra­cia bur­gue­sa y tam­bién con­tra Es­ta­dos Uni­dos y la Gue­rra de Viet­nam. Pa­ra no­so­tros era una lu­cha por la li­ber­tad en la cul­tu­ra, en las cien­cias, en la me­mo­ria his­tó­ri- ca, por la de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria y, en fin, es­pe­cial­men­te vi­si­ble en Che­cos­lo­va­quia, con­tra el im­pe­ria­lis­mo so­vié­ti­co, no el ame­ri­cano. Nos unía el re­cla­mo por la trans­for­ma­ción de la so­cie­dad, de nues­tras fa­mi­lias y de no­so­tros mis­mos”.

Las pro­tes­tas tu­vie­ron un com­po­nen­te im­por­tan­te de la en­ton­ces de­no­mi­na­da “iz­quier­da ex­tra­par­la­men­ta­ria”, que es­ta­ba com­pues­ta por mar­xis­tas de di­fe­ren­tes co­rrien­tes, maoís­tas y trots­kis­tas. Pe­ro los par­ti­dos no fue­ron los prin­ci­pa­les mo­vi­li­za­do­res. Los es­tu­dian­tes del Ma­yo Fran­cés te­nían fi­lia­ción po­lí­ti­ca pe­ro en sus pos­tu­ras tam­bién ha­bía mu­cho de se­xo y psi­co­lo­gía. Era una mez­cla del pen­sa­mien­to de Marx, Freud y Nietzs­che con adi­ta­men­tos de Mao o Trotsky. El otro gran re­fe­ren­te fue el fi­ló­so­fo Her­bert Mar­cu­se. Se ha­bla­ba en­ton­ces de “las tres M” (Mao, Marx y Mar­cu­se) co­mo pi­lar de “la nue­va iz­quier­da”. Otro fi­ló­so­fo y re­la­tor de lo que su­ce­día en el 68, Ray­mond Aron, cuen­ta que en­tre los li­bros más leí­dos en ese mo­men­to por los lí­de­res es­tu­dian­ti­les es­ta­ban Los

he­re­de­ros, del so­ció­lo­go Pie­rre Bour­dieu, Crí­ti­ca de la ra­zón dia­léc­ti­ca, de Jean-Paul Sar­tre, y Las pa­la­bras y

del his­to­ria­dor de las ideas Mi­chel Fou­cault. En Es­ta­dos Uni­dos to­do se mez­cló con la con­tra­cul­tu­ra del mo­vi­mien­to hip­pie. Y en la Ar­gen­ti­na, la ex­tre­ma iz­quier­da cla­sis­ta lu­cha­ba jun­to con el pe­ro­nis­mo po­pu­lis­ta. Fue un enor­me mo­vi­mien­to he­te­ro­gé­neo cu­ya ba­se era la lu­cha con­tra cual­quier ti­po de rí­gi­do po­der es­ta­ble­ci­do. Cua­tro fac­to­res his­tó­ri­cos ter­mi­na­ron fu­sio­nán­do­se y mez­clán­do­se pa­ra ha­cer de es­te pe­río­do al­go ex­traor­di­na­rio. El pri­me­ro fue el ejem­plo del mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les en Es­ta­dos Uni­dos. Una for­ma de lu­cha ori­gi­nal ba­sa­da en el pa­ci­fis­mo que rá­pi­da­men­te se di­fun­dió en to­do el mun­do. El se­gun­do, una ge­ne­ra­ción que se sen­tía tan di­fe­ren­te y tan alie­na­da que re­cha­za­ba to­das las for­mas de au­to­ri­dad. Se re­be­la­ban con­tra el pa­dre. En ter­cer lu­gar, la Gue­rra de Viet­nam, odia­da uni­ver­sal­men­te. Se con­vir­tió en la cau­sa de to­dos los re­bel­des del mun­do.

Y la te­le­vi­sión, que es­ta­ba en pleno desa­rro­llo en ese mo­men­to y que aún no te­nía las res­tric­cio­nes que fue su­man­do pos­te­rior­men­te. Se tra­ta­ba de un me­dio ab­so­lu­ta­men­te no­ve­do­so pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas que te­nían su­fi­cien­te po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra com­prar un te­le­vi­sor y de esa ma­ne­ra ac­ce­dían a una can­ti­dad de in­for­ma­ción con la que no con­ta­ban an­tes. Con las trans­mi­sio­nes por sa­té­li­te se po­día ver por pri­me­ra vez en la his­to­ria acon­te­ci­mien­tos en for­ma si­mul­tá­nea en di­fe­ren­tes par­tes del pla­ne­ta.

Los que sa­lie­ron a pro­tes­tar na­cie­ron du­ran­te o des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

SU­CE­SOS. Ni­co­lino Loc­che ga­nó el tí­tu­lo mun­dial wel­ter en To­kio. Juan Carlos On­ga­nía co­mo pre­si­den­te y la di­vi­sión de la CGT.

MA­YO DEL 68. Pro­tes­tas que cul­mi­na­ron con la ma­yor huel­ga de Fran­cia.

IMA­GEN: #JOAQUINTEMES

EX­TRA­ÑOS DE PE­LO LAR­GO. Au­ge y con­cen­tra­ción hip­pie que tu­vo lu­gar en San Fran­cis­co. Mi­les de jó­ve­nes fes­te­ja­ban el na­ci­mien­to de una con­tra­cul­tu­ra.

RE­FE­REN­TES. En­tre los re­fe­ren­tes más leí­dos por los es­tu­dian­tes es­ta­ban Sar­tre, Pie­rre Bour­dieu y Mi­chel Fou­cault.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.