Fin de si­glo

Perfil (Domingo) - - LA SEMANA INTERNACIONAL - ERIC HOBS­BAWM*

El si­glo cor­to aca­bó con pro­ble­mas pa­ra los cua­les na­die te­nía, ni pre­ten­día te­ner, una so­lu­ción. Cuan­do los ciu­da­da­nos de fin de si­glo em­pren­die­ron su ca­mino ha­cia el ter­cer mi­le­nio a tra­vés de la nie­bla que los ro­dea­ba, so­lo sa­bían con cer­te­za que se tra­ta­ba de una era de la his­to­ria que lle­ga­ba a su fin. No sa­bían mu­cho más.

Así, por pri­me­ra vez en dos si­glos, el mun­do de los años 90 ca­re­cía de cual­quier sis­te­ma o es­truc­tu­ra in­ter­na­cio­nal. El he­cho de que des­pués de 1989 apa­re­cie­sen de­ce­nas de nue­vos Es­ta­dos te­rri­to­ria­les, sin nin­gún me­ca­nis­mo pa­ra de­ter­mi­nar sus fron­te­ras, y sin si­quie­ra una ter­ce­ra par­te que pu­die­se con­si­de­rar­se im­par­cial pa­ra ac­tuar co­mo me­dia­do­ra, ha­bla por sí mis­mo. ¿Dón­de es­ta­ba el con­sor­cio de gran­des po­ten­cias que an­te­rior­men­te es­ta­ble­cían las fron­te­ras en dispu­ta, o al me­nos las ra­ti­fi­ca­ban for­mal­men­te? ¿Dón­de los ven­ce­do­res de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial que su­per­vi­sa­ron la re­dis­tri­bu­ción del ma­pa de Eu­ro­pa y del mun­do, fi­jan­do una fron­te­ra aquí o pi­dien­do un ple­bis­ci­to allá? (¿Dón­de, ade­más, los hom­bres que tra­ba­ja­ban en las con­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les tan fa­mi­lia­res pa­ra los di­plo­má­ti­cos del pa­sa­do y tan dis­tin­tas de las bre­ves “cum­bres” de re­la­cio­nes pú­bli­cas y fo­to que las han re­em­pla­za­do?) ¿Dón­de es­ta­ban las po­ten­cias in­ter­na­cio­na­les, nue­vas o vie­jas, al fin del mi­le­nio? El úni­co Es­ta­do que se po­día ca­li­fi­car de gran po­ten­cia, en el sen­ti­do en que el tér­mino se em­plea­ba en 1914, era Es­ta­dos Uni­dos. No es­tá cla­ro lo que es­to sig­ni­fi­ca­ba en la prác­ti­ca. Ru­sia ha­bía que­da­do re­du­ci­da a las di­men­sio­nes que te­nía a me­dia­dos del si­glo

Nun­ca, des­de Pe­dro el Grande, ha­bía si­do tan in­sig­ni­fi­can­te. El Reino Uni­do y Fran­cia se vie­ron re­le­ga­dos a un es­ta­tus pu­ra­men­te re­gio­nal, y ni si­quie­ra la po­se­sión de ar­mas nu­clea­res bas­ta­ba pa­ra di­si­mu­lar­lo. Ale­ma­nia y Ja­pón eran gran­des po­ten­cias eco­nó­mi­cas, pe­ro nin­gu­na de ellas vio la ne­ce­si­dad de re­for­zar sus gran­des re­cur­sos eco­nó­mi­cos con po­ten­cial mi­li­tar en el sen­ti­do tra­di­cio­nal, ni si­quie­ra cuan­do tu­vie­ron li­ber­tad pa­ra hacerlo, aun­que na­die sa­be qué ha­rán en el fu­tu­ro. ¿Cuál era el es­ta­tus po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal de la nue­va Unión Eu­ro­pea, que as­pi­ra­ba a te­ner un pro­gra­ma po­lí­ti­co co­mún, pe­ro que fue in­ca­paz de con­se­guir­lo –o in­clu­so de pre­ten­der que lo te­nía– sal­vo en cues­tio­nes eco­nó­mi­cas? No es­ta­ba cla­ro ni si­quie­ra que mu­chos de los Es­ta­dos, gran­des o pe­que­ños, nue­vos o vie­jos, pu­die­ran so­bre­vi­vir en su for­ma ac­tual du­ran­te el pri­mer cuar­to del si­glo. (...)

El si­glo ha­bía si­do un si­glo de gue­rras mun­dia­les, ca­lien­tes o frías, pro­ta­go­ni­za­das por las gran­des po­ten­cias y por sus alia­dos, con unos es­ce­na­rios ca­da vez más apo­ca­líp­ti­cos de des­truc­ción en ma­sa, que cul­mi­na­ron con la pers­pec­ti­va, que afor­tu­na­da­men­te pu­do evi­tar­se, de un ho­lo­caus­to nu­clear pro­vo­ca­do por las su­per­po­ten­cias. Es­te pe­li­gro ya no exis­tía. (...)

