Bue­nas im­pre­sio­nes

Perfil (Domingo) - - ARTE Y ACTUALIDAD - LAURA ISOLA

Al tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ju­ne Way­ne, que ha­bía na­ci­do en Chica­go en 1918, ya se ha­bía con­ver­ti­do en una ar­tis­ta de re­nom­bre. Su iti­ne­ra­rio ar­tís­ti­co pue­de tra­zar­se en el ma­pa: par­ti­ci­pó del círcu­lo de in­te­lec­tua­les jun­to a Saul Be­llow, en­tre otros, en su ciu­dad na­tal; se mu­dó a Nue­va York pe­ro las bom­bas de Pearl Har­bor la lan­za­ron a Los An­ge­les y de ahí de nue­vo a su “se­cond city” pa­ra tra­ba­jar co­mo guionista en un pro­gra­ma de ra­dio. Pe­ro na­da ha­bía que ha­cer cuan­do las tro­pas vol­vie­ron y Los An­ge­les la es­pe­ra­ba pa­ra que es­ta mu­jer in­quie­ta e in­te­li­gen­te de­di­ca­ra sus es­fuer­zos a res­ca­tar la li­to­gra­fía de lo que pa­re­cía un lar­guí­si­mo sue­ño eterno. Por­que lo que el ale­mán Aloys Se­ne­fel­der (1771-1834) ha­bía des­cu­bier­to co­mo pro­ce­di­mien­to de im­pre­sión ha­cien­do el di­bu­jo so­bre pie­dra –de ahí el lit­hos de su nom­bre–, y pa­san­do una y otra vez pa­ra es­tam­par en pa­pel, es­ta­ba en desuso. Co­mo mo­do de re­pro­duc­ción se­ria­da, es­ta téc­ni­ca, por la ma­ne­ra en que se rea­li­za, guar­da una re­la­ción muy es­tre­cha con el ori­gi­nal: pa­ra ca­da co­lor de­be usar­se una pie­dra dis­tin­ta y, por ejem­plo, las le­tras pre­ci­san di­bu­jar­se pa­ra ca­da uso. Tu­vo su fa­ce­ta po­lí­ti­ca: la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la ha­bía pa­sa­do por es­tos ta­lle­res; y la ar­tís­ti­ca: Tou­lou­se Lau­trec, Pi­cas­so y Mon­drian tra­ba­ja­ron la pie­dra ca­li­za pu­li­men­ta­da que lue­go trans­for­ma­ron en be­llí­si­mos pa­pe­les. Pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos nun­ca tu­vo ese víncu­lo co­mo en Eu­ro­pa y ape­nas se usa­ba co­mer­cial­men­te.

En los años 60, ella fun­dó el Ta­ma­rind Ins­ti­tut en la ca­lle del mis­mo nom­bre y de­jó de que­jar­se por te­ner que ir a Eu­ro­pa pa­ra rea­li­zar sus pro­yec­tos en li­to­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.