La rue­da gi­gan­te

Perfil (Domingo) - - ARTE Y ACTUALIDAD - RAUL H. ALVAREZ

En La rue­da de la ma­ra­vi­lla, la pe­lí­cu­la de Woody Allen, am­bien­ta­da en Co­ney Is­land en los años 50 del si­glo pa­sa­do, el di­rec­tor bu­cea en sus re­cuer­dos de aque­lla enor­me zo­na de en­tre­te­ni­mien­to y su atrac­ción más con­cu­rri­da, que per­mi­tía a la gen­te ob­ser­var des­de lo al­to el fa­bu­lo­so par­que de di­ver­sio­nes.

El tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la alu­de a la rue­da Fe­rris, una rue­da gi­gan­te y gi­ra­to­ria en sen­ti­do ver­ti­cal con ca­bi­nas de dos asien­tos fi­ja­das en los bor­des, que man­te­nían por la gra­ve­dad su po­si­ción ho­ri­zon­tal en el as­cen­so y el des­cen­so. Es­te ob­ser­va­to­rio ro­dan­te fue in­ven­ta­do por Geor­ge Was­hing­ton Ga­le Fe­rris Jr. y se ins­ta­ló por pri­me­ra vez en la Ex­po­si­ción Mun­dial Co­lom­bi­na de Chica­go, inau­gu­ra­da en 1893, que con­me­mo­ra­ba los 400 años de la lle­ga­da de Co­lón a Amé­ri­ca en 1492. Su pro­pó­si­to fue com­pe­tir con la To­rre Eif­fel, crea­da pa­ra la Ex­po­si­ción de Pa­rís de 1889. La rue­da gi­gan­te lo­gró tal im­pac­to que fue adop­ta­da pro­gre­si­va­men­te en los par­ques de di­ver­sio­nes de to­do el mun­do, in­clu­yen­do el Par­que Ja­po­nés de Bue­nos Ai­res (re­bau­ti­za­do Re­ti­ro du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial), que que­da­ba fren­te a la es­ta­ción fe­rro­via­ria de ese nom­bre. Aque­llos que nun­ca ha­yan vis­to es­te en­tre­te­ni­mien­to pue­den apre­ciar­lo en de­ta­lle en la pe­lí­cu­la Al es­te del pa­raí­so, de Elia Ka­zan, en una es­ce­na en la que Ja­mes Dean y Ju­lie Ha­rris abor­dan la rue­da gi­gan­te y se dan allí un tí­mi­do be­so, que lue­go fue imi­ta­da por los jó­ve­nes en las rue­das gi­gan­tes de to­do el mun­do. En cuan­to al par­que de Co­ney Is­land, crea­do a fi­nes del si­glo XIX en la is­la de ese nom­bre, que lue­go con re­lleno de tie­rra se con­vir­tió en pe­nín­su­la, era vi­si­ta­do por mul­ti­tu­des que dis­fru­ta­ban de sus jue­gos y de su bal­nea­rio. Aca­so a Allen le ha­ya fas­ci­na­do la his­to­ria y lo bi­za­rro de ese si­tio. Ya en 1885 se ha­bía cons­trui­do allí el Elep­hant Ho­tel, un ho­tel en for­ma de ele­fan­te. Sus di­ver­sio­nes in­cor­po­ra­ron en 1920 la rue­da Fe­rris, que se agre­gó a otras atrac­cio­nes co­mo la mon­ta­ña ru­sa El Ci­clón y el Sal­to en Pa­ra­caí­das. Las co­mi­das más so­li­ci­ta­das en Co­ney Is­land eran los “perros ca­lien­tes” (unas sal­chi­chas en sánd­wich que el car­ni­ce­ro ale­mán Char­les Felt­man in­ven­tó y ven­dió por pri­me­ra vez en 1867) y las ofre­ci­das en los “ba­res de al­me­jas”. La ima­gen de ese lu­gar de en­sue­ño y sus atrac­cio­nes en los ini­cios del si­glo XIX fue cap­ta­da an­te­rior­men­te en la pe­lí­cu­la Co­ney Is­land, con Betty Gra­ble y César Ro­me­ro, y su bal­nea­rio, a me­dia­dos de los años 50, se apre­cia cuan­do apa­re­ce la gla­mo­ro­sa La­na Tur­ner en la se­cuen­cia ini­cial del film de Dou­glas Sirk Imi­ta­ción de la vi­da.

CEDOC PER­FIL

La rue­da de la ma­ra­vi­lla, de Allen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.