El cum­plea­ños de Lord Baricco

Perfil (Domingo) - - LITERATURA - GUILLERMO PIRO

Mi pe­ri­plo ita­liano es­ta vez em­pe­zó por Tu­rín por­que mi lle­ga­da coin­ci­día con el cum­plea­ños de un ami­go. Así que ape­nas ate­rri­cé me en­con­tré fes­te­jan­do con otras trein­ta per­so­nas el cum­plea­ños nu­me­ro 60 de Ales­san­dro Baricco. Baricco vi­ve en la colina Re­vi­glias­co, le­jos del mun­da­nal rui­do tu­ri­nés, en la vie­ja casa fa­mi­liar. To­das las fies­tas son más o me­nos igua­les, de mo­do que no va­le la pe­na ex­ten­der­se en eso, pe­ro sí va­le la pe­na ha­blar de la lis­ta de re­ga­los, que fue­ron in­quie­tan­tes y en al­gu­nos ca­sos inigua­la­bles. (No­ta be­ne: en Ita­lia los re­ga­los no se abren a me­di­da que se re­ci­ben de ma­nos del in­vi­ta­do: se acu­mu­lan, se apa­gan las ve­li­tas, y lue­go de eso se pro­ce­de a la co­men­ta­da aper­tu­ra de los pre­sen­tes, an­te la vis­ta de to­dos.) A po­co de pa­sa­das las 2 de la ma­ña­na se pro­ce­dió al ri­tual, y la lis­ta fue la que si­gue: una Divina Co­me­dia con no­tas de Lui­gi Pie­tro­bono, edi­ción de 1938, de bol­si­llo, que ha­bía per­te­ne­ci­do a la abue­la de la in­vi­ta­da + Who­le Earth Ca­ta­log: un fan­zi­ne con­tra­cul­tu­ral que se pu­bli­có en­tre 1968 y 1972 en Ca­li­for­nia; un ca­tá­lo­go, co­mo su nom­bre in­di­ca, de he­rra­mien­tas pa­ra op­ti­mi­zar la vi­da co­ti­dia­na (el pro­pio Ste­ve Jobs lo con­si­de­ra­ba la Bi­blia de su ge­ne­ra­ción y veía en él un pre­cur­sor de los bus­ca­do­res de in­ter­net) + Las ri­mas de Pe­trar­ca, con no­tas de Leo­par­di (aquí hu­bo una sil­ba­ti­na ge­ne­ra­li­za­da y aplau­sos a gra­nel, por­que en ver­dad se tra­ta de una exa­ge­ra­ción: la du­pla Fran­ces­co Pe­trar­ca-Gia­co­mo Leo­par­di se pa­re­ce un po­co a una por­ción de za­pa­llo en al­mí­bar con dul­ce de le­che: la li­te­ra­tu­ra vuel­ta hi­per­glu­ce­mia + Moby Dick en ver­sión no­ve­la grá­fi­ca a car­go de Cha­bou­té: una de las ci­mas de la li­te­ra­tu­ra des­per­di­cia­das en blan­co y ne­gro + un nue­vo mo­de­lo de li­bre­ta Mo­les­ki­ne, que per­mi­te es­cri­bir so­bre pa­pel, pe­ro con la sal­ve­dad de que al mis­mo tiem­po es­to ori­gi­na un ar­chi­vo di­gi­tal en la compu­tado­ra + una fo­to del Fa­ro de Ca­bo Vír­ge­nes, de Río Ga­lle­gos + Baricco ha di­cho al­gu­na vez que su co­mi­da pre­fe­ri­da es la pa­pa aplas­ta­da y mez­cla­da con man­te­ca, y eso fue su per­di­ción: le re­ga­la­ron exac­ta­men­te eso: una ca­ja que con­te­nía dos pa­pas, man­te­ca, un fras­co de sal de Per­sia y un te­ne­dor; pa­ra que la pró­xi­ma vez ten­ga más cui­da­do con lo que di­ce + un ejem­plar de la Die­ta de­lla nic­chia eco­lo­gi­ca; en la na­tu­ra­le­za ca­da es­pe­cie se ca­rac­te­ri­za por un mo­do de ali­men­tar­se, de com­pro­tar­se, etc.; en su­ma: de vi­vir; el mo­do en que vi­ve ca­da es­pe­cie ani­mal se de­no­mi­na, jus­ta­men­te, “ni­cho eco­ló­gi­co”; ejem­plo desas­tro­so del no res­pe­to del ni­cho eco­ló­gi­co es cuan­do se quie­re trans­for­mar a la va­ca, her­ví­bo­ra, en de­vo­ra­do­ra de pro­teí­nas: el re­sul­ta­do es la va­ca lo­ca + 6 bo­te­llas de acei­te de oli­va ex­tra­ver­gi­ne + 3 films en DVD de An­drei Tar­kovsky: Stal­ker, An­drei Ru­bliov (Baricco con­fie­sa que es el me­jor film que vio en su vi­da) y La in­fan­cia de Iván + el tí­tu­lo de pro­pie­dad que con­vier­te a Baricco en due­ño de un pie cua­dra­do del bos­que de Glen­coe Wood, en Es­co­cia; a cam­bio de esa ad­qui­si­ción, que apun­ta a la con­ser­va­ción de un bos­que se­cu­lar, a Baricco se le ha asig­na­do el tí­tu­lo de Lord of Glen­coe, que es co­mo se lo co­no­ce­rá de aho­ra en ade­lan­te; un cua­dra­do de po­co más de 30 cm pue­de pa­re­cer muy chi­co, pe­ro bas­ta ima­gi­nar que ese pie cua­dra­do se pro­lon­ga has­ta el cen­tro de la Tie­rra, y ahí la co­sa cam­bia + fi­nal­men­te, el me­jor re­la­go de to­dos, el mío: un par de bo­le­ra­do­ras; por­que nin­gún ar­gen­tino que se pre­cie pue­de de­jar de re­ga­lar otra co­sa que bo­lea­do­ras. A Baricco no pa­re­ció in­tere­sar­le mu­cho mi re­ga­lo. In­clu­so pa­re­ció dar­le un po­co de as­co sa­ber que las bo­las de pie­dra es­ta­ban fo­rra­das con piel de tes­tícu­lo de to­ro. Pe­ro di­si­mu­ló y son­rió, co­mo un ver­da­de­ro Lord.

CEDOC PER­FIL

A. BARICCO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.