Es­to no quería de­cir, evi­den­te­men­te, que la era de las gue­rras hu­bie­se lle­ga­do a su fin. Los años 80 de­mos­tra­ron, me­dian­te el con­flic­to an­glo­ar­gen­tino de 1982 y el que en­fren­tó a Irán con Irak de 1980 a 1988, que gue­rras que no te­nían na­da que ver con la con­fron­ta­ción en­tre las su­per­po­ten­cias mun­dia­les eran po­si­bles en cual­quier mo­men­to. Los años que si­guie­ron a 1989 pre­sen­cia­ron un ma­yor nú­me­ro de ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res en más lu­ga­res de Eu­ro­pa, Asia y Afri­ca de lo que na­die po­día re­cor­dar, aun­que no to­das fue­ran ofi­cial­men­te ca­li­fi­ca­das co­mo gue­rras: en Li­be­ria, An­go­la, Su­dán y el Cuerno de Afri­ca; en la an­ti­gua Yu­gos­la­via, en Mol­da­via, en va­rios paí­ses del Cáu­ca­so y de la zo­na trans­cau­cá­si­ca, en el siem­pre ex­plo­si­vo Orien­te Me­dio, en la an­ti­gua Asia cen­tral so­vié­ti­ca y en Af­ga­nis­tán. Co­mo mu­chas ve­ces no es­ta­ba cla­ro quién com­ba­tía con­tra quién, ni por qué, en las fre­cuen­tes si­tua­cio­nes de rup­tu­ra y de­sin­te­gra­ción na­cio­nal, es­tas ac­ti­vi­da­des no se aco­mo­da­ban a las de­no­mi­na­cio­nes clá­si­cas de “gue­rra” in­ter­na­cio­nal o ci­vil. Pe­ro los ha­bi­tan­tes de la re­gión que las su­frían di­fí­cil­men­te po­dían con­si­de­rar que vi­vían en tiem­pos de paz, es­pe­cial­men­te cuan­do, co­mo en Bos­nia, Tad­ji­kis­tán o Li­be­ria, ha­bían es­ta­do vi­vien­do en una paz in­cues­tio­na­ble ha­cía po­co tiem­po. Por otra par­te, co­mo se de­mos­tró en los Bal­ca­nes a prin­ci­pios de los 90, no ha­bía una lí­nea de de­mar­ca­ción cla­ra en­tre las lu­chas in­ter­nas re­gio­na­les y una gue­rra bal­cá­ni­ca se­me­jan­te a las de vie­jo es­ti­lo, en las que aque­llas po­dían trans­for­mar­se fá­cil­men­te. En re­su­men, el pe­li­gro glo­bal de gue­rra no ha­bía des­apa­re­ci­do; so­lo ha­bía cam­bia­do.

No ca­be du­da de que los ha­bi­tan­tes de Es­ta­dos fuer­tes, es­ta­bles y pri­vi­le­gia­dos (la Unión Eu­ro­pea con re­la­ción a la zo­na con­flic­ti­va ad­ya­cen­te; Es­can­di­na­via con re­la­ción a las cos­tas ex so­vié­ti­cas del mar Bál­ti­co) po­dían creer que eran in­mu­nes a la in­se­gu­ri­dad y la vio­len­cia que aque­ja­ba a las zo­nas más des­fa­vo­re­ci­das del Ter­cer Mun­do y del an­ti­guo mun­do so­cia­lis­ta; pe­ro es­ta­ban equi­vo­ca­dos. La cri­sis de los Es­ta­dos-na­ción tra­di­cio­na­les bas­ta pa­ra po­ner­lo en du­da. De­jan­do a un la­do la po­si­bi­li­dad de que al­gu­nos de es­tos Es­ta­dos pu­die­ran es­cin­dir­se o di­sol­ver­se, ha­bía una im­por­tan­te, y no siem­pre ad­ver­ti­da, innovación de la se­gun­da mi­tad del si­glo que los de­bi­li­ta­ba, aun­que so­lo fue­ra al pri­var­los del mo­no­po­lio de la fuer­za, que ha­bía si­do siem­pre el signo del po­der del Es­ta­do en las zo­nas es­ta­ble­ci­das per­ma­nen­te­men­te: la de­mo­cra­ti­za­ción y pri­va­ti­za­ción de los me­dios de des­truc­ción, que trans­for­mó las pers­pec­ti­vas de con­flic­to y vio­len­cia en cual­quier par­te del mun­do.

Aho­ra re­sul­ta­ba po­si­ble que pe­que­ños gru­pos de di­si­den­tes, po­lí­ti­cos o de cual­quier ti­po, pu­die­ran crear pro­ble­mas y des­truc­ción en cual­quier lu­gar del mun­do, co­mo lo de­mos­tra­ron las ac­ti­vi­da­des del IRA en Gran Bre­ta­ña y el in­ten­to de vo­lar el World Trade Cen­ter de Nue­va York (1993). Has­ta fi­nes del si­glo XX, el cos­to ori­gi­na­do por ta­les ac­ti­vi­da­des era mo­des­to –sal­vo pa­ra las em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras–, ya que el te­rro­ris­mo no es­ta­tal, al con­tra­rio de lo que se sue­le su­po­ner, era mu­cho me­nos in­dis­cri­mi­na­do que los bom­bar­deos de la gue­rra ofi­cial, aun­que so­lo fue­ra por­que su pro­pó­si­to, cuan­do lo te­nía, era más bien po­lí­ti­co que mi­li­tar.

Por pri­me­ra vez en dos si­glos, el mun­do de los años 90 ca­re­cía de cual­quier sis­te­ma in­ter­na­cio­nal

* Frag­men­to de His­to­ria del si­glo XX (Pai­dós).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.