Bie­nes­tar vir­tual

Perfil (Domingo) - - LITERATURA - OLIVERIO COEL­HO

en to­kio re­cuer­do ha­ber vis­to en al­gu­nas dis­que­rías ban­de­jas na kam ichi Dra­gon de los ochen­ta, es­ca­sas en el mun­do, nun­ca lle­ga­ron a ar­gen­ti­na

Cual­quier via­je im­pli­ca una tra­ve­sía por nue­vas for­mas del ca­pi­ta­lis­mo. Nue­vas má­qui­nas. Nue­vas mar­cas. Nue­vos mons­truos y nue­vos sem­blan­tes de con­su­mo. O sim­ple­men­te una ex­pe­rien­cia con ob­je­tos des­co­no­ci­dos que por­tan a ve­ces una be­lle­za es­ca­lo­frian­te, la per­fec­ción de otra era que en cier­tos ni­chos, co­mo el del au­dio hi-end, por dar un ejem­plo ex­tre­mo, nun­ca fue su­pe­ra­da.

En Uru­guay sue­lo ob­ser­var, ca­da vez, mar­cas nue­vas de au­tos. Mar­cas im­pro­nun­cia­bles que, a tan po­cos ki­ló­me­tros, me pa­re­ce sor­pren­den­te que exis­tan, co­mo si el Río de la Pla­ta se­pa­ra­ra dos con­ti­nen­tes. En la in­fan­cia, con un gru­po de ami­gos, co­lec­cio­na­ba mar­qui­llas y, ca­da vez que el pa­dre de uno de ellos vol­vía de Uru­guay con mar­qui­llas exó­ti­cas, te­nía esa im­pre­sión. Las eco­no­mías abier­tas o ce­rra­das de ca­da país, la exis­ten­cia de una in­dus­tria na­cio­nal que des­alien­te las im­por­ta­cio­nes, sue­le pres­ti­di­gi­tar los cla­ros­cu­ros del mer­ca­do in­terno. Su­pon­go que al­gún ex­tran­je­ro en Bue­nos Ai­res de­be sor­pren­der­se de la pre­sen­cia de mar­cas na­cio­na­les ex­tin­gui­das, co­mo Siam o Ika To­rino. El de los au­tos es el mer­ca­do más vi­si­ble y bá­si­co, pe­ro exis­ten mer­ca­dos más abs­trac­tos, me­nos ma­si­vos, co­mo el de las antigüedades, los dis­cos y los li­bros, que en ca­da con­ti­nen­te tie­nen sus le­yes.

En To­kio re­cuer­do ha­ber vis­to en al­gu­nas dis­que­rías ban­de­jas Na­ka­mi­chi Dra­gon de los ochen­ta, dis­pues­tas una al la­do de la otra so­bre un mos­tra­dor con au­ri­cu­la­res pa­ra pro­bar en pre­sen­cia de vi­ni­los. Las ban­de­jas Na­ka­mi­chi son es­ca­sas en el mun­do, nun­ca lle­ga­ron a Ar­gen­ti­na y ver una re­pre­sen­ta una ex­pe­rien­cia tan anó­ma­la co­mo to­par­se con una pri- me­ra edi­ción del Qui­jo­te. Por ese en­ton­ces no ha­bía re­tor­na­do acá el há­bi­to de es­cu­char long plays y la in­dus­tria na­cio­nal ac­tual del vi­ni­lo, con un sin­fín de re­edi­cio­nes clá­si­cas –de du­do­sa fac­tu­ra se­gún las ma­las len­guas–, era im­pen­sa­ble. A quien pre­di­je­ra es­to en la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do en los no­ven­ta to­das las má­qui­nas pa­ra pren­sar dis­cos fue­ron des­gua­za­das y ven­di­das co­mo cha­ta­rra, lo ha­brían til­da­do de de­li­ran­te. En las dis­que­rías chi­cas de Ja­pón, en cam­bio, ya en 2007 el vi­ni­lo des­pla­za­ba al CD, y po­día en­con­trar­se to­do lo que en ese mo­men­to se edi­ta­ba en LP en el mun­do y un sin­fín de edi­cio­nes co­lec­cio­na­bles, ma­de in Ja­pan, de los ochen­ta y se­ten­ta.

En la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca ac­tual, na­tu­ral­men­te, el mun­do del au­dio hi-end y la in­dus­tria del vi­ni­lo son fac­to­res ino­cuos, y po­ner­se a es­pe­cu­lar so­bre la ca­li­dez so­no­ra de un am­pli­fi­ca­dor Ac­cup­ha­se o la pre­ci­sión de una ban­de­ja Tho­rens pue­de ser con­si­de­ra­da una ve­lei­dad lin­dan­te con el lu­na­tis­mo. Con la en­tra­da en los cua­ren­ta, esas es­pe­cu­la­cio­nes sue­len ser re­cu­rren­tes y ma­nía­cas co­mo las de un co­lec­cio­nis­ta, que ar­gu­men­ta su mun­do pri­va­do en la ex­cep­cio­na­li­dad de ca­da ob­je­to. Por esa mis­ma ra­zón se mul­ti­pli­can fo­ros vir­tua­les es­pe­cia­li­za­dos don­de cier­ta cla­se de con­su­mi­do­res/co­lec­cio­nis­tas ma­du­ra su he­do­nis­mo, sube fo­tos de sus to­ca­dis­cos o de su am­pli­fi­ca­dor, co­men­ta el úl­ti­mo vino que to­mó. El mun­do del vino, igual que el del au­dio, fo­men­ta esa ca­te­go­ría de en­tre­te­ni­mien­to su­til, he­cho a la me­di­da de con­su­mi­do­res man­co­mu­na­dos por el te­dio. Hom­bres que ha­cen pú­bli­co no un ta­len­to, sino una in­cli­na­ción ad­qui­ri­da con la edad y las de­cep­cio­nes, mien­tras los go­bier­nos pa­san y el bie­nes­tar vir­tual con­for­ma el dis­cre­to en­can­to de la bur­gue­sía.

MAR­TA TO­LE­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.